Datos dispares en casos sexuales

En el Instituto de Medicina Legal (IML) hasta septiembre de este año han ingresado 1,109 casos, sin embargo, a los juzgados solo han llegado 736 casos hasta mediado de octubre, según estadística del Complejo Judicial Central de Managua.

casos sexuales

Los delitos sexuales de mayor incidencia son el abuso sexual y la violación agravada, seguido de la violación a menor de 14 años y violación simple. Las víctimas en estos casos, en su mayoría son niñas, niños y adolescentes, aseguran jueces Especializados en Violencia. LAPRENSA/ARCHIVO

En el Instituto de Medicina Legal (IML) la realización de peritajes por delitos de orden sexual es diaria, pues hasta septiembre de este año han ingresado 1,109 casos solo de Managua, sin embargo, a los juzgados solo han llegado 736 casos hasta mediado de octubre, según estadística del Complejo Judicial Central de Managua.

Este margen o diferencia de 373 casos queda entre la Policía y la Fiscalía, quienes tienen la potestad de desestimar las causas y por tanto, no llegan a judicializarse, sin embargo, para el Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM), esta disparidad en cifras se debe al trabajo de “maquillaje” que hacen en las instituciones previas al proceso judicial, para no tener datos alarmantes en violencia sexual.

Al respecto, la magistrada Alba Luz Ramos, presidenta de la Corte Suprema de Justicia, ha sostenido que las cifras entre cada institución nunca van a concordar porque cada una tiene sus parámetros.

Víctimas son niños

Los delitos sexuales de mayor incidencia son el abuso sexual y la violación agravada, seguido de la violación a menor de 14 años y violación simple. Las víctimas en estos casos, en su mayoría son niñas, niños y adolescentes, aseguran jueces Especializados en Violencia.

El hogar sigue siendo el lugar donde más se dan las violaciones y el sujeto activo o agresor es conocido y goza de confianza, autoridad y superioridad respecto a la víctima, explicó el juez Edén Aguilar, titular del Juzgado Tercero Especializado en Violencia de Managua.

PAG

“La violación es una forma de discriminar, de cosificar el cuerpo de un ser humano, la violación se produce a través del acceso carnal (penetración), la introducción de objeto en el área anal, vaginal y bucal”, explicó Aguilar.

El judicial también explicó que el hecho de hacerse acceder, cuando una mujer adulta obliga a un niño a realizar actos carnales y lo obliga a penetrarla, es violación. Este tipo de caso se da, aunque en menor cantidad.

La violación está acompañada de amenaza, intimidación, fuerza, uso de aditivos que anulen la razón de la víctima (drogas, pastillas, bebidas alcohólicas) entre otras circunstancias de vulnerabilidad de la víctima. La pena es de 8 a 12 años de cárcel.

Este delito se vuelve agravado cuando la víctima es menor de edad, tiene algún tipo de discapacidad, el número de agresores, el parentesco o relación que tenga el agresor con la víctima, las lesiones psicológicas y físicas que pueda causar en la víctima. En estos casos la pena se incrementa de 12 a 15 años de prisión.

Para Aguilar, todas las pruebas son importantes y complementarias, pero la traza sensorial de los menores, es decir, los recuerdos de esos hechos, los detalles que le dan al psicólogo forense son determinantes para la credibilidad del relato de la víctima.

   373
casos es la diferencia que hay entre las causas por delitos sexuales que llegan a Medicina Legal y los que finalmente se procesan en los Juzgados de Managua.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: