Capacitarán a pescadores de pepino de mar

Serán capacitados “desde el panguero, el buzo, hasta los mismos capitanes, que algunos han admitido que no saben leer el profundímetro, eso es grave porque no saben a qué profundidad está el pobre buzo”.

Los pescadores de langosta se quejan porque los buzos que buscan pepino de mar, supuestamente, les roban su producto. LA PRENSA/J. GARTH

Ibar Diessen, directivo del Sindicato de Buzos y Marinos (Sibumiraan), en Bilwi, Puerto Cabezas, afirma que “el Instituto Nicaragüense de la Pesca y Acuicultura (Inpesca) y nuestra asociación nos hemos reunido con los líderes comunitarios para plantear la problemática y llegamos a la conclusión de que vamos a capacitar a los que trabajan en la captura de pepino de mar”.

Lea: El pepino de mar: manjar de la muerte

A través del decreto presidencial 15-2016, la captura de pepino de mar fue destinada a la pesca artesanal. Desde entonces se ha reportado la muerte, por el síndrome de descompresión, de 14 buzos que se dedicaban a la explotación de ese recurso.
Capacitación obligatoria

Diessen apunta que profesionales del Instituto Nacional Tecnológico (Inatec) impartirán las charlas a todo el personal que trabaja con pepino de mar. En estas capacitaciones, que son de carácter obligatorio, van a abordar aspectos desde cómo dar primeros auxilios hasta normas básicas de buceo, entre otros.

“Del 8 al 20 de noviembre se van a impartir 60 horas de trabajo, queremos comenzar con 250 personas, porque estuvimos analizando con los líderes (comunitarios) las muertes de los buzos, casi todo fue por lo mismo, negligencia, y queremos evitar que eso se continúe dando”, reiteró Diessen.

Planteamientos de Capenic

Por su parte, el director ejecutivo de la Cámara de la Pesca de Nicaragua (Capenic), Armando Segura, dice que los buzos de los barcos industriales no han tenido este problema; sin embargo “lo que estamos haciendo es el planteamiento a las instituciones de Gobierno que tienen que ver con la inspección de los compresores y las mangueras, que vean la seguridad social de los buzos y luego las regulaciones técnicas”.

Asimismo, Segura propone la ubicación de barcos nodriza para que los pescadores artesanales acopien y cocinen el pepino, pues por las características de las embarcaciones artesanales, estas no brindan las condiciones para realizar este procedimiento.

“Estas propuestas yo creo que están siendo tomadas y esperamos que se implementen para que la actividad sea más segura”, detalló el presidente ejecutivo de Capenic.
Pescadores de langosta inconformes

Por otra parte, dirigentes de la pesca artesanal de langosta en los Cayos Miskitos hacen un llamado al Gobierno a fin de poner un alto en cuanto a la actividad de la pesca de pepino de mar, ya que la cifra de muertos es alarmante, según un comunicado emitido en el Caribe Norte.

Además piden que haya mayor control a más de 300 lanchas que se encuentran pescando pepino de mar en esa zona.

Uno de los problemas que enfrentan los pescadores artesanales de langosta —según plantean en su comunicado— es que su trabajo lo hacen por medio de nasas (trampas elaboradas con madera) que dejan en las profundidades del mar con mecates y boyas para poder ubicarlas, pero señalan que supuestamente los buzos que pescan pepino de mar se roban su producto y los materiales usados para la captura de langosta.

Agregan en el comunicado que los responsables de este problema son el Instituto Nicaragüense de Pesca y Acuicultura (Inpesca) y el Gobierno Territorial Tawira, que han extendido más de 300 permisos artesanales a lanchas que se dedican a la pesca de pepino de mar.

Los pescadores de langosta afirman que este problema con los que buscan el pepino de mar ha dejado pérdidas que superan los 10 millones de córdobas para el sector.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: