Incumplimiento de medidas cautelares a miskitos preocupa a la CIDH

El secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrão , se reunió con las organizaciones de derechos humanos ANPDH y CPDH.

CIDH

Álvaro Leiva Sánchez, secretario ejecutivo de ANPDH. LA PRENSA/E. ROMERO

La falta de voluntad de parte del Gobierno en representación del Estado de Nicaragua en cumplir con las medidas cautelares otorgadas a las comunidades indígenas miskitas y su ausencia en la audiencia correspondiente al 157 período de sesiones, destacan entre las preocupaciones planteadas por el secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrão , durante una reunión con  los secretarios de la organizaciones de derechos humanos ANPDH y CPDH, Álvaro Leiva Sánchez y Marcos Carmona, respectivamente.

Para Leiva, las preocupaciones transmitidas por Abrão  están fundamentadas, pues en la pasada sesión de la CIDH,  el Estado de Nicaragua «no compareció demostrando una actitud negativa, falta de voluntad política de escuchar y responder a señalamientos de organismos de derechos humanos». Igual ha pasado con las medidas que han beneficiado a las comunidades miskitas que llevó a la CIDH a remitir el caso a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH).

LEA: Cenidh: abandono y violencia en comunidades indígenas miskitas

Leiva y Carmona expresaron que en una reciente visita a Washington,  sostuvieron una sesión de trabajo con Abrão  durante una hora,  como parte de una serie de encuentros que efectuaron con otras organizaciones, como la oficina de derechos humanos del Departamento de Estado y una comisión de congresistas y senadores de Estados Unidos, donde también expusieron el deterioro de los derechos humanos en Nicaragua, al registrarse una serie de violaciones tanto  a derechos políticos, libertad  individual , a la salud, seguridad ciudadana y a protestar libremente.

Represión y proceso electoral

Carmona por su parte expuso más concretamente la falta de movilización, lo que calificó de represión por parte de la Policía Nacional y la falta de condiciones y garantías del proceso electoral.

También abordaron el impacto que tendrá en los nicaragüenses la aplicación de la Ley de Seguridad Soberana (Ley SS) y sobre la llamada iniciativa Nica Act. Sobre la Ley SS . Leiva es de la opinión de que el Estado debe revisar a fin de no trastocar derechos fundamentales y que considera son temas del conocimiento amplio de la CIDH por la » fluidez y dominio», expresado por Abrão .

Leiva refirió que durante  la reunión con Abrão  y otras organizaciones también denunciaron lo que califica de «campaña de odio» efectuada en las redes sociales contra promotores de derechos humanos y representantes de organizaciones, entre ellos él y Carmona y que los expone a riesgos.

A su vez,  expusieron temas que Leiva considera de suma preocupación como es el tratamiento que el Gobierno de Daniel Ortega le ha dado a los migrantes irregulares  a quienes les ha cerrado la frontera para que puedan utilizar el territorio nacional como tránsito hacia el norte, caso concreto la violencia contra los ciudadanos cubanos el año pasado y actualmente a los africanos y haitianos.

Igualmente han expuesto temas como el del trabajo infantil y falta de libertad sindical para lo cual han solicitado su participación como peticionarios en la sesión de la CIDH a celebrarse a fines de noviembre, en Panamá.

Leiva manifestó que plantearon en la reunión con Abrão  que es necesario abordar el tema de los migrantes pues el Estado no tiene una política pública para dar una respuesta en derechos humanos a los migrantes.