Defensoras de migrantes llaman a rescatar tradición de pueblo hospitalario

Martha Isabel Cranshaw, en su calidad de promotora de derechos humanos de los migrantes y Marta Isabel Barrios, voluntaria en África, a través de una carta abierta llaman a la población a reflexionar y decidir sobre la crisis migratoria.

Migrantes, crisis humanitaria, Nicaragua, ruta migratoria

Desde 2015 se observa una variación de la ruta migratoria de las poblaciones africanas y el aumento de la emigración de poblaciones provenientes de Cuba y Haití que cruzan por Centroamérica. LA PRENSA/ ARCHIVO

Martha Isabel Cranshaw, en su calidad de promotora de derechos humanos de los migrantes y Marta Isabel Barrios, voluntaria en África, a través de una carta abierta llaman a la población a reflexionar y decidir sobre la crisis migratoria y a rescatar nuestra larga tradición de pueblo hospitalario y generoso. Ambas defensoras de los migrantes instan a los nicaragüenses a “seguir insistiendo y no permitir que la burocracia, el miedo o la indiferencia nos paralicen”.

 

 

 

LA PRENSA/ ARCHIVO

UNA CUESTIÓN DE DERECHOS HUMANOS

Señalan que «el respeto a los derechos humanos, a la dignidad y la vida de las personas migrantes hoy se enfrenta a viejos retos, concepciones y políticas nacionales de seguridad no articuladas regionalmente. »

«No es ético tener reglas del juego en las que la globalización propone mecanismos flexibles para el libre tránsito de bienes y servicios pero por el contrario, los Estados establecen mayores restricciones a la movilidad humana, dejando a las personas migrantes a merced de las redes de tráfico ilícito y trata de personas», sostiene Cranshaw y Barrios.

«La situación de los y las migrantes haitianos y africanos en la frontera sur, nos duele. Sufrimos cada muerte, cada madre embarazada durmiendo en condiciones inhóspitas, nos lastima nuestra conciencia ver a niños padeciendo hambre, escuchar testimonios dramáticos de la población negra narrando su calvario desde la salida de sus países hasta el momento actual», mencionan ambas firmantes, quienes resaltan que los migrantes al impedirle su ingreso a Nicaragua recurren a las redes criminales de tráfico de personas.

Este hecho ya ha cobrado la vida de diez migrantes cuando han intentado burlar el cerco oficial que busca evitar su paso por Nicaragua.

«Esta crisis humanitaria requiere de las voces y manos de todos y cada uno de los nicaragüenses. Atender a los migrantes, es una cuestión de Derechos Humanos», señalan Cranshaw y Barrios. La profesora de San Juan del Sur, Nilamar Alemán fue arrestada por tráfico de migrantes por apoyar a una migrante.

El director jurídico del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Gonzalo Carrión, manifestó que la mejor muestra de la solidaridad entre la población es la profesora  Alemán, quien enfrenta un proceso judicial como una forma de “apagar cualquier sentimiento de solidaridad”.

El máster en Protección de Derechos Humanos, Ramón Eugenio Rodríguez, señaló que tras los casos ocurridos en la frontera sur “¿con qué autoridad moral, política y jurídica puede exigir el gobierno de Nicaragua un trato digno para nuestros connacionales que también se ven expuestos a violaciones a sus derechos humanos en otros países?”.

Rodríguez calificó de desacertado que el Estado de Nicaragua alegue el concepto de seguridad, soberanía nacional o seguridad pública, para desatender obligaciones establecidas en instrumentos de derechos humanos que protegen a la población migrante, como la Convención internacional sobre los trabajadores migratorios, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, entre otros.

ACTITUD INDOLENTE

Mantener cerradas las fronteras a los migrantes es una acción violatoria a los derechos humanos de la población migrante, dice Gonzalo Carrión.

Y a partir de ello para la población que “le pasa a un migrante agua, lo quiera alimentar, tratarlo como seres humanos corre el riesgo que le apliquen lo que le están aplicando a la profesora (Nilamar Alemán)”, advierte Carrión.

Lea también:Policía señala a maestra de tráfico de migrantes

260816AfricanosParaWEB3
EL SUEÑO COMÚN DE LOS MIGRANTES: UNA VIDA MEJOR

En la carta destacan que desde 2015 se observa una variación de la ruta migratoria de las poblaciones africanas y el aumento de la emigración de poblaciones provenientes de Cuba y Haití que cruzan por Centroamérica pues dada su posición geográfica se convierte en zona de tránsito de migrantes y refugiados que van hacia México, Estados Unidos y Canadá en busca de protección y oportunidades de vida.

En los últimos ocho meses la migración de ciudadanos de esas nacionalidades se ha hecho visible desde Colombia hasta México, y con mayor tensión en el corredor fronterizo Costa Rica-Nicaragua, donde se estima que unas 5,600 personas están varadas en dicha frontera.

«Esta cifra, es un poco más de la mitad de la cantidad de inmigrantes irregulares (9,282) detectados en el año 2015 por autoridades del Ejército de Nicaragua y de la Policía Nacional, según el informe anual del Ministerio de Gobernación»., señala la carta abierta suscrita por Cranshaw y Barrios.