Nicaragua triplica su conexión a internet, pero sigue en la cola

En 2010, según datos de la Cepal, en Nicaragua menos de cinco hogares de cada cien tenían acceso a internet, pero en 2015 esta se ubicó en casi a 15 hogares.

Nicaragua se ubica como una las economías en América Latina con mayores tasas de crecimiento en el número de hogares conectados a la internet en el último quinquenio, aunque todavía se encuentra como una donde la banda ancha tiene baja penetración, recoge el informe Estado de la banda ancha en América Latina y el Caribe 2016 publicado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Según el informe, entre 2010 y 2015 la tasa de crecimiento de hogares nicaragüenses conectados a la internet creció un poco más del treinta por ciento promedio anual, similares a las registradas en Guatemala, Bolivia y Honduras. En 2010 —según datos de la Cepal—, en Nicaragua menos de cinco hogares tenían acceso a internet, pero en 2015 esta se elevó a casi 15 hogares.

No obstante, la Cepal señala que el mayor aumento absoluto de hogares conectados se registró en Costa Rica. De cada cien hogares costarricenses, en 2015 sesenta estaban conectados, superior a las 24 que habían en 2010.

MAYOR PENETRACIÓN DE INTERNET MÓVIL

El aumento en la penetración del internet en Nicaragua ha sido propiciado por la internet móvil. En 2015 cerca del cinco por ciento de la población nicaragüense tuvo acceso a banda ancha fija, mientras que a la móvil fue de 7.2 por ciento. En Costa Rica fue del 95.5 por ciento en banda ancha móvil.

De hecho a nivel de América Latina, el acceso a las conexiones en banda ancha móvil creció fuertemente, la que pasó de siete por ciento en 2010 a 58 por ciento en 2015. La suscripción móvil creció 802.5 por ciento en el periodo analizado, mientras que las conexiones fijas repuntaron 68.9 por ciento.

“La cobertura de las redes móviles y la diversidad y asequibilidad de los dispositivos explican la fuerte difusión de la alternativa móvil”, explica la Cepal.

PAG

ENTRE LOS MÁS CAROS

En cuanto a la asequibilidad, Nicaragua es la economía con los precios en banda ancha fija más elevados a nivel del hemisferio.

La Cepal determinó la asequibilidad al servicio de la internet, según el precio promedio ofrecido de 1Mbps como porcentaje del PIB mensual per cápita. “Este indicador es una aproximación a la proporción del ingreso que debe destinarse para acceder al servicio; a menor proporción, más asequible es el servicio”, precisa.

En este sentido, mientras en América Latina se requería destinar en enero de 2016 alrededor de 2.1 por ciento de los ingresos para tener acceso a la banda ancha fija, en Nicaragua ese porcentaje se elevaba a 8.8 por ciento. En Bolivia, la nación más cara, el porcentaje era del 9 por ciento. En 2010 en América Latina implicaba el 18 por ciento de los ingresos promedio mensuales.

“Solo estos dos países aún se encontraban fuera del umbral de asequibilidad de 5 por ciento utilizado como referencia por la Comisión Internacional de Banda Ancha de Naciones Unidas”, agrega.

La asequibilidad también aumentó significativamente para los usuarios de bolsas de datos prepagadas. En varios países, estas bolsas con vigencia de treinta días tienen costos inferiores al dos por ciento del ingreso, destaca el informe.

LOS RETOS REGIONALES

A pesar de estos avances, la Cepal señala que persisten problemas relacionados con la calidad (velocidades de conexión) y la equidad en el acceso a internet (diferencias según la ubicación geográfica y la situación socioeconómica de la población).

“Por un lado, en la región ningún país tiene al menos cinco por ciento de sus conexiones con velocidades mayores a 15Mbps, mientras que en los países avanzados este porcentaje es de cincuenta por ciento. Por otra parte, se observa una diferencia de hasta 41 puntos porcentuales en la penetración de internet entre las áreas urbana y rural en el país que muestra la mayor brecha en la región”, señala.

En términos de ingresos, la expansión del acceso se ha concentrado “en los quintiles más ricos, ensanchando la brecha con los quintiles más pobres”, indica el documento que dedica un capítulo a la experiencia de Costa Rica en materia de banda ancha móvil y otro a las agendas digitales de los países de América Latina y el Caribe.

El estudio será presentado oficialmente durante la segunda reunión de la Conferencia de Ciencia, Innovación y Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, que arrancó ayer y concluye hoy en San José, Costa Rica.  Todos los paneles de la Conferencia serán transmitidos en directo por internet a través del sitio web: http://innovalac.cepal.org/2/es

EL CASO DE COSTA RICA

Costa Rica destaca por el incremento en el acceso a internet mediante dispositivos móviles: es el número uno en esa modalidad, según el estudio publicado por la Cepal. El acceso a internet medido por el número de suscriptores creció 440 por ciento entre 2010 y 2015 en Costa Rica. La modalidad más usada fue la móvil, con un crecimiento de 688 por ciento frente a 46 por ciento de la banda ancha fija.

“Así la Internet móvil pasó de representar cerca del 60 por ciento de las suscripciones en el 2010 a casi 90 por ciento en el 2015, llegando a tener casi cinco millones de suscriptores”, indica el estudio. El abaratamiento en el precio del internet móvil fue fundamental en la penetración de la internet móvil.

 

14.1%
en promedio anual fue el crecimiento de la tasa de hogares en América Latina con acceso a internet en los últimos cinco años, alcanzando el 43.4 por ciento del total de los hogares en 2015, valor que casi duplica al de 2010.