Policías en robos, coimas y extorsión

Un subcomisionado, cuatro tenientes y una suboficial del Departamento Antinarcóticos de la Delegación policial de Managua, fueron investigados por presuntos actos de corrupción

extorsión

En julio de este año, el excomisionado Saromar Reyes Navarro denunció la ocurrencia de una serie de hechos dentro de las filas policiales. LA PRENSA/ARCHIVO

Un subcomisionado, cuatro tenientes y una suboficial del Departamento Antinarcóticos de la Delegación policial de Managua, fueron investigados por presuntos actos de corrupción por Asuntos Internos de la Policía Nacional, indagación que terminó en baja deshonrosa al menos para uno de ellos.

La investigación se llevó a cabo a solicitud de “baja extraordinaria”, realizada por el subdirector de esa institución, comisionado general Ramón Avellán, según confirma una resolución firmada el 6 de octubre, por el inspector general de esa institución, comisionado general Pablo Emilio Ávalos.

LA PRENSA intentó conocer la versión de los altos mandos de la Policía Nacional sobre esta investigación, pero no fue posible.

La resolución administrativa número 361-2016, en poder de LA PRENSA, resume que a los investigados se les señala de haber incurrido presuntamente en robo de pertenencias de los sospechosos, por reportar parte del dinero ocupado en los operativos, recibir coimas de parte de expendedores locales y hasta de sostener relaciones amorosas con gente vinculada al tráfico interno de drogas.

Lea también: Pecado de policía fue no ser corrupta, por eso la condenan

La resolución hace referencia a lo expuesto por Avellán, quien señaló que “los actos violatorios” de los procedimientos utilizados durante los operativos realizados en Managua, “produjeron pérdidas de evidencias, dinero, prendas de oro y plata, teléfonos celulares, entre otras (cosas)”.

Los investigados fueron los oficiales de apellido Hidalgo, Torres, Cruz, Orozco, Rodríguez y Figueroa. Llama la atención que todos tenían antecedentes administrativos registrados en la Dirección de Asuntos Internos, pero permanecían en las filas policiales.

Aunque LA PRENSA conoció solo una resolución emitida con la intención de determinar la baja deshonrosa de uno de los oficiales investigados, de la misma se desprende una serie de presuntos hechos de corrupción. Y deja entrever otras posibles bajas.

De acuerdo con fuentes extraoficiales, las investigaciones fueron realizadas en El Chipote y abarcaron a todos los oficiales que laboran para ese departamento.

Lea también: Investigan a policías del departamento de drogas de Managua

Lo que pasaba

En la misma aparecen entrevistas de otros oficiales en las que mencionan que de las ocupaciones de dinero realizadas solo eran reportadas cantidades inferiores. Asimismo, se refieren a implante de evidencias o la sustracción de prendas en los allanamientos.

En julio de este año, el excomisionado Saromar Reyes Navarro denunció la ocurrencia de una serie de hechos dentro de las filas policiales, que van desde fabricación de expedientes hasta la colocación de drogas en allanamientos por casos vinculados con narcotráfico.

En la resolución administrativa firmada por Ávalos, una de las oficiales entrevistadas refiere que entre marzo y abril de 2016, realizaron un allanamiento en un expendio en el barrio Bertha Calderón, donde la ocupación fue de 90,000 córdobas, pero los cinco oficiales que ahí llegaron, solo reportaron 20,000 córdobas.

Lea también: Más supuestos abusos en la Policía Nacional

Igualmente, la oficial dijo que el 9 de agosto del presente año, el inspector de apellido Orozco, “realizó un ‘quiebre’ de dos kilos de cocaína en el sector del barrio Memorial Sandino, ocupando una fuerte suma de dinero en moneda extranjera de la cual el inspector Orozco, se quedó con una cantidad de los dólares ocupados”.

En la resolución, el mismo jefe del departamento dijo en la entrevista que tiene conocimiento que una de sus oficiales “tiene relaciones amorosas con expendedores de droga y desde que asumió el área ha visto que ha cambiado: camina mucho dinero”, entre otros señalamientos.

En la misma resolución aparece una declaración de la hija de una expendedora de droga de apellido Guillén, quien menciona la supuesta relación de la mencionada oficial con un expendedor de droga del barrio Carlos Reyna. Así como que un expendedor de droga apodado “El Trompudo” le entrega semanalmente —supuestamente— entre 5,000 y 6,000 córdobas a uno de los oficiales Antidrogas de Managua. Y que tras una detención de ella y su progenitora, en septiembre pasado, tres oficiales de ese departamento les pidieron 25 mil córdobas para dejarlas en libertad y hasta 50,000 córdobas para dar una versión diferente de los hechos durante el juicio.

Lea también: “Sacudida” en la Policía de Rivas

Lo que dicen los entrevistados

Uno de los oficiales entrevistados, y que registra la misma resolución, fue el capitán Manuel Nicolás Manzanares Sequeira, quien expresó que los allanamientos son realizados por los jefes de Antidrogas y de detectives.

Y “en muchos de los casos que se han allanado, los oficiales Antinarcóticos de Managua ya están presentes en las casas de los ciudadanos, ya realizaron registro, trasladan a los detenidos hacia el Distrito policial, lo que ha generado problemas y anomalías; las personas se quejan de pérdidas de objetos, dinero u otras pertenencias”, aseguró Manzanares en su declaración.

Uno de los detenidos que actualmente guarda prisión en la cárcel “La Modelo” de Tipitapa, Ernesto Lenín Zúñiga, confirmó a los investigadores que el 31 de agosto pasado se encontraba en una discoteca, donde agentes Antidrogas lo detuvieron con cuatro bolsas pequeñas de cocaína y “tres oficiales le dijeron que lo podían destrabar si les ofrecía dinero”. “La mitad de las cosas que le ocuparon no aparecen en el recibo de ocupación”.