Republicanos conservan el control del Senado estadounidense

La representación hispana en el Congreso alcanzó una cifra sin precedentes: 36 legisladores en ambas cámaras

republicanos, Senado, Estados Unidos,

LA PRENSA/AP

Los republicanos conservan su ajustada mayoría en el Senado, un duro golpe para los demócratas luego de una noche llena de decepciones para su partido.

Los demócratas estaban casi seguros de que recuperarían el control de la cámara alta, pero vieron cómo sus esperanzas se desvanecían mientras senadores republicanos vulnerables eran reelegidos en Missouri, Pennsylvania, North Carolina e incluso Wisconsin, un estado cercano a los demócratas.

Los republicanos comenzaron la noche del día de las elecciones con una mayoría de 54-46 en el Senado y parecían encaminados a terminar con al menos 54 escaños, suponiendo que, como se espera, ganen una votación en diciembre en Louisiana.

El resultado agravó la debacle demócrata, que perdieron la presidencia y podrían verse relegados a la minoría en el capitolio durante los próximos años. Los republicanos celebraron sus victorias con la vista puesta ya en los comicios de media legislatura en 2018, en los que los demócratas podrían caer aún más porque varios senadores demócratas lucharán por la reelección.

Los demócratas tenían problemas para explicar por qué sus optimistas previsiones de retomar el Senado habían errado tanto. Algunos atribuyeron una participación inesperada de algunos grupos de votantes blancos, o al revuelo por el anuncio del director del FBI, James Comey, de que investigaría una nueva remesa de emails relacionados con la demócrata Hillary Clinton.

Las contiendas por el Senado quedaron en un segundo plano por la divisiva campaña por la Casa Blanca entre Clinton y Trump. Pero al final, Trump no pareció haber sido el lastre que se esperaba para los aspirantes republicanos al Senado.

El partido en control mantiene la presidencia de comisiones, define la agenda legislativa y opera investigaciones. El primer asunto a abordar probablemente será la vacante en la Corte Suprema.

Representación latina en el Congreso

La representación hispana en el Congreso alcanzó una cifra sin precedentes de 36 legisladores en ambas cámaras, la cual podría ascender aún más al finalizar los escrutinios de contiendas pendientes en California. Los hispanos electos incluyen a demócratas como Catherine Cortez Masto, quien se convirtió en la primera hispana en llegar al Senado, y Adriano Espaillat, el primer dominicano en integrar el Congreso estadounidense.

Los 36 hispanos electos hasta el momento —entre 65 candidatos latinos— superan a los 32 que integran el Congreso en el periodo legislativo que culminará a fines de diciembre.

Cortez, nieta de mexicano y quien se desempeñó recientemente como procuradora de Justicia de Nevada, se sumará en el Senado a tres hombres hispanos, todos de ascendencia cubana: los republicanos Marco Rubio y Ted Cruz, y el demócrata Bob Menéndez.

Rubio fue reelecto tras superar por ocho por ciento al demócrata Patrick Murphy. Cortez casi no habla español, pero se presentó durante la campaña electoral como una abanderada de la causa de los inmigrantes, que fueron blanco de ataques del candidato presidencial republicano, Donald Trump.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: