Róger Marín y Braulio Silva fueron la diferencia del Bóer ante los Dantos

El fundamento del Bóer y los Dantos a lo largo de la temporada ha sido la artillería. Ellos fueron dos de tres equipos de la liga que pegaron más de 70 jonrones, dos de apenas tres conjuntos que tuvieron un promedio superior a seis carreras anotadas por juego y fueron dos de las cuatro tropas que cruzaron la barrera de los mil hits.

Róger Marín no le permitió carrera a los Dantos en 10 innings en la temporada regular. LA PRENSA/URIEL MOLINA

boer-y-dantos-finalEl fundamento del Bóer y los Dantos a lo largo de la temporada ha sido la artillería. Ellos fueron dos de tres equipos de la liga que pegaron más de 70 jonrones, dos de apenas tres conjuntos que tuvieron un promedio superior a seis carreras anotadas por juego y fueron dos de las cuatro tropas que cruzaron la barrera de los mil hits.

Sin embargo, en medio de ese fuego cruzado, los abridores de la tribu Róger Marín y Braulio Silva caminaron con chalecos antibalas, especialmente en la serie entre ellos, en la cual ambos lanzadores estuvieron inmensos y marcaron la diferencia para que el Bóer ganara cinco de los seis partidos que sostuvieron.

Entre Marín y Braulio ganaron tres juegos y no perdieron ante los Dantos, con una increíble efectividad de 0.41, producto de una carrera limpia en 22 entradas, reduciendo a casi nada a la furiosa tanda central de la Maquinaria Roja, compuesta por Ofilio Castro, Ronald Garth, Juan Oviedo y Rafael Estrada, a un miserable promedio de .188 (32-6) ante ellos.

Marín abrió dos partidos y no permitió carrera en 10 innings. Ganó uno y el otro lo dejó en la cuarta entrada debido a la lluvia. En ambos duelos superó a Gustavo Martínez, quien tiró para 1.80 en 10 entradas contra el Bóer, pero Marín no le dio espacio para brillar. En tanto, Braulio derrotó a los Dantos las dos veces que los enfrentó.

Después de Gustavo Martínez, el mejor tirador de los Dantos contra el Bóer fue el relevista Hilario Urbina, que lanzó para 1.35 en 6.2 entradas. Como contraparte, el abridor Samuel Estrada perdió dos veces ante la tribu, con efectividad de 5.84 en 12.1 episodios.

Aunque se trataba de dos equipos de enorme ofensiva, el picheo del Bóer fue capaz de construir una hilera de 20 innings sin permitir carrera abriendo serie en la Primera Vuelta.

Nadie pegó jonrón hasta en los últimos tres juegos entre ellos y el Bóer sacó ventaja con tres bombazos contra dos de los Dantos.

Mientras el núcleo ofensivo de la Maquinaria Roja se trabó frente a los abridores de la tribu, Edgard Montiel y Juan Carlos Urbina tronaron al trío abridor de los Dantos (Bucardo/Estrada/Martínez), al batearles para .462, por 12 hits en 26 turnos, aunque solo Montiel les pegó de jonrón y fue el máximo impulsador con seis.

Al iniciar la serie hasta mañana, el Bóer tendrá la oportunidad de utilizar a Marín y Braulio en los dos primeros juegos, lo que en el papel, les da una ventaja. Ahora está por verse que tienen que decir los Dantos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: