Tarjetas de crédito en Nicaragua se duplican

Las cifras de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras reflejan que mientras en 2009 la banca nacional reportaba 541,446 préstamos en tarjeta de crédito.

Tarjeta de crédito

Pese a que desde hace siete años los nicaragüenses tienen mayores barreras legales para obtener una tarjeta de crédito respecto a antes de 2010, esto no ha impedido que la banca nacional en este periodo haya logrado duplicar el número de préstamos a través de este canal. Seis de cada diez préstamos que la banca ha aprobado han sido vía tarjeta de crédito, según datos de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras (Siboif).

Tal ha sido el aumento que ha experimentado el endeudamiento de este tipo en los últimos siete años, que hasta septiembre pasado la cartera bruta de préstamos vía tarjeta de créditos había crecido 105.46 por ciento respecto a lo que manejaban los bancos en 2010, año en que se endurecieron las regulaciones de este negocio con la puesta en vigencia de la Norma para las Operaciones de Tarjetas de Crédito.

tarjetas-info

La normativa surgió tras fuertes denuncias de organismos de defensa de los consumidores contra siete bancos, a los que acusaban de abusar con los cobros y tasas de intereses en el negocio del dinero plástico, quejas que inclusive fueron avaladas por el Instituto de Promoción de Competencia (Procompetencia).

Y aunque la normativa obliga a la banca a cerciorarse de la capacidad de pago y endeudamiento del cliente antes de otorgar una tarjeta de crédito, lo cierto es que hoy por hoy en manos de los nicaragüenses circulan por esta razón unos 4,886 millones de córdobas más, comparados con el saldo de 2009, antes de que se impusieran mayores controles.

Las cifras de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras reflejan que mientras en 2009 la banca nacional reportaba 541,446 préstamos en tarjeta de crédito, hasta septiembre de este año habían avalado 1,012,804.

Más de la mitad de los préstamos de este tipo que se reportan a la fecha han sido en moneda extranjera.

Deudas según moneda

En total el sistema bancario nacional reportaba hasta septiembre 485,221 préstamos vía tarjeta de crédito en moneda nacional, lo que ha implicado un desembolso por 5,929 millones de córdobas, lo que representa el 42.5 por ciento del total de la cartera de créditos en córdobas del Sistema Financiero Nacional, según datos de la Siboif.

El mayor endeudamiento de los nicaragüenses ha sido en dólares. En moneda extranjera los bancos registran 527,583 préstamos a través de tarjetas de crédito, equivalentes a 123.91 millones de dólares, lo que representa el 2.9 por ciento de los 4,241 millones de dólares que hasta septiembre se han entregado en préstamos en moneda extranjera.

Sin embargo, cuando se analiza la participación de los números de préstamos vía tarjeta de crédito en moneda extranjera, comparado con el total de aprobaciones en dólares hasta la fecha, se observa que el 62.2 por ciento de los préstamos han sido vía dinero plástico. Hasta septiembre la banca registraba 848,630 préstamos en dólares.

Es un endeudamiento caro

El economista Sergio Santamaría explica que el riesgo de este incremento acelerado en la entrega de tarjetas de crédito es que este tipo de endeudamiento es costoso (hasta 50 por ciento anual en córdobas), lo que podría desencadenar en un problema de impago en caso que la economía nicaragüense se descarrile de la senda de crecimiento.

“La política de los bancos sigue siendo totalmente liberal, que sin mayores restricciones están emitiendo tarjetas de crédito y nosotros tenemos la mala costumbre de agarrar tarjeta sin medir totalmente las posibilidades de nuestra capacidad de pago. Entonces eso explicaría que se hayan disparado los saldos por tarjeta de crédito”, afirma.

Tal es la política agresiva de promoción del consumo y que explicaría el rápido aumento en la entrega de préstamos vía dinero plástico, que según Santamaría, los bancos han establecido alianzas con locales comerciales que premian el uso de este tipo de tarjetas.

Más factores de endeudamiento

Pero Santamaría va más allá en su lectura sobre por qué los nicaragüenses se están endeudando tan rápidamente en los últimos siete años de mayor regulación de este negocio financiero.

Ante el hecho de que el poder de compra de la mayoría de los trabajadores se mantiene estancado, Santamaría teme que las tarjetas estén siendo utilizadas para que las familias sostengan el consumo en lugar de reducirlo o restringirlo ante el estancamiento del salario real, el cual se refleja en las estadísticas oficiales.

“Ante esa pérdida de salario, el mecanismo para compensar y no resentir el consumo se utiliza la tarjeta para mantener el mismo nivel de consumo”, afirma.

De hecho en su último reporte de aplicación del Artículo IV del Fondo Monetario Internacional, el organismo alertó al Gobierno de fortalecer el marco regulatorio y prudencial del Sistema Financiero Nacional ante el rápido aumento del endeudamiento, en su mayoría en dólares, el que está llegando a gente cuyos ingresos son en córdobas y estarían vulnerables a choques externos, como el fortalecimiento del dólar y el aumento de tasas de intereses en la economía mundial.

Según datos del Banco Central de Nicaragua, entre enero y agosto de este año el salario real (que evalúa su capacidad de compra real) de los trabajadores de la Seguridad Social promedió los 4,518.3 córdobas, ligeramente superior a los 4,204.7 córdobas que fue la media en 2006.

“En otras palabras, los consumidores están pagando un alto precio por tener liquidez para mantener sus niveles de consumo”, alerta el economista.

El consumo ha empujado el crecimiento del PIB

Paradójicamente, el consumo ha sido uno de los motores de crecimiento de la economía de Nicaragua de los últimos años, cuya tasa se ha mantenido por encima del cuatro por ciento.

En el primer semestre el Producto Interno Bruto acumula un crecimiento de 4.6 por ciento, similar al crecimiento de 4.9 por ciento que experimentó el consumo individual.

“El problema es que el consumo que se promueve con las tarjetas no está sirviendo para reposiciones de activos productivos o bienes de largo plazo, sino que está habiendo consumo de visita, viajes, restaurantes, etcétera, que es un consumo que es diversión pero que no aporta en la familia a la generación de nuevos ingresos”, explica Santamaría, por lo que esta es una de las razones por las que insta a la prudencia en el uso de esa herramienta financiera.

Hasta para pagar deudas

Juan Carlos López, del Centro Jurídico Social Ayuda al Consumidor, dijo que inclusive los tarjetahabientes usan este dinero plástico para repagar deudas, pese a lo costoso que implica este tipo de préstamos.

López, para quien la norma al menos abrió canales para que la gente pueda protegerse de los mecanismos de cobros de la banca, sugirió a los tenedores de este tipo de instrumentos financieros a destinar parte del aguinaldo para sanear esta deuda lo más que se puede para evitar presiones financieras el próximo año.

Por ahora, según el representante de este centro de ayuda al consumidor, no han recibido quejas contra la banca por parte de tarjetahabientes, aunque no descartó que en caso que hayan problemas económicos se desaten conflictos como los vistos en el 2008 por sobrendeudamiento con tarjetas. En ese año la Siboif tuvo que llegar a emitir una normativa que fijara como límite de endeudamiento el uso del 40 por ciento de los ingresos de los usuarios para pago de deudas.

“En ningún caso se podrá otorgar créditos cuando el servicio total de la deuda de un cliente, incluyendo el servicio del monto solicitado, exceda del cuarenta por ciento (40%) de sus ingresos”, decía la normativa CD-SIBOIF-552-1-SEP19-2008.

Dicho porcentaje se eliminó posteriormente, en la normativa CD-SIBOIF-569-1-ENE28-2009, dejando a criterio de cada institución financiera el límite de endeudamiento de sus clientes.

Préstamos personales

Además de la entrega de préstamos vía tarjeta de crédito, la aprobación de crédito de tipo personales confirman el crecimiento del endeudamiento de la población. Hasta septiembre de este año, la banca nacional ha aprobado 285,000 préstamos personales, equivalentes a 27,649 millones de córdobas, 20.2 por ciento del total de créditos desembolsados por todos los bancos en este periodo. De todos los préstamos personales aprobados, 253,738 fueron en moneda extranjera, para un desembolso por 920.57 millones de dólares.

Tarjetas relegan a sectores clave

El frenesí en la entrega de préstamos vía tarjeta de crédito ha relegado a otros sectores productores e industriales que también requieren de financiamiento para crecer, según reflejan datos de la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras:

1,541,999 préstamos han sido aprobados por la banca nacional hasta septiembre de este año, equivalentes a 136,803 millones de córdobas,

65.7 % del número total de préstamos aprobados hasta septiembre de este año ha sido a través de tarjeta de crédito.

1.3 % de los préstamos totales ha sido dirigido a la agricultura, para un total de 19,955 aprobaciones.

0.6 % de los préstamos totales ha sido para la ganadería, es decir 8,645 aprobaciones del total hasta septiembre.

0.1 % de los créditos aprobados correspondieron a la industria, equivalente a 2,022 avales.

12.6 % del total de préstamos aprobados hasta septiembre fue para el sector comercial, equivalente a 194,263 avales.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: