Silencio policial tras brutal golpiza

80 personas podrían estar siendo detenidas y enjuiciadas en Rivas por el delito de tráfico de migrantes, según las denuncias que familiares de los sospechosos interpusieron en el Cenidh.

El estado de ira y profundo malestar social por la actuación policial contra sospechosos de tráfico de migrantes es latente en Rivas, donde se han escenificado protestas callejeras y marchas contra los abusos de autoridades judiciales y policiales del departamento. LA PRENSA/R. VILLARREAL

Tras la denuncia pública de la agresión policial de la que fue objeto el joven Jerling Alberto González López, de 25 años, la noche del 26 de octubre, cuando fue detenido en un retén policial por la supuesta comisión del delito de tráfico de migrantes ilegales, su esposa Tania Tamara López Martínez teme que vuelvan a golpearlo.

“Hoy (ayer martes) en la mañana, luego que salió la publicación en LA PRENSA de los golpes que lo mandaron al hospital, llegaron a su celda y lo sacaron a otra celda y le dijeron que no estuviera mandando fotos de adentro y tememos que lo vayan a volver a golpear”, comentó López Martínez.

Se quiso obtener la versión de la Policía de Rivas al respecto, pero no obtuvimos respuesta a nuestra solicitud de entrevistas; sin embargo una fuente policial confirmó que el joven González López fue sacado a otra celda por unas horas en la mañana y luego lo regresaron al mismo lugar.

Esto hizo pensar a sus compañeros de celda y familiares que lo llevaban a un temido interrogatorio, pero no fue así, comentó la fuente.

Tania Tamara dijo que en la audiencia preliminar el juez ordenó a la Policía que llevaran a su esposo a revisión forense, pero hasta la fecha, no ha sido atendido por el forense.

A las 2:30 p.m. de este martes “la Policía llevó a mi esposo a las oficinas forenses del complejo judicial de Rivas, cuando ellos bien saben que ahí cierran a la 1:00 de la tarde”, lamentó Tania Tamara.

Inconformidad con juicios

Otro de los problemas denunciados por la población rivense es la manera cómo sus familiares son condenados “injustamente” por tráfico de migrantes ilegales.

Frania Siles Cuadra relató que su esposo Roberto Antonio Lanzas García, de 38 años, fue detenido por la Policía la madrugada del 9 de mayo último, cuando Lanzas García iba para su trabajo en el puerto de Corinto y se detuvo a checar una de las llantas de la camioneta en que viajaba y ahí mismo fue detenido por varios policías que viajaban a bordo de un microbús y se lo llevaron a Ochomogo, describió Siles Cuadra.

“Mi esposo (Lanzas García) le explicó a la juez en juicio que él iba de madrugada para su trabajo en Corinto, porque a las 5:00 de la mañana le tocaba llegar a encender un escáner y le dijo a la juez que no llevaba migrantes en la camioneta, pero los jueces solo hacen caso a lo que dice la Policía y no toman en cuenta los testigos y confesiones de los acusados, si mi esposo no tenía ninguna necesidad si él ganaba bien, es un ingeniero en Sistemas, tiene 14 diplomados y no conoce a nadie de los que detuvieron en un microbús con 14 migrantes”, relató.
Siles Cuadra exigió que se hagan juicios justos para los nicaragüenses y más cuando son injustamente detenidos, golpeados y acusados, argumentó.

FSLN quiere aplacar ira

Otros pobladores inconformes son los habitantes de la comunidad de El Ostional, en San Juan del Sur, quienes querían hasta hacer una marcha de protesta en su comunidad, pero fueron persuadidos por la secretaria política del Frente Sandinista en San Juan del Sur, Estela Morales, para que no se manifestaran y les ayudarían en cinco días subsiguientes a liberar a dos de los cuatro pescadores detenidos por la Policía y acusados de tráfico de migrantes ilegales, confirmaron habitantes del lugar.

Pero el juicio en contra de los cuatro pescadores sanjuaneños Eduardo de Jesús Lara Rivera, de 33 años; Yader Alberto Monge Collado y  Sergio Antonio Monge Hernández, se encuentra en la etapa final. El proceso inició desde la madrugada del 11 de mayo, cuando la Policía detuvo a los acusados Yader Alberto Monge Collado y a Sergio Antonio Monge Hernández caminando con 21 migrantes de origen africano y haitianos en el sector de Nacascolo, San Juan del Sur, mientras que a los otros dos pescadores (Pedro Pablo Peña López  y Eduardo de Jesús Lara Rivera) la Policía los llegó a detener horas más tarde en sus casas en la comunidad costera de El Ostional en San Juan del Sur.

Jerling Alberto González López (de 25 años)  quedó desmayado y con el rostro ensangrentado producto de que un policía le propinara una patada en la cara al momento en que estaba hincado y esposado. LA PRENSA/CORTESÍA
Jerling González López, brutalmente golpeado por la Policía. LA PRENSA/R. VILLARREAL

80 personas podrían estar siendo detenidas y enjuiciadas en Rivas por el delito de tráfico de migrantes, según las denuncias que familiares de los sospechosos interpusieron en el Cenidh.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: