Economía de Estados Unidos repunta con fuerza

La economía de EE.UU. ganó impulso en el pasado trimestre y tuvo su mayor crecimiento en dos años durante la campaña para las presidenciales del 8 de noviembre

La economía de Estados Unidos ganó impulso en el pasado trimestre y tuvo su mayor crecimiento en dos años durante la campaña para las presidenciales del 8 de noviembre.

A solo diez días de una elección en la que la economía es el gran tema, el departamento de Comercio informó elviernes que entre julio y septiembre el PIB creció 2.9 por ciento gracias a las exportaciones y el consumo. El crecimiento fue mayor al 2.5 por ciento que esperaban los analistas.

Inmediatamente responsables de la campaña de la candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, dijeron que este resultado muestra que Estados Unidos se está recuperando de la crisis financiera de 2008-2009.

Añadieron que Clinton planea crear más empleos mediante el fomento de obras de infraestructura. “Con más de 15 millones de empleados creados desde comienzos de 2010 y con el ingreso real medio creciendo a más de cinco por ciento el año pasado, es notorio que hemos hecho progresos reales desde la crisis”, dijo Jacob Leibenluft, asesor económico de la candidata.

Por el momento no hubo comentarios del equipo del candidato republicano, Donald Trump, quien ha recorrido Estados Unidos diciendo que la economía está “quebrada” y promete medidas para acelerar el crecimiento.

El informe puede aumentar la presión para que la Reserva Federal (Fed) eleve este año las tasas de interés; decisión que viene postergando desde diciembre de 2015. La mayoría de los analistas cree que la Fed no las subirá en su reunión de la semana que viene, sino en diciembre.

Lawrence Yun, economista jefe de la asociación de agentes inmobiliarios de Estados Unidos, pidió cautela por cuanto el crecimiento económico desde la crisis financiera ha sido promedialmente de dos por ciento anual.

“La Reserva Federal podría caer en la tentación de apurarse a subir las tasas debido a los buenos datos del PIB”, dijo, pero debería tener presente el “desempeño por debajo de lo normal” de la economía en los últimos seis años.

En su estimación inicial del PIB, el departamento de Comercio dijo que las exportaciones subieron diez por ciento en el trimestre julio-septiembre. Ese aumento es el mayor en tres años y lideró el crecimiento general de la primera economía mundial.

El consumo personal también ayudó. El gasto aumentó 2.1 por ciento en el trimestre a pesar de que ese porcentaje fue la mitad que el del trimestre pasado.

La soja y los resultados

Algunos economistas consideran exagerados los resultados y creen que podrían ser revisados a la baja en los próximos dos meses.

“Probablemente estos datos sobrestiman significativamente el crecimiento”, dijo Ian Shepherdson, economista jefe de la firma Pantheon Macroeconomics.

La principal cifra del PIB parece buena, pero el auge de las exportaciones de soja puede revertirse en el cuarto trimestre y eso sería un significativo viento en contra”.
Ian Shepherdson, economista jefe de la firma Pantheon Macroeconomics.

Jim O’Sullivan, economista de High Frequency Economics, coincidió.

“El auge de las exportaciones agrícolas parece extremo. Aún así, los datos solo refuerzan la impresión de que la tendencia de crecimiento sigue siendo suficientemente fuerte como para seguir mejorando el mercado laboral; una condición clave para que la Fed endurezca” su política monetaria, dijo.

El economista jefe de la Casa Blanca, Jason Furman, apuntó que la recuperación de los precios del crudo en los últimos meses alivió en algo el lastre que significaban las menores inversiones del sector energético.

También observó que las inversiones de las empresas influyeron mucho, “pese a seguir siendo modestas debido al menor crecimiento de la economía mundial”.

La inversión del sector privado tuvo un alza de 3.1 por ciento en el tercer trimestre y fue la primera luego de tres trimestres de caída.

El indicador de inflación clave del informe, el índice de precios de consumos personales, aumentó a una tasa anual de 1.4 por ciento y si se excluyen alimentos y precios de la energía, el crecimiento fue de 1.7 por ciento. Ambos resultados fueron menores a los del trimestre anterior.

Consumo baja
El gasto de los consumidores —verdadero motor de la economía de EE. UU.—, se incrementó entre julio y septiembre a un ritmo anual del 2.1 por ciento, bastante inferior al 4.3 por ciento del segundo trimestre. Aún así, los analistas prevén que el crecimiento robusto registrado de julio a septiembre se mantenga durante el último trimestre del año. Buena parte del repunte del PIB en el tercer trimestre se debió a un aumento del diez por ciento en las exportaciones, motivado por un auge temporal en los envíos de soja estadounidense asociado a una mala cosecha en Suramérica. En cuanto a la acumulación de inventarios por parte de las empresas, generó entre julio y septiembre una adición de 0.6 puntos porcentuales al PIB tras cinco meses consecutivos en los que había sido un lastre para el crecimiento, de acuerdo con el informe. (EFE)

 

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: