Pesca de pepino de mar provoca otras dos muertes

Dos buzos más murieron esta semana en el Caribe Norte como consecuencia del síndrome de descompresión por pescar pepino de mar.

Quienes se dedican a la pesca de langosta y pepino de mar en el Caribe se exponen a la muerte o a quedar lisiados por las condiciones en que trabajan. LA PRENSA/G. MIRANDA

Quienes se dedican a la pesca de langosta y pepino de mar en el Caribe se exponen a la muerte o a quedar lisiados por las condiciones en que trabajan. LA PRENSA/G. MIRANDA

Dos buzos más murieron esta semana en el Caribe Norte como consecuencia del síndrome de descompresión que afecta a los buzos del Caribe que se dedican, principalmente, a la pesca de pepino de mar de forma artesanal.

Wesley Franklin es el último buzo que falleció en los Cayos Miskitos y fue llevado directamente a su comunidad en Sandy Bay, al norte de Bilwi, en la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte, confirmó Luis Martínez, líder de los pescadores en Bilwi.

Lea también: El pepino de mar, manjar de la muerte

Con Wesley Franklin ya son 14 los buzos muertos en los últimos dos meses.

Los pescadores han criticado la pesca de pepino de forma artesanal, pues es la que está matando a los buzos por el uso del compresor con mangueras, al que le llaman el “Sistema Host”, ya que la pesca industrial tiene mejores equipos y condiciones, aunque no deja por ello de ser una actividad peligrosa.

Para el biólogo marino Jadder Mendoza Lewis, el problema radica en que la mayoría de los buzos son empíricos, no están respetando las normas de buceo y eso es lo que está acabando con los buzos.

“El problema está en que ellos bajan a una profundidad determinada y luego al subir deben esperar un tiempo prudencial para volver a sumergirse y ellos no respetan eso, pues están pescando a profundidades de 60 a 70 pies y hacen tres lances de más de una hora debajo del agua”, observó el experto.

Según Mendoza Lewis, el aire está compuesto principalmente de nitrógeno y oxígeno, puesto que el aire sometido a presión elevada se comprime, cada aspiración realizada en las profundidades contiene muchas más moléculas que una aspiración en la superficie.

El biólogo Mendoza Lewis aseguró que lo que ocurre es que las burbujas de nitrógeno intoxican el cuerpo y es la principal causa de muerte de los buzos.

El sector de los pescadores de langosta con “Sistema Nasa” en los Cayos Miskitos están en contra del “Sistema Host” de pesca, pues consideran que es el que está provocando daños irreversibles a los buzos, pero además está afectando al sector de los naseros (pesca con trampa), porque han sido víctimas de robo de mecates y productos, según confirmaron en un comunicado hecho público en Bilwi.

El uso de un sistema artesanal o industrial está determinado por sus costos: un compresor con sus mangueras cuesta unos 25 mil córdobas (860 dólares) y el compresor para tanques de buceo cuesta 30 mil dólares. Este último es más seguro, aunque no deja de representar un peligro.

El pepino de mar es codiciado en la gastronomía asiática y hasta el 28 de julio de 2016 Nicaragua había exportado 8.30 millones de dólares en pepino de mar, un 207 por ciento más que en la misma temporada de 2015.