Aquella pelea entre Alexis Argüello y Aaron Pryor

En ese combate, Pryor impidió que Argüello ganara su cuarta corona mundial. Esta es la crónica que publicó LA PRENSA el 13 de noviembre de 1982

Alexis Argüello y Aaron Pryor

Alexis Argüello y Aaron Pryor en la pelea del 12 de noviembre de 1982. LA PRENSA/AP

El boxeador Aaron Pryor, fallecido este domingo, peleó en dos ocasiones con el boxeador nicaragüense Alexis Argüello. En la primera pelea Pryor impidió que Argüello obtuviera su cuarta corona mundial. La segunda ocurrió en 1983 y Argüello también perdió. Para el combate del 12 de noviembre de 1982, LA PRENSA envió al periodista Juan Navarro, quien desde Miami contó, cómo Pryor derrotó a Argüello.

La revista especializada The Ring ha colocado esta pelea en el puesto número ocho de las «las 10 mejores peleas de boxeo de todos los tiempos».

Esta es la crónica que LA PRENSA publicó el 13 de noviembre de 1982.

¡Alexis estuvo a un paso de la gloria!

¿Por qué no estallaría el infierno que vivió Alexis Argüello en una de las peleas más brutales que se han visto en los años modernos? Aquello estuvo a punto de marcar la gloria, la inmortalidad, pero las generaciones venideras lo recordarán como uno de los más grandes gladiadores de este rudo deporte. Se intentó la hazaña.

Iba adelante en el puntaje con una mínima diferencia, pero lo traicionaron las piernas y una mano larga explosiva de Aaron Pryor borró en forma dramática el sueño del nicaragüense.

Lea también: ¿Qué tomó Aaron Pryor?

Fue un ensayo con la muerte y casi se pierde por completo el flaco, o cuando menos vivió en el limbo un minuto y medio cobijado por la sombra, tendido en ese mundo de la inconsciencia al derrumbarse cerca de su esquina castigado por una lluvia salvaje de golpes disparados por Aaron Pryor.

Por momentos detuvo el tiempo. La noche fue más negra todavía. Como nunca antes Alexis se derrumbó con tintes agónicos mientras la fiera intentaba con un instinto homicida acabarlo una vez, enterrarlo en la lona misma, martillando sus manos como un ciclón sacando también sus extras después de una larga fatiga de 13 asaltos.

El flaco que tantas veces lo vimos erguido, agigantado sobre el entarimado, se vio muy solo soportando con coraje el bombardeo despiadado de Pryor. Inocente, asfixiándose desde la primera mano que le estalló en la mandíbula y lo estrujó como una prensa de mil toneladas.

Argüello quiso respirar evadiendo el infierno de cuero. Intentó una retirada táctica sabiéndose una caminante en tierra movediza pero las piernas que habían empezado a fallarle a partir del round número 12 se le pusieron de plomo no pudiendo sostener el edificio sobre pesado sobre largo trayecto y no hubo más, se fue deslizando entre las mismas cuerdas.

El árbitro debió parar la pelea quizás antes. El flaco nicaragüense ya había perdido la brújula y estaba a merced del cazado, un halcón que hundía sus garras hasta arrancarle el alma.

Aaron Pryor: «Alexis sigue siendo un gran campeón»

Miami, Florida/AP

A Aaron Pryor no le preocupaba anoche que hubiera impedido a Alexis Argüello hacer historia pugilística. Lo que quería – y lo que logró- fue conquistar para sí mismo un sitial en la historia del boxeo rentado.

El invicto nativo de Cincinnati defendió exitosamente  su título mundial de los pesos Welter Junior- versión de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB)- al noquear al nicaragüense Argüello al minuto y seis segundos del penúltimo round de su pelea pactada a 15 vueltas. Pryor impidió así que Argüello se convirtiera en el primer boxeador que conquistara cuatro campeonatos mundiales en igual número de categorías diferentes.

“No puedo decir que en realidad estaba impidiendo que se hiciera historia. Ya ha escrito historia en su categoría. Ha sido campeón. Sigue siendo un campeón y solamente hay un puñado de hombres que han llegado tan lejos”, declaró Pryor después del combate.

“Soy joven. Sigo aprendiendo. Esta pelea fue una excelente educación para mí. Argüello me mostró que hay quien tiene tanto corazón como yo. Fue una excelente experiencia para mí. Puedo aprender mucho de este combate”, añadió.

Pryor dijo que confía enfrentarse en breve a Ray “Boom-Boom” Mancini, a quien Argüello ganara por nocaut en 1981 para retener su título de campeón mundial de los pesos livianos del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Pryor que nunca antes había tenido que pelear más de 12 rounds de tres minutos cada uno, se reía anoche de quienes habían dudado que pudiera sobrevivir  15 rounds completos: “Lo que sé ahora, por lo menos, es que puedo aguantar 14 rounds”, dijo sonriente.

Argüello, quien fuera trasladado a un hospital para ser examinado tras sufrir el nocaut de anoche declinó realizar la habitual conferencia de prensa de vestidores. Su adiestrador, Eddie Futch, dijo de su pupilo: “Está lúcido. Salió de aquí caminando. Se trata simplemente que está emocionalmente drenado. Muy decepcionado por su derrota”.

Alexis Argüello y Aaron Pryor
Portada del 13 de noviembre de 1982 de LA PRENSA que muestra imágenes de la pelea.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: