“Catástrofe” en finanzas del INSS

El Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) se encamina a cerrar este año con uno de los peores déficits de las últimas décadas, cuyo hueco financiero superará los 1,100 millones de córdobas

INSS

LAPRENSA/ARCHIVO

El Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) se encamina a cerrar este año con uno de los peores déficits de las últimas décadas, cuyo hueco financiero superará los 1,100 millones de córdobas, contrario a las expectativas que tenía el Gobierno a inicios de 2016 de terminar con un superávit por 1,104.23 millones de córdobas.

Para el analista en temas de Seguridad Social, José Dolores Gómez, las proyecciones de déficit en el INSS, superior a los mil millones de córdobas, confirman que hay una “catástrofe administrativa y financiera” en el manejo financiero de esta institución, “que (lo) tiene al borde del colapso”.

El especialista recuerda que entre 2009 y 2011 las reservas de la institución crecieron a un ritmo de 91 millones de dólares en promedio anual, remanente que estaría mermándose aceleradamente ante la imposibilidad del INSS de estabilizar sus operaciones financieras.

Déficit acelerado

En el Presupuesto General de la República del próximo año el Gobierno admite que este año el déficit global de la Seguridad Social se incrementará en más del 25 por ciento con respecto al acumulado el año pasado. Este aumento en el déficit es muy superior al incremento de 3.8 por ciento que registró en 2015 en relación con el 2014.

En términos absolutos, mientras en 2015 el INSS concluyó con un aumento de 34.1 millones de córdobas en déficit global, es decir, después de donaciones, este año ese deterioro se elevará a 234.2 millones de córdobas.

Además Gómez teme que los números del INSS que el Gobierno envía a la Asamblea Nacional y el Banco Central de Nicaragua no reflejen la verdadera crisis de la Seguridad Social. “Es solamente una información parcial”, afirma.

Finanzas del INSS tocan fondo, según experto

“El estado de ingresos y egresos que presentan, tal como lo hacen los ministerios estatales, no corresponden a un ente de la envergadura del INSS. Ellos debieran de presentar sus estados financieros completos y auditados. Efectivamente las finanzas del INSS llegaron a tocar fondo, precisamente porque ya no cubren sus egresos. La sobrevivencia se encuentra en sus Reservas

Técnicas que disminuyeron el año pasado y continuarán disminuyendo con tales déficits. En otras palabras los aportes de los más de 800 mil asegurados se los están gastando y por tanto ya no existen acumulaciones de ahorro”, advierte.

El mismo Fondo Monetario Internacional (FMI) en su revisión del Artículo IV a la economía de Nicaragua advirtió que el INSS caería en insolvencia en el 2024 en caso de que no se haga una reforma que encamine a esta entidad a generar mayores ingresos y reducir gastos excesivos.

PortActivos17oct

Ingresos menores a lo esperado

¿Por qué se le disparará al Gobierno el déficit financiero del INSS este año? De entrada los ingresos totales proyectados a inicios de este año no se lograrán. Se esperaban 23,747 millones de córdobas, pero el Ejecutivo lo ajustó a la baja y ahora lo sitúa en 22,255 millones, lo que implicó un recorte en la meta inicial por 1,492 millones.

Además de reducirse las expectativas en los ingresos por cotizaciones, el Gobierno recortó fuertemente los fondos provenientes de las inversiones.

En Rentas de Propiedad se esperaban captar 1,035 millones de córdobas, pero ahora son 862.91 millones de córdobas y en el reglón de Otros Ingresos este pasó de 234.17 millones de córdobas a 43.27 millones de córdobas.

La caída en las expectativas de rendimientos de las inversiones se dan pese a que el INSS en los últimos años se ha involucrado en el financiamiento en el mercado hipotecario, según ha revelado LA PRENSA en investigaciones recientes.

Gómez ha advertido de manera discrecional cómo se manejan las inversiones. “El INSS no informa sobre estas adquisiciones en su Anuario Estadístico y no se precisan en detalle los términos de participación”, afirma.

Pese a los ajustes a la baja que hizo el Gobierno en las metas de ingresos del INSS de 2016, el nuevo saldo estimado será mayor en 3,108 millones de córdobas respecto a lo captado el año pasado.

Entonces, si habrá un crecimiento del 16.23 por ciento en los ingresos totales, ¿por qué el déficit del INSS batirá récord?

Aumento de gastos totales

La raíz de los males de esta institución está en el aumento acelerado de los gastos totales, que incluyen prestaciones sociales, remuneraciones a los trabajadores, adquisición de activos no financieros, prestaciones médicas, entre otros. El Gobierno le aumentó al INSS su meta inicial de gastos totales.

En el Presupuesto General de la República 2017, donde se recogen actualizadas las metas en Seguridad Social de 2016 y el próximo año, se refleja que al término de este año el INSS habrá gastado 23,410 millones de córdobas, principalmente en gastos corrientes, es decir, de operativos. Este saldo actualizado es mayor a los 22,642 millones de córdobas que se habían proyectado inicialmente en gastos.

Pero además el nuevo monto estimado en gastos totales será mayor en 16.65 por ciento respecto al año pasado, equivalente a unos 3,342 millones de córdobas adicionales. En 2015 los gastos totales sumaron 20,068 millones de córdobas.

Burocracia se come crecimiento

De entrada, el gasto en planilla el Gobierno lo actualizó al alza. Inicialmente y bajo la promesa de que mantendría casi congelada la planilla y que además solo se pagaría un solo aguinaldo en lugar de dos a los trabajadores de esta institución, se estimaba un gasto por esta razón de 1,291 millones de córdobas, pero ahora lo elevó a 1,486 millones de córdobas.

En este sentido, Gómez advirtió del “incremento desmedido del personal” del INSS, el que ha pasado de 1,200 en 2006 a más de 3,600 en los últimos años. “Lo insólito es que pagan un aguinaldo duplicado, violentando la práctica común, usurpando fondos escasos. De esta masa de empleados, 2,290 devengan salarios superiores a los veinte mil córdobas, indicativo del despilfarro evidente. La incorporación de un solo empleado le provoca a la institución gastos adicionales al salario”, afirmó en un análisis que había enviado en semanas pasadas.

De finalizar el año con 1,486 millones de córdobas en gastos de planilla, este será superior a los 1,244 millones de córdobas del año pasado.

El avance sobre la evolución de las finanzas del sector público no financiero que difundió ayer el Banco Central de Nicaragua confirmó que hasta agosto el INSS acumulaba un déficit global por 478.4 millones de córdobas, situación que se empeorará en noviembre, cuando dicha institución comience a desembolsar el aguinaldo tanto para los pensionados como para los trabajadores de esta institución. Estos últimos reciben luego en diciembre otro aguinaldo.

Urge intervenir el INSS

“La Asamblea Nacional y el Cosep (Consejo Superior de la Empresa Privada) deben exigir una intervención profesional de alto nivel, que presente un exhaustivo diagnóstico y hacer las reformas necesarias, antes que sea demasiado tarde. Las decisiones políticas que se han tomado referentes al INSS han agravado su situación de estabilidad”, expresó el especialista en temas de Seguridad Social, José Dolores Gómez, ante el creciente deterioro de las finanzas del Instituto Nicaragüense de la Seguridad Social.

Financia condominios privados

Las investigaciones de LA PRENSA, desde enero pasado, han revelado un mecanismo irregular de financiamiento del Seguro Social a empresarios privados, que hasta ahora no ha sido explicado por las autoridades.

El Seguro financió la construcción de los condominios de lujo Edificio del Norte, Pinares de Santo Domingo, San Sebastián y Planes de Altamira.

En el caso de Edificio del Norte, ubicado en el centro de Managua, el INSS prestó 12.6 millones de dólares a la empresa Desarrollos del Norte, SA, que tenía tres meses desde su fundación al momento de la aprobación del empréstito.

Planes de Altamira fue el caso más escandaloso. Fue financiado con 1.2 millones de dólares a otra empresa desconocida, Teleconstrucciones Guillén, SA, cuyo socio mayoritario y presidente, Santos Guillén, denunció que nunca había constituido la empresa.

La construcción de Planes de Altamira fue realizada por Desarrollos Inmobiliarios (Dinsa), de Alfonso Silva, entonces directivo del INSS, quien aseguró que fue subcontratado por Teleconstrucciones Guillén.

Meses después de las revelaciones, Silva renunció ante el Consejo Superior de la Empresa Privada a su cargo en el Seguro. En el caso del terreno donde se erigió condominio San Sebastián, la propiedad tenía un costo de 3.85 millones de dólares, de acuerdo con los datos del Registro de la Propiedad.

Octavio Enríquez

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: