Escritoras que se enfrentaron al machismo y la exclusión

En la historia de los Premios Nobel las mujeres están sub-representadas, con un total de 49 premiadas versus 822 hombres premiados.

19/11/2016
Virginia Woolf, escritoras

Virginia Woolf. LA PRENSA/EFE

Virginia Woolf. LA PRENSA/EFE

Virginia Woolf. LA PRENSA/EFE

En 1929 se publicaba en Inglaterra Una habitación propia de la escritora inglesa de principios de siglo XX, Virginia Woolf, ensayo que, avant la lettre, serviría posteriormente de piedra angular en los debates sobre igualdad de género y respeto a las diferencias. En el mismo Woolf aseveraba que:

“La libertad intelectual depende de cosas materiales. La poesía depende de la libertad intelectual. Y las mujeres siempre han sido pobres, no sólo durante doscientos años, sino desde el principio de los tiempos. Las mujeres han gozado de menos libertad intelectual que los hijos de los esclavos atenienses. Las mujeres no han tenido la menor oportunidad de escribir poesía. Por eso he insistido tanto sobre el dinero y sobre el tener una habitación propia”.

Hablar de una habitación, cuarto o casa propia, no es otra cosa que hablar de autonomía, traducido en nuestros términos. Y hablar de autonomía es hablar de emprendimiento, en este caso el tipo de emprendimiento que nos concierne es el cultural (en todas sus formas, desde el literario, musical, artesanal, etc.). Y una vez más, al hablar de cultura, olvidamos las lecciones etimológicas de las palabras y que en este caso la raíz de cultura, en su sentido más amplio, nos remite a la tierra, al cultivo, las costumbres y al artefacto. Es por todo esto que Un libro, una casa para las mujeres no es otra cosa que un reconocimiento a ese espacio tan difícil de conquistar y defender que es la habitación propia.

9788432217890

Lejos de tener asegurada la paridad en las letras, la representación y reconocimiento del trabajo intelectual y creativo de las mujeres dista mucho de ser satisfactorio. Desde Sapho, poeta de la antigüedad clásica griega, hasta el presente las escritoras han utilizado y siguen utilizando lo que Josefina Ludmer, crítica argentina, llama las “tretas del débil” y que no son otra cosa que estratagemas o tácticas (ya sean pseudónimos y vestimenta masculina o ventrílocuismo literario) para incursionar y sobrevivir en el mundo y en el oficio de la escritura, dominado por los hombres, en busca de ese espacio propio. A manera de ilustración de esta problemática sirva la siguiente presentación expositiva de algunos casos y cosas del mundo literario.

Los avatares del aplauso y el renombre. En el arduo camino para lograr el reconocimiento por la creación y autoría de un trabajo, qué decir de la fama y la gloria, el ejercicio de la escritura es uno de los más complejos y afanosos en la escalada hacia la inmortalización del o de la artista. En el campo de acción de los y las artesanos/as de la palabra los homenajes póstumos, el desempolvamiento del archivo, con su respectiva recuperación o rescate del nombre y obra de alguien, suelen ser una rendición de cuentas tardía, verbigracia el caso de un Bolaño, por mencionar un ejemplo reciente. Y al tratarse de una escritora aumentan las probabilidades de que ese reconocimiento tardío no llegue.

En la historia de los Premios Nobel las mujeres están sub-representadas, con un total de 49 premiadas versus 822 hombres premiados. En el caso de la rúbrica literaria, 14 de 108 han sido las mujeres ganadoras en esa categoría.

Latinoamérica goza de un total de 6 Premios Nobel literarios, de los cuales (según el país o el contexto) usualmente la gente, no iniciada ni especialista, recuerda uno, dos o, incluso, tres nombres máximo. En su mayor parte se desconoce o se pasa por alto que uno de los seis laureados es mujer (a excepción de Chile y quizás el resto del Cono Sur). Curiosamente, aun sabiendo los seis nombres, si se pregunta quién fue el primer honrado con el premio, la gente suele acertar a la tercera oportunidad o en definitiva no saben.

delmira-agustini Ciudad-Real-Bolsillo

Gabriela Mistral

Gabriela Mistral, pseudónimo de Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayaga, fue el primer Premio Nobel de América Latina en 1945 y hasta ahora es la única mujer de habla castellana galardonada con dicha distinción. A pesar de este venturoso evento, y si bien su figura ha sido resaltada en las últimas décadas, la suerte de la maestra de Pablo Neruda sigue viviendo a la sombra de la fama internacional de aquel quien fuera alguna vez su alumno, cuya producción literaria y biografía ha sido difundida, leída y traducida de manera masiva, más allá de las fronteras regionales, en abierto contraste con la obra de Mistral.

De los tres monstruos clásicos, Drácula, el Hombre Lobo y Frankestein, uno de ellos surge de la imaginación creadora de una dama. Al igual que pasa con lo del primer Premio Nobel latinoamericano, nadie suele recordar, o peor aún nadie sabe, que Mary Shelley, escritora y dramaturga inglesa de fines del siglo XIX, es la autora de esa novela que ha sido leída, entre otras cosas, como gótica pero que encierra en su caracterización del personaje del monstruo, frente a su creador, un complejo discurso ético y de humanidad para con la figura del Otro.

Mary Shelley suele ser recordada como la esposa del famoso poeta romántico Percy B. Shelley más que como la autora literaria del popular monstruo al que tanto le debe la taquilla cartelera de la industria cinematográfica.

Rosalía de Castro

En el caso de España, tal vez le corresponda a Adolfo Bécquer el honor de ser el poeta romántico más estudiado y conocido de esa literatura nacional. En cambio Rosalía de Castro, poeta gallega finisecular, corrió con una suerte muy distinta a la de su contemporáneo y amigo, a pesar de la igualdad entre ambos en cuanto a calidad artística.

Por mucho tiempo, las maneras de leer han privilegiado lo masculino, cosa que afectó la recepción de la obra de Castro, postergándole su merecido reconocimiento hasta la segunda mitad del siglo XX, cuando finalmente es reivindicada por la crítica de su país.

No obstante, aún queda camino por recorrer para que Castro figure en el imaginario del público lector de este lado del Atlántico, en donde se suele recordar de la escuela el nombre de Bécquer, cuyas leyendas eran lectura obligatoria y sus golondrinas recitadas de memoria, mientras que el de Rosalía sigue siendo un nombre sin eco.

Amantine Lucile Aurore Dupin

Precisamente, la política del nombre, elemento de identidad que da rostro público a cualquier persona, es otra piedra de toque en el medio artístico-literario, en donde hacerse de un “nombre”, entendiéndose esto como reputación y marca, es ya difícil y si se trata de una mujer es posible que sea necesario incluso camuflajear su género para poder acceder en igualdad de condición a ese lado o esfera pública de la escritura, verbigracia los siguientes ejemplos:

George Sand, pseudónimo de Amantine Lucile Aurore Dupin, novelista del siglo XIX y una de las primeras escritoras francesas que logra una reputación internacional en su tiempo. Entre otras cosas, activista pro derechos de los pobres y las mujeres, fue conocida por su inusual comportamiento según los estándares de la época. La Dupin se hizo notoria, además de por su pluma, por tener affaires abiertamente públicos, fumar pipa, cambiarse el nombre a uno masculino y, si bien no ocultaba su verdadera identidad, por travestirse de hombre para poder movilizarse y tener acceso a cualquier espacio social sin restricciones, además de ejercer con libertad su profesión de escritora. Entre sus relaciones sentimentales con personajes famosos de su momento, destaca su trato de amante-cuidadora con el músico franco-polaco Federico Chopin, a quien por una década atendió durante sus largas convalecencias.

Locas-mujeres-00000116169107

Cecilia Bohl de Faber

Fernán Caballero, pseudónimo de Cecilia Bohl de Faber, novelista decimonónica de origen suizo-alemán; de muy pequeña se trasladó a España, lugar donde falleció. Considerada precursora del realismo y la novela autobiográfica en ese país, utilizaba pseudónimo masculino, según expresó alguna vez, porque así le era más fácil publicar sin que esta actividad interfiriera con su vida privada de mujer casada. Dicho de otro modo, ejerció el oficio de manera clandestina.

1485825

Gabriela Mistral, Nobel de Literatura en 1945.

J. K. Rowling

J. K. Rowling son las iniciales de Joanne Kathleen Rowling, autora de la serie megaventas titulada Harry Potter. Mientras vivió de la beneficencia pública y era ama de casa, escribía y llevaba sus manuscritos de una editorial a otra, los cuales en su mayor parte fueron rechazados. Cuando por fin un editor se interesó en uno de sus libros, este le recomendó que lo publicara con iniciales porque así parecía nombre masculino. Al editor en cuestión le parecía una buena estrategia de mercadeo porque, según le dijeron a J.K. Rowling, las mujeres autoras no vendían. Hoy por hoy, es una de las pocas mujeres que ha hecho dinero gracias a su escritura.

La ansiedad de la influencia, para tomar prestado el título del libro de Harold Bloom en donde ensaya una teoría poética basada en un paradigma masculino edίpico, entendida como las difíciles relaciones de genealogía literaria, llámeseles influencias, modelos o cuestionamiento de la tradición y que para la crítica implica una reescritura del canon, son también aguas escabrosas de navegar para una escritora que desmarque en su oficio.

En dicho oficio el gesto de rebelarse contra su padre literario es algo esperado de él, del poeta, no así de una mujer-poeta, quien, según Sandra Gilbert, desarrollará una “ansiedad de la autoría” en la medida en que la autora no se mide frente a antecesoras que no son mencionadas o no existen sino que su reto es lograr escribir supeditada a patrones masculinos (en los que suele fungir como musa o como objeto poético) en búsqueda de una voz propia que no se cruce ni con predecesores ni con contemporáneos.

Sor-Juana-Inés-de-la-Cruz

Retrato de Sor Juana Inés de la Cruz, poeta y monja mexicana máxima figura literaria. LA PRENSA/ARCHIVO

Sor Juana Inés de la Cruz

Veamos a continuación algunos casos.

Sor Juana Inés de la Cruz, escritora, científica, erudita, sabia y monja novohispana, de nombre laico Juana Inés de Asbaje y Ramírez. Por su intelecto, ingenio, originalidad y habilidad versificadora se le ha llamado el Fénix de América y la Décima Musa. Rompedora de todo molde que intente clasificarla, si bien escribía siguiendo los parámetros de estilo de su entorno, desmarcó del mismo, llegando a igualar y superar, en muchos casos, a sus congéneres escritores, lo que le valió el llegar a ser la pluma más destacada del barroco colonial y labrarse una reputación que traspasó las fronteras geográficas y del tiempo. Según sus biógrafos esta niña prodigio, e hija ilegítima, alguna vez le pidió a su madre que la disfrazara de hombre para poder ir a la universidad. Autodidacta en mucho de su formación, se refugia en el claustro para poder estudiar y escribir, convirtiéndose su celda en un punto de reunión para tertulias entre poetas e intelectuales.

Muy a pesar de su fama, al final se ve obligada a ceder ese privilegio prohibido para una mujer y religiosa bajo la presión de la iglesia por lo que renuncia a continuar escribiendo y vende sus libros e instrumentos científicos y musicales. Para algunos críticos no puede hablarse de feminismo en su obra sino de una defensa personal y un reclamo del derecho al conocimiento, unido al uso de una voz lírica neutra como estrategia para lograr mejor recepción.

Para otros, su voz fue la de una pionera incuestionable del movimiento femenino moderno en el mundo hispano, en el que la figura femenina deja de ser elemento pasivo u objeto poético para tener subjetividad y voz propias, cosa que iba muy a contracorriente de los cánones estéticos de la época. Cerebro demasiado adelantado para su tiempo, lo cierto es que su legado, como su redondilla “Hombres necios que acusáis a la mujer” y su “Respuesta a Sor Filotea”, leído como protomanifiesto feminista a favor de la educación de las mujeres, ha probado ser en Latinoamérica el origen de una tradición de voces femeninas poetas y escritoras que ven en ella a una maestra y modelo.

Fernan Caballero la gaviota imagen_portada

Agustini, poeta modernista uruguaya

Delmira Agustini, poeta modernista uruguaya decimonónica finisecular. Apodada “la nena”, ella supera los estereotipos de dicho tipo de poesía, proponiendo una poesía erótica subversiva de los roles, en la que un Yo-lírico femenino asume la misma autoridad que una voz masculina.

En una especie de travestismo lingüístico (Los cálices vacíos) su poesía recoloca al objeto poético como un Él y se desmitifican las imágenes clisés de un modernismo tipo rubendariano por lo cual algunos críticos han catalogado su escritura como postmodernista. Y si bien fue una poeta de gran talla, extrañamente reconocida como tal en su momento, su valor como pluma fue siempre minimizado por sus contemporáneos hombres, quienes hacían hincapié en su apariencia física más que en su escritura o la infantiliaban. El mismo Rubén Darío, quien elogió su trabajo, la caracteriza como una “niña bella” de las letras. En Uruguay, Agustini fue también precursora del divorcio aduciendo malos tratos y finalmente termina siendo víctima de femicidio a manos de su ex marido, quien se suicida después de asesinarla.

Una de las que asume el legado sorjuanesco en su poema “Hombres pequeñitos” es la argentina, Alfonsina Storni, quien fue mesera, obrera, actriz, maestra, cajera, madre soltera, feminista y poeta en los albores del siglo XX, con una obra que arranca o continua en el punto donde se quedó la de Agustini. Vale la pena señalar su poema “Tú me quieres blanca” como réplica a los estereotipos femeninos prevalecientes en la lírica modernista, en el que se establece un claro contraste con el poema de Gutiérrez Nájera titulado “De blanco”.

Otra que sigue esta línea de poesía contestataria de los clásicos es Rosario Castellanos, poeta, escritora, profesora y diplomática mexicana de mediados del siglo xx. Temáticamente, su obra destaca por su tratamiento de la defensa de los derechos indígenas y de las mujeres. Quizá por esto último, encontramos que a la definición becqueriana de “Mujer, poesía eres tú” Castellanos responde con “Poesía no eres tú/porque si tú existieras /tendría que existir yo también./Y eso es mentira ”.

George_Sand_by_Nadar,_1864

Amantine Lucile Aurore Dupin. LA PRENSA/ARCHIVO

La panameña Esther María Osses

Y en lo que se refiere al caso panameño, Esther María Osses, periodista, poeta, ensayista, docente y promotora cultural panameña de principios de siglo xx, esa “ciudadana del mundo,” como la denominan algunos compatriotas, es uno de esos casos en el que la canonización del nombre no garantiza la visibilidad del mismo más allá del mundillo literario. Poseedora de una vasta cultura y sólida formación profesional, fue incansable divulgadora de las letras istmeñas en el exterior al igual que partidaria entusiasta de la integración centroamericana.

Curiosamente, fue apreciada por los lectores y la crítica de la América Latina de su momento, en particular por su poesía política ya que dicha temática no era frecuente en las escritoras latinoamericanas de su época, como se verifica en su colección de versos Para el combate y la esperanza. En esa misma vena cívica y política publicó otros poemarios, como Primer repertorio de mensajes de cultura de paz, y el ensayo La novela del imperialismo en Centroamérica. Sin embargo, más allá de un puñado de expertos y versados en el tema, esa voz prominente de la literatura escrita por mujeres, tanto para el ámbito nacional como para la región, no es conocida en Centroamérica, aunque apenas la distancien ocho años de la generación de una Claribel Alegría. Cercana a Rogelio Sinán, el escritor panameño más reconocido en el ámbito internacional, nunca logró la notoriedad de éste. Y al sino de la falta de reconocimiento se suma el destino del nombre ya que hasta hace poco existió un premio nacional de poesía llamado Esther María Osses que honraba su memoria y que ahora ya no se denomina de esa forma.

Amelia Denis Durán, viuda de Icaza, periodista y poeta romántica, escribía bajo el pseudónimo de Elena. Vivió en Guatemala y Nicaragua muchos años y murió en este último país. En la historia de la literatura panameña es considerada la única mujer de su generación y la primera de dicha literatura que publica sus escritos en periódicos afines del XIX y principios del XX. Su poesía ha sido caracterizada, según muchos (incluido su sobrino-nieto, Rodrigo Miró), como maternal, doméstica, espontánea, nostálgica e ingenua si bien conlleva un contenido social, cívico, político y patriótico innegable, para muestra algunos títulos: “A Panamá” (sobre guerra civil colombiana), “Patria” (en alusión a la Guerra de los Mil días), “A Chile y Perú” (invitación a la paz), “A la muerte de Victoriano Lorenzo” (aún son recientes los hechos sobre el fusilamiento de Lorenzo cuando escribe este poema).

En 1906 visita su tierra natal y es testigo de la nueva realidad política istmeña en la que soldados extranjeros le impiden el paso hacia su querido Ancón, ahora parte del suelo hipotecado al país nórdico, por lo que escribe el famoso poema “Al Cerro Ancón”, el mismo que la catapulta al parnaso panameño y la inmortaliza como la “Alondra del Ancón”.

Muchos lo leen como poema nostálgico perdiendo de vista el cariz de protesta, reclamo y manifiesto poético del mismo en contra de la usurpación del istmo. A partir de ese momento, ese elemento del paisaje capitalino se convierte en el símbolo nacional de la pérdida, “Ya no guardas las huellas de mis pasos/ ya no eres mío, idolatrado Ancón”, y la posterior lucha por el territorio de la zona del canal. Para muchos de los entendidos en asuntos de historiografía literaria, Amelia Denis Durán, tía del laureado poeta nacional Ricardo Miró, es quien debería ostentar el título de Poeta Nacional por dicho gesto.A diferencia de Osses, el nombre de esta poeta ha corrido con mejor suerte y hoy en día una calle, una escuela, un centro de salud, un parque y un corregimiento le hacen honor al mismo. No obstante, el futuro de dicho parque, ubicado en el Chorrillo, se ve amenazado por el boom de la construcción y la proliferación de edificaciones a su alrededor. Además, la estatua que la canoniza, localizada en su amado Ancón, según una leyenda urbana, fue privada de sus marmóreas manos, vandalizada según dicen, justo en la década posterior a la invasión de Estados Unidos a Panamá. Este espectro de la figura de una poeta sin manos es una poderosa imagen-síntesis, imagen emblemática, de todo lo hasta ahora expuesto.

Si hoy en día la situación parece ser otra a la expresada por Virginia Woolf en 1929, con cierto nivel de mejoras y logros alcanzados, seguimos enfrentando el desequilibrio de la desigualdad y la discriminación por motivos de género a lo largo y amplio del espectro socio-económico y cultural de nuestras sociedades.

En un estudio de 2015 sobre empresarialidad femenina en Panamá, llevado a cabo por la Fundación Ciudad del Saber, se señalaba la ausencia casi plena de la presencia de mujeres en sectores centrales de la economía panameña como lo son el de la innovación, la información y la comunicación y al mismo tiempo se hacía hincapié en la necesidad de promover cambios (estructurales y culturales) para crear en el país un ecosistema empresarial sostenible1. Dicha situación es el excedente de un problema de deficiencias y carencias, de larga data, a nivel formativo, educativo y cultural que afecta todos los estratos sociales.

Es por esto que antes de zanjar la querella de las rúbricas, sobre si se puede o no hablar de una escritura femenina versus una literatura hecha por mujeres, primero se debe lograr la conquista de la condición sine qua non del bienestar físico y material de las mujeres.

La creatividad inherente al emprendimiento y la materialidad de lo creativo le concierne tanto a la letra y a la ley como a la cifra y a la fórmula, de allí la necesidad de lograr un espacio propio y propicio al desarrollo y libertad de acción intelectual de las mujeres, como medida preventiva para la invisibilidad, marginalidad y prejuicios arriba mencionados que disipe ese espectro de la escritora mutilada económica y profesionalmente, que garantice la igualdad de oportunidades y que salvaguarde el derecho al acceso a tener ese libro y casa propias.

...
Comentarios

Apegados a la libertad de expresión y a las políticas de privacidad, www.laprensa.com.ni modera los comentarios. Para publicar un comentario más rápidamente debe iniciar sesión con su cuenta en Google o Facebook. No se publicaran comentarios que contengan expresiones ofensivas, imputaciones de delito, acusaciones personales o que inciten a la violencia. Solo se publicarán aquellos comentarios cuyo contenido esté relacionado a la nota.

LA PRENSA tampoco publicará comentarios escritos en mayúsculas o que hagan enlace hacia otros sitios webs no autorizados, y únicamente se publicará comentarios escritos en español.

Los comentarios y opiniones que expresen nuestros lectores no son necesariamente compartidos por Editorial LA PRENSA, ni la empresa se hace responsable por sus contenidos.

Se le solicita a los lectores reportar un comentario publicado que contradiga estas disposiciones a: edicion.digital@laprensa.com.ni para que sea removido.


Recientes
18/01/2018 09:02 PM

CIJ dictará el 2 de febrero las sentencias sobre litigios entre Nicaragua y Costa Rica

Nacionales
CIJ dictará el 2 de febrero las sentencias sobre litigios entre Nicaragua y Costa Rica

Los litigios fronterizos entre Costa Rica y Nicaragua son por delimitación marítima y casos acumulados, en la frontera terrestre de ambos países..

18/01/2018 06:15 PM

Ministerio de Educación retrasa la distribución de la merienda escolar

Nacionales
Ministerio de Educación retrasa la distribución de la merienda escolar

Presuntamente los granos tienen gorgojos y están siendo curados con fosfuro de aluminio en las bodegas de Enabas..

18/01/2018 06:03 PM

Juez archivará causa contra adolescente acusado por violencia electoral en San Dionisio

Departamentales
Juez archivará causa contra adolescente acusado por violencia electoral en San Dionisio

El adolescente debía enfrentar este jueves la audiencia de admisión o rechazo de la acusación, sin embargo la jueza la suspendió, según la abogada defensora..

18/01/2018 05:58 PM

Finalizó escombreo y limpieza en el Mercado Oriental de Managua

Nacionales
Finalizó escombreo y limpieza en el Mercado Oriental de Managua

Los obreros de la Alcaldía de Managua finalizaron las obras de escombreo y limpieza en los 4,100 metros cuadrados que resultaron afectados en el incendio del 27 de diciembre pasado en el Mercado Orien..

18/01/2018 05:45 PM

El día en que los Rolling Stones cantaron para ayudar a Nicaragua

Espectáculo
El día en que los Rolling Stones cantaron para ayudar a Nicaragua

La banda británica ofreció un concierto en el Foro de Inglewood, en California, para ayudar a los damnificados por el terremoto de 1972 en Managua. Unos 300 mil dólares fueron recaudados...

18/01/2018 05:03 PM

Naomi Campbell y Kate Moss cierran el desfile de hombre de Louis Vuitton

Espectáculo
Naomi Campbell y Kate Moss cierran el desfile de hombre de Louis Vuitton

Las dos supermodelos fueron las encargadas de cerrar el último desfile para Louis Vuitton del diseñador británico Kim Jones, que se despidió de la marca tras siete años al frente de la colección ..

Noticias por Correo

Suscribase gratis para informarse del diario acontecer nacional e internacional.

{{ formErrors.get('formInputs.email') }}

{{ value }}