Confianza total en Román González para vencer esta noche a Carlos Cuadras

“Señor te agradezco por haberme ayudado en cumplir con el pesaje. Ahora guíame para salir victorioso ante Carlos Cuadras”.

Como es una costumbre Román “Chocolatito” González cumplió una vez más con la báscula y tras realizar la categoría pidió una bandera de Nicaragua para ondearla en Inglewood. LAPRENSA/CORTESÍA/CHRIS FARINA/K2 PRODUCTIONS

“Señor te agradezco por haberme ayudado en cumplir con el pesaje. Ahora guíame para salir victorioso ante Carlos Cuadras”. Los ojos estaban cerrados, todos abrazados en el camerino del Forum Inglewood, en el centro del círculo hablaba Román “Chocolatito” González, mientras se percibía la intensidad con la que articulaba sus palabras. El pequeño hombre que busca esta noche su tetracampeonato, oraba sin cesar, aplicó uno de sus versículos favoritos de Tesalonicenses, mostrando su interior.

No obstante, no todo era ceremonioso, minutos antes, unas 100 personas arropaban el parqueo del Forum, llegaron con un solo propósito, mirar cómo el mejor libra por libra del mundo noqueaba a la báscula. Con las 2:00 p.m., caminando, “Chocolatito” entró en medio de un bullicio, a lo largo lo veía Juan Francisco “El Gallo” Estrada, añorando estar en ese lugar, y de repente, sonó el mariachi, un peleador loco como Cuadras entró como “Speedy” González pero sin sombrero, echándose porras, porque todos coreaban: “Chocolate, Chocolate”.

Ambos subieron a la báscula e hicieron menos de lo indicado. González marcó 114.6 libras y Cuadras 114.8, aquí el peso no fue problema, los pugilistas posaron para las cámaras como modelos en exposición y sintieron en su cuerpo el peso de “Mano de Piedra” Durán, considerado entre los mejores peleadores latinos de la historia.

Durán no fue frontal en las declaraciones como era en sus peleas, sino que fue esquivo: “Los dos peleadores son mis amigos, ganará el más inteligente”, mencionó y como portaba una gorra de México le acusaron de ir con el azteca y de inmediato respondió: “Si me das una gorra de Nicaragua y una camisa, con mucho gusto me la pongo. Quiero que gane el mejor”.

De regreso al camerino, Román está con una sustancia misteriosa que se la hacen los japoneses, se deleita con el sabor y dice: “Me siento renovado”, quien tiene enfrente a su novia Sofía Munguía. “Ha sido duro para él y para todos, pero lo logrará”, dice la joven de pocas palabras, pero de gran soporte en su vida, mientras mira intensamente a su pareja como si fuera un 14 de febrero.

Sigue el ambiente en el camerino y el apoderado Carlos Blandón, se muestra con absoluta confianza; sin embargo primero coloca todo en las manos de Dios. “Sin Dios no somos nada hermano, vamos por la cuarta”, agrega.

El consuelo del “Gallo” Estrada son las declaraciones donde afirma una posible revancha y cuando se le pregunta por la pelea explica: “Creo que ganará ‘Chocolate’, pero no hay que descartar a Cuadras. Espero pelear con él, ya sea ganando un millón de dólares o menos”.

Sigue la alegría en el camerino, ahora está Elisa Picado, la encargada de entonar esta noche el Himno Nacional, dice ser sentimental y seguro pondrá a vibrar el Forum y erizará los pelos de los presentes, luego decide cantarle a Román con su voz lírica. “Quisiera cantar bonito, pa cantarte una canción, cantarte bien despacito…” y todos escuchan relajados.

Hay mucha vida en el equipo de González, que subirá esta noche en 124 libras, según su entrenador Arnulfo Obando, tiene la fuerza, la confianza y una preparación inigualable. “Señor, que se haga tu voluntad”, finalizó el muchacho que se convirtió en la luz de la Esperanza y que pasó a ser el resplandor de un país.

Detalles

Según el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) entregará al ganador el Cinturón Ónix, un premio adicional que quedará de recuerdo por la importancia del combate.

Este relato fue construido a partir de las entrevistas de diferentes periodistas deportivos nicaragüenses que estuvieron en el lugar como: Iván Centeno, Levi Luna, Osman Rosales y Giovanni Noguera.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: