Más embarazos en adolescentes

A pesar de una fuerte reducción en la fecundidad en general de mujeres nicaragüenses durante las últimas décadas, aún persisten altas tasas de fecundidad en adolescentes.

LA PRENSA/Archivo

A pesar de una fuerte reducción en la fecundidad en general de mujeres nicaragüenses durante las últimas décadas, aún persisten altas tasas de fecundidad en adolescentes y entre estas destacan las de la zona rural, revela un estudio de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

El estudio Causas y Consecuencias Económicas y Sociales del Embarazo Adolescente, resalta el impacto que esto tiene en el gasto público y en la economía nacional.

Lea:Faltan políticas para reducir embarazos en adolescentes

Nicaragua cuenta con una tasa de 109 nacimientos por cada 1,000 mujeres en edades de entre 15 y 19 años, la más alta de la región. Y en las áreas rurales, tres de cada diez jóvenes de entre 15 y 19 años están embarazadas, y en el área urbana son dos de cada diez, de acuerdo con los datos de la organización Mujeres de Liderazgo.

Y se observa una mayor concentración de embarazos adolescentes en los departamentos de Nueva Segovia y Jinotega, también en la Costa Caribe Norte y Sur, con niveles de fecundidad equivalentes a un tercio o más de la población de mujeres adolescentes en dichos territorios.

Marina Stadthagen, directora ejecutiva de la Red de Empresarias de Nicaragua (REN), recordó que “Nicaragua es el primer país en América Latina y el segundo en el mundo en (cuanto a) embarazos en adolescentes”, lo cual dijo “es un problema serio que hay que enfrentarlo”, y que requiere un debate en el país.
Según Camilo Pacheco, economista de Funides, los embarazos en adolescentes le cuestan en subsidios al Estado alrededor de 3.3 millones de dólares al año, 2.9 millones de dólares de ese total corresponden al sistema de salud y el resto al Seguro Social.

Pero el gasto total por embarazos en mujeres adolescentes en Nicaragua se aproxima a 5.1 millones de dólares por año, tomando en cuenta que los nacimientos en mujeres adolescentes corresponden alrededor de 25 por ciento de los nacimientos anuales en general, dice Pacheco.

“Este grupo va a dejar de percibir en términos de ingreso alrededor del equivalente al 5 por ciento del PIB (Producto Interno Bruto) anual durante toda su vida laboral que la estimamos en 45 años”, señaló Pacheco.

Por su parte, Stadthagen señaló que esta situación tiene otras implicaciones como el hecho de que las mujeres adolescentes que quedan embarazadas se introducen al mercado laboral menos calificadas, “esto tiene obviamente un impacto económico”.

Lea además: Embarazos en adolescentes son cada vez más comunes

Además Stadthagen recordó que cuando estas resultan embarazadas, el Estado de alguna manera ya ha realizado alguna inversión en su educación, aunque esa educación queda suspensa, por lo que ella estima que en realidad esta situación representa un gasto de unos 12 millones de dólares para el Estado de Nicaragua.

Stadthagen indicó que muchas veces las adolescentes luego de dar a luz no continúan con sus estudios, y al no tener acceso a mejor educación y no alcanzar empleos mejor calificados, la madre adolescente se ve obligada a emplearse en trabajos poco calificados y menor remunerados, lo que lleva a un círculo de pobreza.

Baja escolaridad, baja ocupación

En Nicaragua, 63 por ciento de las mujeres jóvenes tienen su primera relación sexual antes de cumplir 18 años, y 46 por ciento quedan embarazadas antes de cumplir esa mayoría de edad, señala el estudio.

Debido a la baja reinserción escolar, las mujeres que quedan embarazadas en el rango de edad estudiado, permanecen con bajos niveles de escolaridad durante el resto de sus vidas, pues existe una brecha de tres años de escolaridad a favor de las mujeres que fueron madres después de los 20 años.

34,647 nacimientos en torno a madres adolescentes es el estimado al año. Entre 2007 y 2013, los nacimientos en madres adolescentes aumentaron en 6.3 por ciento.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: