Trump aprovecha crisis en campaña de Clinton