Prevención de cáncer de mama

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en las hijas de mujeres que han tenido cáncer de seno su riesgo de padecerlo se incrementa dos o tres veces más que en mujeres que no tienen antecedentes familiares de este tipo de cáncer.

Hipercolesterolemia

Martha Justina González, máster en nutrición.

Para prevenir el cáncer de mamas se recomiendan distintas acciones.  El autoexamen de los senos y la visita al médico son indiscutiblemente medidas efectivas para la detección oportuna de esta enfermedad, que tiene alta incidencia en el país y diversos factores de riesgo tales como antecedentes familiares de cáncer de mamas, estilo de vida y las funciones reproductivas de la mujer.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en las hijas de mujeres que han tenido cáncer de seno su riesgo de padecerlo se incrementa dos o tres veces más que en mujeres que no tienen antecedentes familiares de este tipo de cáncer.

Los factores de riesgo que se relacionan con el estilo de vida, como incremento de peso corporal, ingesta de alcohol, hábito de fumar, sedentarismo, alto consumo de alimentos que no son saludables; cobran mucha importancia en la prevención del cáncer puesto que son factores modificables.

Es recomendable evitar licor, cigarrillo, incluyendo no permitir que alguna persona fume a su alrededor. Practicar actividad física suave a moderada regularmente, caminar, nadar, bailar, 3 a 4 veces por semana, esto ayuda también al control de peso. Comer balanceado, incluir alimentos de todos los grupos como lácteos, cárnicos, granos, cereales integrales, frutas y verduras, controlar las grasas, evitar embutidos y otros alimentos procesados.

columna2

Los alimentos de origen vegetal contienen sustancias que protegen las células de cambios malignos que pueden dar origen al cáncer. Son los fitoquímicos, componentes naturales responsables del color, olor y sabor que caracteriza a vegetales, frutas, granos enteros, nueces, semillas, hongos, hierbas y especias. Fortalecen el sistema inmune, desintoxican al cuerpo de los agentes de la contaminación ambiental, protegen contra los radicales libres y diversas enfermedades crónicas degenerativas.

Hay miles de fitoquímicos, son conocidos comúnmente como antioxidantes, con frecuencia se les nombra por el grupo al que pertenecen como fenoles, flavonoides, tioles, licopénicos, terpenos o lignanos. La mejor forma de obtenerlos es comer de varios colores, combinar los distintos alimentos y condimentos procurando incluir distintos tonos de verde, amarillo, anaranjado, rojo, morado, blanco, café. Es una forma deliciosa y saludable de protegerse contra el cáncer de seno.

En cuanto a las funciones reproductivas de la mujer como protectores del cáncer de mamás, hay que mencionar que algunos estudios han mostrado que los embarazos y períodos de lactancia prolongados, 12 meses o más, pueden disminuir el riesgo de padecer cáncer de mamas. Se debe a una menor exposición a los estrógenos puesto que estos pueden ser metabolizados para formar un carcinógeno que origina la alteración a nivel de las células de los pechos.

Otro estudio revela una forma diferente de protección: “La lactancia materna puede aumentar la maduración de las células ductales en el pecho, que los hace menos susceptibles a los carcinógenos o facilitar la excreción de sustancias cancerígenas, y dar lugar a tumores de crecimiento más lento”.

Poniendo en práctica la lactancia materna, ejercitándose regularmente, comiendo saludable, evitando el sobrepeso, cigarrillo y licor, se puede disminuir el riesgo de cáncer de mamas.

Espero sus consultas al correo mjgonzalez@clinicavidasaludable.com

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: