Gobierno de Alemania agradece a sirio entrega de presunto terrorista

Jaber Albakr, el sirio de 22 años nacido en las afueras de Damasco fue buscado en toda Alemania y se cree estaba preparando un atentado, tras encontrarse explosivos en su domicilio.

alemania

Un agente de policía entra en un apartamento en el distrito de Paunsdorf en Leipzig, Alemania, este 10 de octubre. La Policía de Sajonia detuvo este lunes al joven refugiado sirio fugado el sábado tras hallarse en su domicilio en Chemnitz (este de Alemania) explosivos para cometer un atentado. LA PRENSA/EFE

El Gobierno alemán expresó este lunes su agradecimiento al ciudadano sirio gracias al cual la Policía de Sajonia pudo detener finalmente esta madrugada en Leipzig, en el este de Alemania, al joven refugiado sirio fugado el sábado tras hallarse en su domicilio explosivos para cometer un atentado.

La canciller, Angela Merkel, agradece en primer lugar por su trabajo a los organismos de seguridad, que merecen reconocimiento por su gran responsabilidad, declaró en una rueda de prensa rutinaria la portavoz adjunta del Ejecutivo, Ulrike Demmer.

«Pero nuestro agradecimiento y reconocimiento también al ciudadano sirio que informó a la policía sobre el paradero del sospechoso y contribuyó así de forma decisiva a su detención», subrayó.
Según fuentes policiales citadas por la edición digital de «Der Spiegel» y por el diario «Bild», el sospechoso, Jaber Albakr, de 22 años, pidió este domingo 09 de octubre a unos compatriotas sirios en la estación de tren de Leipzig si podían alojarle y éstos le invitaron a su casa.

Tras tener conocimiento de que estaba siendo buscado por las fuerzas de seguridad, llamaron a la policía y lo retuvieron atado hasta que llegaron los agentes para detenerlo. Otras fuentes señalan que cuando lo invitaron a su casa, ya sabían de quién se trataba.

En tanto, el Ministerio del Interior subrayó que el hallazgo el sábado del material explosivo en el domicilio del sospechoso no eleva la alerta por amenaza terrorista.
«Alemania continúa invariablemente en el punto de mira del terrorismo internacional», subrayó el portavoz del Interior, Johannes Dimroth.

Agregó que los ataques terroristas de julio pasado en Ansbach y WÜrzburg, en los que murieron los atacantes, pero también este último hallazgo de explosivos en Chemnitz, son ejemplos concretos de esta amenaza y demuestran que no es posible descartar en Alemania atentados como los perpetrados en París y Bruselas.

Respecto al caso de Chemnitz, Dimroth indicó que es «demasiado pronto para llevar a cabo una evaluación concluyente» y extraer consecuencias. El portavoz se refirió asimismo al «catálogo de propuestas» presentadas en agosto pasado por el ministro del Interior, Thomas de Maizire, destinadas a convertirse en proyecto de ley, y que contempla un endurecimiento de las leyes de extranjería para agilizar la expulsión de quienes hayan delinquido o puedan ser una amenaza para la seguridad del país.

El pasado julio, un refugiado afgano de 17 años atacó a los viajeros de un tren regional en WÜrzburg e hirió con un hacha y un cuchillo a cinco personas.

El joven había llegado a Alemania en junio de 2015 sin sus padres como solicitante de asilo y vivía desde hacía dos semanas con una familia de acogida, tras pasar una temporada en un centro para menores no acompañados en la región.

Días después, un solicitante de asilo sirio de 27 años cuya petición había sido ya denegada en diciembre de 2014, pero que no había sido expulsado del país, murió tras detonar un artefacto explosivo en la localidad de Ansbach (sur), explosión en la que resultaron heridas una quincena de personas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: