Lo que debe tomar en cuenta a la hora de perdonar

Cuando recibimos heridas de alguien no juzguemos ni etiquetemos a la persona, sino que hablemos del hecho como tal, como algo que sucedió, aceptando que no puede regresar el tiempo y que tiene que aprender a soltarse

perdonar

Foto: salud180.com

El perdón es uno de los retos más difíciles del ser humano. Cuando tome la decisión de perdonar es importante tomar la responsabilidad de lo que significa esto.

Usted puede preguntarse: ¿qué fue lo que pasó? ¿Por qué pasó? ¿En qué contribuí yo para que alguien me lastimara? ¿Qué me lastimó? ¿Por qué me lastimó lo que hizo o dijo esa persona? ¿Por qué le permití a esa persona hacerme daño?

Sea responsable y asuma su parte en lo que sucedió. Pero también tiene que perdonarse usted por sus errores, necesita saber que se puede equivocar tomando decisiones incorrectas que pueden exponerlo a ser lastimado y que para perdonar a alguien, primero debe perdonarse a sí mismo.

Cuando recibimos heridas de alguien no juzguemos ni etiquetemos a la persona, sino que hablemos del hecho como tal, como algo que sucedió, aceptando que no puede regresar el tiempo y que tiene que aprender a soltarse.

Cuando alguien le miente no podemos decir  que esa persona es mentirosa siempre y etiquetarla de por vida, sino pensar: “Esa es una persona, se equivocó en mentir, en hacer daño”.

Si comienza  a pensar que esa persona le hirió premeditadamente, usted se va a envenenar más con sentimientos destructivos para usted.

No viva del pasado, deje de ser víctima de usted mismo. Los resentimientos solamente causan dolor y atrasan el desarrollo de su  potencial.

Perdone, no porque la persona tal vez se lo merezca, sino porque usted no se merece ser una persona amargada, con resentimiento, frustrada y con mucho dolor interno.

Muchas veces necesitamos comprender que la conducta de los demás no va dirigida a nosotros, va dirigida solo cuando nosotros interpretamos que es así. Las personas no hacen todo en función de usted, sino por su propia naturaleza.

Hay personas mentirosas, envidiosas, amargadas, egoístas, etc.  Y no son así a partir de que lo conocen a usted.
Si usted  cree que la conducta de otras personas es dirigida hacia usted  y cree que todo lo que hacen los demás es para hacerle daño —porque le tienen mala voluntad o porque hay un rechazo hacia usted— el que se lastima es usted mismo, porque nadie está preparado para el rechazo de otra persona.

El ser humano siempre quiere ser amado, aceptado, valorado y admirado; cuando esto no se siente, sino que se siente rechazado, causa un golpe en la autoestima.

Las personas que no logran perdonar son personas que se enferman con más frecuencia y facilidad, puesto que su sistema inmunológico sufre un déficit y son más vulnerables a enfermedades.

Recordemos  que  lo que la boca calla, el cuerpo lo grita. Pensemos que no le hace daño el que quiere, sino el que puede. Y puede solamente el que usted le permita que lo lastime.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: