Acuicultura: una tarea pendiente en Nicaragua

La acuicultura es una alternativa para generar mayores ingresos y evitar la sobreexplotación de los recursos del mar, pero no se aprovecha.

La Prensa/Oscar Navarrete Aguilar.

La actividad pesquera del país puede aumentar con proyectos acuícolas que pretenden desarrollarse. Hasta el momento la Cámara de la Pesca de Nicaragua (Capenic) y el Gobierno discuten estrategias para impulsar la producción a través del cultivo.

Armando Segura, director ejecutivo de Capenic, explica que “el desarrollo de la acuicultura en el país es una tarea pendiente, nuestras ideas y estrategias de desarrollo están encaminadas al cultivo de tilapias en primer lugar, por las condiciones geográficas del país y porque ya hay experiencias exitosas en Honduras y Costa Rica”.

Mario González Recinos, director regional de la Organización del Sector Pesquero y Acuícola del Istmo Centroamericano (Ospesca), destaca que “Nicaragua tiene 8 mil hectáreas que es cultivo de camaronera de mar y va creciendo la tilapia”. La gran mayoría de ese camarón que se produce es para exportación.

Segura afirma que existen condiciones en el país para aumentar la producción. “Se han hecho varios estudios por expertos traídos por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) y expertos traídos a Nicaragua por diferentes instituciones, hay estudios que apuntan a sistemas favorables para las diferentes lagunas en el Caribe y el Pacífico”, añade.

“Tenemos que construir laboratorios, hacer algunas terminales, tenemos que desarrollar algunas capacidades desde el punto de vista institucional y privado, eso es parte de la discusión que debemos tener”, declaró por su parte Edward Jackson, vicepresidente ejecutivo del Instituto Nicaragüense de la Pesca (Inpesca), al oficialista 19 Digital.

La producción de peces por cultivo no se ha logrado, pero el total de las exportaciones por productos del mar y cultivo alcanzan los 270 millones de dólares anuales, añadió Segura.
Con la acuicultura se puede producir: peces (piscicultura), cultivo de camarones (camaronicultura), el cultivo de peces de colores, que son para áreas ornamentales, entre otros.

Acuicultura en crecimiento en la región

El presidente de Ospesca dice que “hoy en día a nivel regional ya hay bastantes proyectos en distintas áreas: en 1995 teníamos 28 mil hectáreas en toda Centroamérica, ahora ya tenemos 65 mil hectáreas en distintas formas de producción. Ahora hay países que le han apostado más y otros menos, pero esas son decisiones internas, uno de los países que le ha apostado más es Costa Rica (…), por ejemplo, en Honduras tenemos el área del Golfo, que produce alrededor de 14 mil hectáreas, solo de camarones”.

El Sistema Integrado del Registro Pesquero y Acuícola Centroamericano (Sirpac) destaca que la producción acuícola de la región se basa en: camarón de agua dulce, camarón marino, cobia (pez), conchas, peces ornamentales, tilapias y truchas.

De ellos el camarón marino se cultiva en 385 instalaciones acuícolas, la trucha en 353 y camarón de agua dulce en 133, refleja Sirpac.

En Nicaragua la producción de cultivo de camarón solo se hace impulsado por industrias, detalla el mismo informe.
Angélica Méndez, presidenta de la Red de Pescadores de Guatemala, afirma que en el caso de ellos, aunque viven rodeados por el mar, muchas veces no hay mucha producción pesquera, por lo que se han “dedicado a la crianza de tilapias, captación de agua de lluvia y hasta al turismo para sobrevivir”.

Múltiples cuidados

Segura refiere que para el cultivo de especies del agua se necesita una semilla sana, infraestructura, ya sean estanques o cuerpos de aguas naturales en tanques circulares, pues para este tipo de cultivos hay diferentes tipos de tecnologías y luego estar pendiente del desarrollo del cultivo, ver si va engordando, darle alimentación, entre otros cuidados.

“Este tipo de actividad es de muchos cuidados sencillos, pero genera muchos empleos, pues las familias que viven en las comunidades cercanas se emplean”, continuó Segura.

Esta alternativa ha sido considerada para evitar la sobreexplotación de los recursos naturales y permite el trabajo para la familia, apunta el presidente de Ospesca.

Caen las ventas

Las estadísticas del Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex) registran que desde el 1 de enero hasta el 26 de octubre de este año 8,930.95 toneladas de camarón de cultivo han sido enviadas al exterior, pero en el mismo período del 2015 salieron del país 10,426.50 toneladas, lo que representa una merma de 14.3 por ciento este año.

Esto provocó que Nicaragua dejará de percibir 5.27 millones de dólares, pues ha logrado obtener 52.02 millones de dólares por esas ventas, a diferencia del mismo período de 2015, cuando fueron 57.29 millones de dólares, esto a pesar de que el precio aumentó 0.3 dólares por kilo.

Los principales compradores de productos del mar son Estados Unidos y Taiwán, según Armando Segura, presidente de la Cámara de la Pesca de Nicaragua (Capenic).

Estrategia regional

Estos tipos de cultivos son afectados por virus, como cualquier otro cultivo, pero el manejo de las plagas es más complejo porque su hábitat es el agua. “Para evitar que haya ingreso del virus hemos elaborado una estrategia regional, que son las líneas en las cuales hoy en día está ejecutando la región la acuicultura de forma general, este tema lo hemos trabajado con Oirsa (Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria) para tener una barrera y asegurar que no haya ingreso de ese virus en los cultivos, también se procura estar organizados con los empresarios y productores”, manifestó Mario González Recinos, director regional de la Organización de Ospesca.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: