Socialistas dejarán que Mariano Rajoy gobierne España

El Partido Socialista español votó a favor de abstenerse en el Parlamento para permitir que el líder conservador Mariano Rajoy forme gobierno, después de diez meses de parálisis política

España

El comité del PSOE, respaldó con 139 votos, la opción de abstenerse en la próxima votación de investidura, para echar a andar la legislatura. LAPRENSA/ARCHIVO

El Partido Socialista español votó este domingo 23 de octubre en un cónclave a favor de abstenerse en el Parlamento para permitir que el líder conservador Mariano Rajoy forme gobierno, después de diez meses de parálisis política, anunció la formación.

El comité federal del PSOE, una especie de parlamento interno del partido, respaldó con 139 síes y 96 noes la opción de abstenerse en la próxima votación de investidura, para echar a andar la legislatura. De esta forma, Rajoy, en el poder desde finales de 2011, podría ser investido al final de la semana entrante.

En los últimos días, la gestora ha preparado el terreno para una abstención, argumentando que en caso de haber unas terceras elecciones a fin de año, el PSOE cosecharía un resultado aún peor del que ya tuvo los pasados diciembre y junio, que de por sí fueron los peores de su historia.

 Lea también:  ¿Qué hay en juego en las elecciones generales en España?

Igualmente habrá debate sobre si deben abstenerse en bloque los 85 diputados del PSOE, para mantener la disciplina de partido, o si deben hacerlo sólo 11, el número indispensable para que salga adelante la investidura de Rajoy.

Sin Pedro Sánchez

El cónclave de este domingo tiene lugar sin el capitán de la oposición frontal al Rajoy, Pedro Sánchez, quien hace tres semanas se vio forzado a dimitir como secretario general del PSOE en un caótico comité federal, en el que se quedó en minoría.

Sánchez insistió en todo momento en que no se podía facilitar el gobierno al PP, tras los numerosos escándalos de corrupción en que aparecen citados los conservadores y los recortes acometidos desde la llegada al poder de Rajoy a finales de 2011. Al mismo tiempo, Sánchez fue incapaz de articular un gobierno alternativo con Podemos, el gran rival del PSOE en la izquierda, y en el último año no dejó de sumar derrotas en las urnas, a nivel nacional y en regiones clave (País Vasco, Galicia y Cataluña).

Con el argumento de que «abstenerse no es apoyar», como dijo el presidente de la gestora Javier Fernández esta semana, los partidarios de esta estrategia argumentan que es mejor permitir gobernar a la derecha para que, desde la oposición, pueda reconstruirse el PSOE.

Pocas horas después del comité federal de este domingo, España entrará en la recta final para la formación de gobierno, con la ronda de contactos que el rey Felipe mantendrá, lunes y martes, con los líderes de los partidos representados en la cámara.

Si Mariano Rajoy le informa el martes de que tiene suficientes apoyos, podría ir al Congreso a partir del jueves, para ser investido el fin de semana, horas antes de que expire el plazo legal.

La legislatura será no obstante complicada. En el Congreso de los Diputados, el PP tiene sólo 137 escaños de un total de 350, y necesitará para sobrevivir «mucho consenso y negociación», en palabras del diputado socialista Ignacio Urquizu.

«Lo más probable es que sea una legislatura corta», de menos de cuatro años, vaticinó en declaraciones a la AFP el politólogo Pablo Simón.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: