Células madre en vez de amputar

Las células madre que se extraen de la grasa humana han ayudado a “rescatar” de la amputación 14 piernas de pacientes diabéticos en Nicaragua.

células madre

Arturo Gómez Castillo, cirujano plástico e investigador clínico en células madre. LA PRENSA/J. CASTILLO

Las células madre que se extraen de la grasa humana han ayudado a “rescatar” de la amputación 14 piernas de pacientes diabéticos en Nicaragua, desde 2014.
Pero eso no es todo. El cirujano plástico Arturo Gómez Castillo dice que esta práctica ayuda también a “rescatar la vitalidad total” de las extremidades de estos pacientes.

Por eso, “estamos luchando por que tanto el Ministerio de Salud (Minsa) como el Seguro Social puedan establecer esto para que la población tenga acceso a este tratamiento que es importantísimo”. Según el médico, el Minsa está “muy interesado”.

El doctor Gómez —que participó en el Congreso Médico 2016, organizado por el Hospital Metropolitano Vivian Pellas— dice que el tratamiento depende de una sola cosa: que el paciente esté estabilizado.

“Vamos a llamar entonces ahora a la valoración preoperatoria al internista, al cardiólogo y al anestesiólogo, (ellos son) los policías de tráfico que nos van a decir: rojo, no puedo operar o, verde si ellos estabilizan al paciente”, indica el médico.

Si Nicaragua lograra establecer la terapia celular para su población de manera gratuita, “sería el primer país en el mundo en hacer eso y eso le daría un inmenso prestigio”, comenta Gómez.

La primera pierna de un paciente diabético que se logró salvar en el país fue en el 2014 y tuvo un impacto a nivel internacional, pues era la primera vez que se conseguía rescatar una extremidad de la amputación con células madre extraídas de la grasa.

“Nos hablaron de China porque era el primer caso que se salvaba una extremidad utilizando células madre extraídas de la grasa, porque las células madre se pueden extraer de la médula ósea —que es el centro de los huesos— de la sangre (y) del cordón umbilical, pero extraída de la grasa del propio paciente era el primer caso que salvábamos una extremidad”, señala el cirujano plástico.

Desde entonces “hemos salvado, de un total de 16 casos, 14 piernas que iban a ser amputadas… Esos pacientes que tienen diabetes y que tienen una úlcera dolorosísima y gangrenosa y que dicen (los médicos) ‘bueno, hay que amputarlo arriba de la rodilla’”, comenta Gómez.

La terapia celular fue uno de los temas abordados en el Congreso Médico 2016 que concluyó este fin de semana y que, además de los médicos nacionales, dispuso de la participación de especialistas internacionales.

En este congreso —que se realiza cada dos años en el país—, según el doctor Guillermo Porras, especialista en Medicina Interna y coordinador del evento, participaron más de 480 especialistas.

Para la osteoartritis

La terapia celular también ha dejado buenas experiencias en el tratamiento de las enfermedades reumáticas, como la osteoartritis de rodilla.

“En los últimos tres años hemos realizado más de 116 casos de osteoartritis de rodilla, que la población arriba de los 60 años la sufre terriblemente y hasta tienen que hacerse cambios de rodilla, que es una cirugía peligrosa y muy dolorosa”, dijo el especialista en Cirugía Plástica, Arturo Gómez.

Para este procedimiento, “extraemos la célula en la grasa, se lo entregamos al ortopedista y él la inyecta (en la rodilla). Hemos visto un crecimiento de un milímetro a ocho milímetros en el cartílago y desaparición del dolor. En osteoartritis de rodilla el 84 por ciento ha sido positivo”, comentó Gómez.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: