Testigos escucharon llorar a mujer en cuarto de su agresor

“El acusado se molestó ... y mediante el uso de la fuerza procedió a despojarla de la ropa para someterla sexualmente y para neutralizarla le dio con un objeto de concreto, varias veces en la cabeza", relata la fiscalía.

ASESINO

Jacinto Miranda, defensa de Silvio Mayorga, dice que 49 testigos ofrecidos por Fiscalía no es suficiente. LA PRENSA/ M. VÁSQUEZ

Casi 50 testigos ofrecidos por la Fiscalía, entre estos inquilinos de la cuartería donde alquilaba el procesado Silvio Mayorga González, acusado de asesinar a Ángela Crespo, fueron ofrecidos ayer como elementos de prueba en su contra por el Ministerio Publico.

Los vecinos del acusado afirman que lo vieron entrar a su cuarto con la ahora occisa, que luego escucharon una discusión, golpes y un llanto de mujer y luego hubo un silencio sepulcral.

“Escucharon al acusado decir -no te vas a ir- y escucharon golpes, llanto de mujer y luego un silencio que pensaron que se habían quedado dormidos”, dijo la fiscal Eilyn Cruz, durante la audiencia inicial.

Otros testigos ofrecidos son los meseros del Tiky Bar, quienes reconocieron al acusado de ser la persona que estaba tomando cerveza con la víctima y luego se fueron juntos.

jacinto2

 

Los hechos

Según el Ministerio Público, los hechos se dieron el pasado 9 de octubre, después que la víctima saliera de su casa ubicada en el barrio Los Martínez en compañía de Marcos Robleto Martínez al bar Perla, donde consumió dos litros de cerveza con su acompañante. A las 6:30 p.m. la joven se trasladó sola al Reparto Miraflores donde queda Tiky Bar y se encontró con el acusado y tomaron cerveza.

A eso de las 8:00 p.m., ambos se trasladaron al barrio San Judas, al cuarto que alquila el acusado. Cerca de las 9:00 p.m., una vez que están en la cama de la habitación, la joven víctima recibió una llamada telefónica de su mamá Carmen Crespo, quien le dijo que se fuera a cuidar a sus hijos, por lo que esta decidió marcharse, pero Mayorga no la dejó, dice la acusación.

“El acusado se molestó y en una manifestación de poder empezó a discutir con la víctima porque no quería que se fuera y mediante el uso de la fuerza procedió a despojarla de la ropa para someterla sexualmente y para neutralizarla le dio con un objeto de concreto, varias veces en la cabeza y le causó seis heridas que le causaron un trauma craneoencefálico que le causó la muerte”, dijo la fiscal Eilyn Cruz.

Durmió con el cadáver

El acusado durmió con el cadáver de la víctima esa noche y luego lo mantuvo oculto en la habitación por más de 20 horas hasta que consiguió una carretilla y bolsas plásticas negras donde metió el cuerpo de la mujer amarrado con tiras blancas y moradas y lo metió en las bolsas, esperó hasta la madrugada para deshacerse del cuerpo tirándolo en el cauce que pasa por el barrio San Judas, refirió la fiscal. Según Medicina Legal, la víctima tenía entre 28 y 52 horas de muerta.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: