Un voto por la paz

Solo una nota... aboguemos a la reconciliación, el respeto, la prosperidad incluyente de todos en armonía, con justicia social.

Solo una nota… aboguemos a la reconciliación, el respeto, la prosperidad incluyente de todos en armonía, con justicia social.

Mi voto ya sea aquí, o allá, siempre será en pro de un diálogo permanente, que propicie prosperidad por, para y nuestros pueblos.

Desafortunadamente las recientes acciones en la gran nación del norte siguen fuera de tono.

Si nos propusiésemos tan solo por un momento en trascender del yo, y que nuestros pensamientos pudiesen ser el gran catalizador de nuestras emociones. Donde la empatía predominase en nuestra realidad. Se pudiese crear un albergue espacioso a la cordialidad entre nuestros conciudadanos.

Mi voto es para que prevalezca la paz entre unos y otros, pero sobre todo nuestra paz interna, que cada día se nos evapora, sin ser nosotros conscientes del gran privilegio de estar vivos:
https://m.youtube.com/watch?v=t_YXSHkAahE

Solamente démosle un vistazo al panorama actual por estos lados del norte: personas por doquier inquietas e insatisfechas. El salario mínimo, con una devaluación intrínseca en el incremento porcentual de la vida, altos intereses en los bancos para los universitarios, un sistema de salud sin ninguna ética, lo desleal y bochornoso de la industria farmacéutica. Sin dejar de mencionar la caótica vida de miles de personas de la tercera edad, encerrados en prisiones médicas, donde sus familias los han abandonado a su fuerte, antes de recluirlos.

Racismo que cada vez se hace más presente donde la supremacía blanca se ha empoderado de un protagonismo rudo y peligroso.

¿Sería atinado decir “la guerra es la paz”? Como un George Orwell mencionó en su magistral obra 1984.
Y así desafortunadamente pudiésemos seguir enumerando sin cansarnos tantos desatinos del alma.

Ya no hablamos más de soluciones, ni siquiera intentamos aportar a las mismas, y solo laceramos con la crítica dura e infértil.

No brindamos opciones mesuradas donde encontraríamos cabida a la cordialidad. Donde no todo es tan blanco o negro, ya que somos nosotros mismos los que no nos permitimos sombras, ni matices. Nos hemos convertido en creadores de mentiras, sin verdades.

Las sociedades actuales para continuar aportando sustancialmente unas a otras, deben obtener un resurgir en sus plataformas socioeconómicas políticas y culturales. Recordemos que el camino se hace solo al andar. Escojamos los senderos sin hostilidad, ni prepotencia, sigamos las rutas más afables y en armonía.

Hemos visto tanto; lo que se hizo, lo que se debería de hacer y lo que se dejó sin hacer.

Donde se juzgan o no situaciones que son impulsadas y mantenidas por el mismo de siempre el “Señor Ego”.

Penosamente vemos como en toda la campaña electoral se mostró una agresividad sin ningún tipo de pudor.

La cual omitió la imperante agenda que debía mantenerse, en beneficio del electorado en ambos partidos.
“Me opongo a la violencia, porque cuando parece causar el bien … este solo es temporal, y el mal que causa es permanente”.
Mahatma Gandhi

Con un desacertado posible triunfo de Mr. Trump, los Estados Unidos dejaría de ser en esencia un país de oportunidades e inmigrantes. Porque una de sus más grandes fortalezas somos todos nosotros juntos sin necesidad de ninguna cruel supremacía.

¡Mi voto es por la paz! ¿El tuyo?

 La autora es escritora/ Consultora.   

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: