Candidatos que ganaron mañana

“Candidatos que ganaron la elección de mañana”, decía el titular de aquella información y en el texto se daba a conocer los nombres de los “elegidos” en la farsa electoral del día siguiente.

Editorial, diálogo en Venezuela

LA PRENSA reproduce hoy la principal información que este mismo diario publicó el sábado 31 de agosto de 1974, en víspera de la farsa electoral del 1 de septiembre en la cual el dictador Anastasio Somoza Debayle impuso su única reelección presidencial.

“Candidatos que ganaron  la elección de mañana”, decía el titular de aquella información y en el texto se daba a conocer  los nombres de los  “elegidos” en la farsa electoral del día siguiente, indicando así que el resultado  estaba determinado por la dictadura  desde antes de la votación.

Ahora que,  42 años después, se repite aquella farsa  con otros personajes protagonizando la misma tragicomedia electoral, es oportuna esta publicación para comprobar  cómo se repite la historia  en Nicaragua y volvemos a situaciones políticas odiosas  que parecían  superadas.

Pero  en la víspera de la comedia electoral orteguista de mañana,  también es importante recordar el editorial del doctor Pedro Joaquín Chamorro Cardenal publicado en LA PRENSA del viernes 30 de agosto de 1974, el último que escribió antes de aquella farsa electoral somocista.

“Recordemos, y digamos no…!” fue el título de aquel comentario editorial del doctor Chamorro Cardenal, del cual extraemos y reproducimos   párrafos relevantes:

“Imposible que  los nicaragüenses olviden tantos hechos ciertos, y tantas ofensas manifiestas, este domingo…

“No puede por lo tanto el nicaragüense ir el domingo a confirmar esa situación…

“Y no van a ir en gran mayoría, a pesar de lo cual, como ha ocurrido en otras ocasiones, los números de los votos se verán aumentados por los prestidigitadores de la ‘elección’ hasta el infinito, pero aunque eso ocurra, y los resultados falsos den números óptimos, es importante no asistir a la farsa porque como quien aumenta los votos es el mismo que los ha pedido, se dará cuenta al menos en la intimidad de su círculo, del repudio general del  pueblo…

“Es opinión nuestra, que la gran mayoría de los nicaragüenses, la gente de CONCIENCIA, se quedará en su casa el próximo domingo…

“—¿Y con eso qué van a ganar..? —se preguntará algún escéptico…

“Pues bien, opinamos nosotros, van a ganarse dos cosas: Una, no ser partícipe el ciudadano de su propia esclavitud, no aplaudir su aplastamiento, no ser APAÑADOR de su PROPIA  desgracia, y la otra, hacer ver al ‘rey’ que este pueblo no ha llegado aún a la extrema abyección.  Que es un pueblo de gente digna, noble y con valor…

“La hora de comenzar a decir NO, ha llegado…

“La hora de demostrar con algún hecho, aunque sea pequeño, que somos pueblo libre, hombres verdaderamente, hombres y mujeres que quieren para sus hijos una patria limpia de corrupción y falsedad, ha llegado…

“Lo menos que podemos hacer  es decir NO a la imposición, a la maldad, a la explotación, a quienes están dominándonos, esclavizando a todo un pueblo…

“Decir NO… porque NO hay por quién votar, ni hay para qué ir a votar”, expresó en aquel  editorial del 30 de agosto de 1974 el doctor Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, cuyas palabras son válidas también ahora, en la víspera de la farsa electoral orteguista.