Zona de Strikes: Cleveland y su nuevo estilo de ganar

Diecinueve años después la tribu está en la Serie Mundial con un equipo sin nombres llamativos, pero ha probado que sabe jugar al beisbol. La defensa es cerrada, el picheo sólido y batea lo necesario.

edgard-colEn abril de 1995, Cleveland situó en el terreno de juego un equipo fantástico que parecía ir directo a la Serie Mundial. Y lo hizo. El problema fue que se topó con los Bravos de Greg Maddux, Tom Glavine y John Smoltz y fue derrotado.

Fue quizá el mejor club de la ciudad en décadas. Se reunió a Kenny Lofton, Omar Vizquel, Albert Belle, Manny Ramírez, Jim Thome, Carlos Baerga, Paul Sorrento, Eddie Murray y Tony Peña.

A los lanzadores los jefeaba Denis Martínez, junto con Orel Hershiser, Charles Nagy y Mark Clark, con José Mesa como líder del bullpen. Estrenaron estadio (Jacob Fields) y la fiebre volvió a la ciudad.

Pero no pudieron con los Bravos. Dos años después, con una tropa con ligeros matices pero igual en su esencia,  volvieron al Clásico de otoño, sin embargo los Marlins se le cruzaron en el camino.

Diecinueve años después la tribu está en la Serie Mundial con un equipo sin nombres llamativos, pero ha probado que sabe jugar al beisbol. La defensa es cerrada, el picheo sólido y batea lo necesario.

La cara del conjunto es el shortstop Francisco Lindor. Su guante atrapa lo que se mueve, bateó .301, 15 jonrones y 78 remolques, mientras anotaba 99 veces. Pero su fundamento es el bullpen.

Andrew Miller, el MVP de la Serie de Campeonato, subió las acciones, pero ahí hay mucho más. Bryan Show y Cody Allen también brillaron y ante Toronto lanzaron para 1.67 en 32.1 innings de forma colectiva.

Lo de Cleveland es admirable porque perdió dos abridores (Carlos Carrasco y Danny Salazar) y un tercero (Trevor Bauer), se le lastimó en días recientes, pero casi nadie notó sus ausencias.

Carlos Santana (34HR) y Mike Napoli (34HR) aportan poder, pero es claro que el equipo siempre encuentra formas creativas para anotar carreras. Eso, más picheo duro y defensa cerrada, los tiene en la Serie Mundial.

Este equipo de ahora, no tiene cañoneros como Belle, Ramírez o Thome, pero dominan los fundamentos y hacen las cosas pequeñas para producir. Y sobre todo, tienen hambre de alcanzar la gloria.

Cleveland no iba a la Serie Mundial desde 1997 y no la gana desde 1948. A lo mejor ahora es el momento.

 

Twitter: @EdRod16

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: