Ante la falta de agua, Nicaragua tiene el lago Cocibolca

El uso de las aguas del lago Cocibolca para abastecimiento de agua potable, podrían solucionar la escasez del vital líquido que existe en la zona del Pacífico del país

Desde 2007, unas 1,800 viviendas de Juigalpa se abastecen de agua potable proveniente del lago Cocibolca, gracias a un proyecto financiado por Corea del Sur. LA PRENSA/ ARCHIVO

Los problemas causados por la escasez de agua en el país tienen remedio, la clave está en el cumplimiento de la Ley General de Aguas Nacionales (Ley 620). En dicha ley se plantea la administración del agua superficial y subterránea que hay en Nicaragua.

Para el experto recursos hídricos, Salvador Montenegro Guillén, la Ley 620 establece que el lago Cocibolca como reserva estratégica nacional de agua potable, siendo del más elevado interés y prioridad para la seguridad nacional.

Uno de los usos óptimos del Cocibolca es ser utilizado como fuente de abastecimiento de agua, un ejemplo es la ciudad de Juigalpa, que desde hace varios años toma agua del lago”, aseguró Montenegro.

El Cocibolca, tiene capacidad de abastecer de agua potable a los 6 millones de Nicaragüenses, y aún exportar excedentes a países vecinos, de los que podría obtenerse recursos financieros para proteger el lago y desarrollar infraestructura de distribución nacional.

Desde 2007, unas 1,800 viviendas de Juigalpa se abastecen de agua potable proveniente del lago Cocibolca, gracias a un proyecto financiado por Corea del Sur.

No obstante, el experto afirmó que para tener un uso óptimo de las aguas del Cocibolca, y aprovechar racionalmente otras cuencas hídricas, se tiene que trabajar en el Plan Nacional de Recursos Hídricos, considerado en la Ley 620. Esto es un presupuesto hídrico, es decir, “primero tenemos que saber cuánta agua tenemos en el país para poder estimar cuánta agua podemos gastar, sino sería como tener una cuenta de ahorro, de la que solo se haga retiros sin reponer lo gastado”.

Además de Juigalpa, otras ciudades como San Juan del Sur también se abastecen de agua potable del Cocibolca.

PROTECCIÓN DE LAS CUENCAS

Montenegro Guillén aseguró que la recuperación de los cuerpos de agua superficiales y los reservorios subterráneos pasa por la protección de las cuencas.

“Aunque lloviera continuamente, el estado de degradación de las cuencas no permiten la recarga, acentuándose la erosión e inundaciones. El correcto funcionamiento de las cuencas depende de su administración, impidiendo deforestación y mal uso de los suelos”, explicó Montenegro Guillén.

En la Ley 620 se establece en el artículo 26 que la Autoridad nacional del Agua (ANA) es la que tiene la obligación de “Formular y elaborar el Plan Nacional de los recursos hídricos; coordinar la elaboración de los Planes de Recursos Hídricos por Cuenca y vigilar su cumplimiento; elaborar el balance hídrico por cuenca en coordinación con las autoridades competentes; proponer los reglamentos de gestión de cuenca, incluyendo los acuíferos y realizar la caracterización de los cuerpos de agua para usos potenciales”.

La ANA tiene ocho años de existir, y fue hasta abril de 2016, a propósito de la situación de sequía que enfrentaba el país, por la incidencia de El Niño, que su director, Luis Ángel Montenegro Padilla, afirmó que la institución está trabajando en un borrador del Plan Nacional de Recursos Hídricos, a como establece la Ley 620.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: