No hay que “dormirse” ante sismos

La prevención es fundamental para actuar de forma adecuada ante un sismo de gran magnitud. Casi todos los días se registran sismos en Nicaragua.

Mientras usted lee el periódico, trabaja o hace cualquier otra actividad, un sismo puede registrarse en ese justo momento; no obstante, no lo puede haber percibido, pero si está obligado a conocer un plan de evacuación para reaccionar de forma adecuada ante otro evento de mayor magnitud.

En la página web del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), el último sismo registrado fue a las 5:08 minutos del día de ayer, situado frente a  Masachapa, con una profundidad de 17.5 km y con una magnitud de 3.2 en la escala de Richter.

Detrás de este sismo, también se contabilizaron seis temblores cercanos al volcán Telica, todos ellos registrados el pasado siete de noviembre, de magnitudes menores a los 2.8 en la escala mencionada.

A juicio del geofísico Eduardo Mayorga, quien está en constante monitoreo de la ocurrencia de estos eventos sísmicos, dichos temblores forman parte del día a día, y no solo ocurren en Nicaragua, sino a nivel mundial.

El llamado es a mantenerse alerta, que la población conozca sobre la necesidad de tener un plan de evacuación, que tengan un botiquín médico, y que puedan actuar ante cualquier sismo de mayor magnitud. “Si estoy aquí (en su oficina) tengo que saber a dónde voy a ir en ese momento”, dijo.

Managua esta predestinada a ser una ciudad de rascacielos

En este año, varias de las construcciones que se observan en la ciudad tienen hacia lo alto, y eso es parte de las recomendaciones que hace el geofísico Eduardo Mayorga, ya que cuando se registra un sismo de alta frecuencia daña a edificaciones bajas y no lo hace con las altas, mientras que si la “sacudida” es de frecuencia baja, que tienen a percibirse como “mecido” daña a las estructuras altas, pero no así a las bajas.

En ese sentido, y por los registros de eventos anteriores, es que “Managua esta predestinada a ser una ciudad de rascacielos”, enfatizó el también investigador docente en la Universidad de Ingeniería (UNI). Esto no significa, aclara el experto, que no se puedan construir edificios bajos- menores a 5 pisos, lo único que se debe estar consciente es que están más expuestas contrarias a las edificaciones altas.

Estudios aseguran buenas construcciones

El mal diseño, la calidad de los materiales de construcción y la ausencia de los estudios adecuados son condiciones que han propiciado que Managua sucumba ante terremotos, dice el experto.

“Si diseñamos adecuadamente, lo que implica hacer estudios, conociendo las características físico mecánicas del suelo, no solo en condiciones estáticas, sino con estudios geotécnicos; como por ejemplo, la capacidad de soporte, elasticidad, plasticidad, etc. Pero también en condiciones dinámicas – en movimiento- nosotros vamos a poder diseñar de forma antisísmica”, explicó.

Él recomienda que los estudios son de suma importancia, puesto que permitirá tener mayor seguridad en la construcción.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: