¿Qué buscan Nicaragua y el resto de Centroamérica en Corea del Sur?

Centroamérica negocia un TLC con Corea del Sur, una de las economías más vibrantes de Asia

Fotos de Corea del Sur

Centroamérica avanza a paso acelerado en la suscripción de un Tratado de Libre Comercio con Corea del Sur. Considerada la economía número 13 en el mundo en cuanto a su tamaño y desarollo, el país asiático representa para el istmo una oportunidad para alimentar a unos 50 millones de consumidores. Pero Nicaragua también quiere aprovechar de ese tigre asiático su impresionante capacidad de producción de tecnología e infraestructura avanzada.

De hecho Corea del Sur forma parte del selecto grupo de países considerados líderes en la producción de aparatos electrónicos, teléfonos móviles y dispositivos semiconductores. Por ahora las relaciones económicas y comerciales han sido frías. En Nicaragua este país asiático tiene algunas empresas vinculadas a la industria de textil y las exportaciones hacia ese mercado desde el 2013 están en curva descendente. Pero ese escenario podría mejorar pronto porque ya están en su última etapa las negociaciones para alcanzar un Tratado de Libre Comercio (TLC) entre ambos bloques.

portada-activos-asia

Ampliar infografía aquí

Y aunque las conversaciones están bastante avanzadas, el ministro de Comercio, Industria y Energía de Corea del Sur, Yeo Han-koo —quien desde el jueves pasado está en Managua por una semana para la realización de la sexta ronda de las negociaciones—, indicó que aún se desconocen las fechas exactas de la firma del acuerdo y su entrada en vigencia, pero que su país quiere que sea “lo más pronto posible”. Las pláticas, que tienen un año en marcha, tendrán otro nuevo capítulo el próximo mes de octubre, en Seúl.

Sobre los productos que Corea del Sur podría intercambiar con los países centroamericanos, el ministro coreano no dio detalles porque ese tema aún se discute, pero recordó que la fortaleza de su país está en la fabricación de vehículos, textiles y otros productos que ofrecen buena tecnología, calidad y precio. Por otro lado, Han-koo señaló que Centroamérica podría ofrecerles productos agrícolas y de la pesca, y mencionó la palabra “complementario” para definir la necesidad de la relación comercial entre ambas partes.

El impresionante desarrollo

El funcionario surcoreano comentó que su país hasta hace poco era pobre y que en una sola generación han logrado bastante desarrollo. Actualmente tienen tratados de libre comercio con los tres principales destinos económicos del mundo: Estados Unidos, la Unión Europea y China Continental. Además, son el séptimo país del mundo en volumen y valores de comercio, afirmó Han-koo, quien también sugirió que las empresas de su país pueden compartir las claves de su éxito con las centroamericanas.

Una necesidad que tiene Corea del Sur es en la parte alimentaria. Su agricultura es un poco débil y han detectado que la mayor parte de sus campesinos son personas mayores de 60 años. Pero ese es un asunto delicado, en el sentido social, sobre el que Han-koo prefiere no profundizar.

“La forma de proceder del Consejo es totalmente incorrecta. Lo que debieron hacer con antelación, si sabían que iba a hacerse efectivo el proyecto este año, era solicitar una contrapartida para respaldar ese proyecto y haber sido aprobada de previo por la Asamblea Nacional”. Mario Arana, ex ministro de Hacienda. LA PRENSA/Archivo

 

Los mercados de Asia son más importantes que nunca para nosotros, porque son mercados que tienden a crecer, es una clase media con ingresos que está desarrollándose vigorosamente y que tiene las perspectivas de continuar desarrollándose en los próximos años”.  Mario Arana, gerente de APEN.

 

Chance para las frutas

En lo que sí habría buena comercialización es en las frutas tropicales. Corea del Sur es de clima fresco y no tienen frutas que sí pueden obtener de Centroamérica. Actualmente las frutas tropicales los surcoreanos las están comprando a países del sur de Asia.

El ministro Han-koo reiteró que, de lograrse, el Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y su país, “estratégicamente” será muy importante, a pesar de la distancia que separa a ambas partes. Para ejemplificar indicó que en el 2004 Corea del Sur acordó un TLC con Chile y hoy el comercio entre ambos países ha crecido en 300 por ciento y las inversiones surcoreanas han aumentado en 13 veces en ese país sudamericano. Igual ha ocurrido con Perú, donde el comercio con Corea del Sur aumentó un 50 por ciento desde el 2011 y las inversiones del país asiático se triplicaron.

Se ofrecen como plataforma

En ese sentido, Han-koo agregó que el acuerdo le serviría a los empresarios de Centroamérica para vender a países con los cuales Corea del Sur tiene otros tratados de libre comercio, funcionando su país como una especie de “puente”. Por ejemplo, indicó, algunos productos de Chile y Perú van a Corea del Sur, donde se les da un valor agregado y luego se venden en la Unión Europea o China continental.

Dentro de la discusión del acuerdo se están abordando temas como los aranceles aduaneros, la propiedad intelectual, el acceso a los mercados, las telecomunicaciones y el comercio de servicios.

Siendo un sector privado centroamericano unido vamos a tener una mejor oferta exportable, si damos a más productos valor agregado nos van a pagar mejores precios”. Enrique Zamora, presidente de APEN.

Es un mercado de alto poder adquisitivo y nosotros podemos ir escogiendo algunos productos para irnos a abrir mercado allá, es una gran oportunidad”.
Enrique Zamora, empresario.

 

Es una gran oportunidad

El gerente general de la Asociación de Productores y Exportadores (APEN), Mario Arana, sostuvo que toda Centroamérica debe apostar por los mercados asiáticos en momentos en que el comercio mundial ralentiza su dinamismo por las dificultades que atraviesan las principales economías del mundo para superar de una vez la crisis económica mundial.

Arana dijo que esperan que la experiencia comercial que Nicaragua ha tenido con Taiwán, con el que tiene vigente un acuerdo comercial, se repita con Corea del Sur por tener muchas similitudes en sus culturas. “A ellos les interesa mariscos, café, carne, que es lo mismo que por ejemplo estamos exportando a Taiwán. Estamos intentando introducir otros tipos de alimentos”, afirma Arana.

Por ahora ya se habría logrado que Corea del Sur admita en su mercado libre de aranceles productos como legumbres, hortalizas, vegetales y frutas.

Para el líder gremial, también hay interés en que Corea del Sur pueda introducir en Nicaragua y resto de Centroamérica maquinarias agrícolas libre de arancel. Esto ayudaría a mejorar la productividad.

“Hay que entender que los mercados a nivel mundial están desacelerados, el crecimiento económico mundial también está resultando por debajo de lo que originalmente se pensaba, el mercado de Asia y en general las economías asiáticas tienden a crecer mucho más vigorosamente que el resto de la economía a nivel mundial”, afirmó.

Es por esa razón, que Arana considera que un TLC con Corea del Sur debe ser visto como un acuerdo estratégico “dada la tendencia que vemos en otros mercados en este momento”.

El gerente general de APEN coincide con el empresario Enrique Zamora en que hay que aprovechar el creciente poder de compra de los surcoreanos, los que están por encima de los 24 mil dólares anuales. “Cuidado puede ser un mercado más vigoroso que el de Taiwán”, agrega.

Zamora también recuerda que Corea del Sur tiene una gran experiencia en cuanto a acceso a banda ancha, de donde la región puede aprender más. De hecho, Corea del Sur es el tercer país con mayor número de usuarios de internet de banda ancha entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Lo más difícil del acuerdo

Las negociaciones para un tratado de libre comercio entre Corea del Sur y Centroamérica han tenido sus puntos difíciles, especialmente en el sentido de que cada país de la región centroamericana tiene sus propios fuertes y buscan cómo protegerlos.

El ministro de Comercio, Industria y Energía del país asiático, Yeo Han-koo, indicó que a diferencia de otros tratados de libre comercio que son entre dos países, el que se está negociando es entre un país y un grupo de países. “Con siete países es más delicada la negociación. Cada país tiene diferentes condiciones, partes delicadas, diferentes intereses”, dijo.

Lo que han hecho para superar el obstáculo es negociar primero a nivel general, en conjunto con todos los países centroamericanos, y luego con cada país, bilateralmente, afirmó Han-koo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: