Juzgados llenos de “coyotes”

Al momento de la detención, los 178 africanos, entre los que hay 18 menores de edad, “comenzaron a gritar pidiendo auxilio porque se iban asfixiando”, refiere el escrito de la Fiscalía.

hdr

Roberto Carlos Ruiz y los hermanos David Antonio y Yáder Rafael Sánchez Méndez, acusados de traficar con africanos ilegales, son parte de los 120 casos que hasta la fecha ha judicializado el Ministerio Público en todo el país, según una fuente de esta institución.

El repunte de estos casos es evidente, pues en el 2015 esta institución cerró con 88 causas. Los juzgados donde se presentan la mayoría de causas son Rivas y Managua.

Este caso, es uno de los más relevantes, por el número de migrantes ilegales que trasladaban, pues eran 178 africanos, entre ellos 18 niños, en un rastra herméticamente cerrada y los inmigrantes ilegales iban en estado de deshidratación según acusación del Ministerio Público.

Ayer se realizaría la audiencia inicial para los tres acusados, pero su defensa Laureano Torres pidió reprogramación por razones de salud, en el Juzgado Décimo Distrito Penal de Audiencia de Managua.

Este caso también es el primero en el que los traficantes utilizaron la vía marítima para ingresar al territorio nacional, ya que de acuerdo con la acusación, los 178 africanos -que habían pagado unos U$ 1,000 para llegar a Honduras- entraron al país en lanchas desde Costa Rica la madrugada del pasado 23 de septiembre.

Caminatas nocturnas

Luego desembarcaron en la zona costera de Montegrande, Carazo, de acuerdo con la Fiscalía. Desde allí caminaron unos 500 metros entre veredas, acampando durante el día para reanudar la travesía por la noche.

En un lugar no precisado, los extranjeros abordaron la rastra color blanco, placa M 243213, halada por el cabezal matrícula M 069261, propiedad de Juan Ramón Loásiaga, quien tiene orden de captura.

Ese mismo día 23 de septiembre, a eso de las 10:30 PM, la rastra fue interceptada por agentes de la Dirección de Inteligencia de la Policía Nacional a la altura del kilómetro 28 de la Carretera Panamericana Sur.

Al momento de la detención, los 178 africanos, entre los que hay 18 menores de edad, “comenzaron a gritar pidiendo auxilio porque se iban asfixiando”, refiere el escrito de la Fiscalía.

Cuando los sacaron empezaron a echarse agua en el cuerpo. Supuestamente apenas llevaban 40 minutos dentro de la rastra hermética, y de no haberlos detenido la policía hubieran muerto asfixiados, dice la Fiscalía.

El juez Carlos Solís reprogramó la audiencia inicial para el 26 de octubre en horas de la tarde.

Migrantes varados en Rivas

Desde inicios de este año el tráfico de migrantes ilegales, especialmente de África ha incrementado, pero el Gobierno de Daniel Ortega ha implementado una política de no paso al inmigrantes, por lo que se han quedado varados en la zona fronteriza sur entre Nicaragua y Costa Rica.

Esta negativa, ha llevado a que los migrantes ilegales busquen opciones más peligrosas como avanzar por la noche y buscar rutas acuáticas, por eso muchos han perecido ahogados en el lago de Nicaragua.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: