Suben causas penales en el 2016 en Nicaragua

Los delitos con mayor incidencia son los robos agravados, robos con violencia y robos con intimidación.

causas penales

Robos agravados incrementan en calles de Managua. LA PRENSA/ARCHIVO

Las acusaciones penales han aumentado su ingreso en lo que va del 2016, respecto al 2015, pues el año pasado ingresaron a los Juzgados de Managua 17, 585 expedientes, mientras del primero de enero al 23 de noviembre de este año se registran 18,432 casos ingresados en el Complejo Judicial central de Managua, según datos de esta institución.

Los delitos con mayor incidencia son los robos agravados, robos con violencia y robos con intimidación. Del primero de enero al 9 de noviembre de este año se registran 3,007 robos agravados, mientras que en el mismo período del 2015 se registraron 2,468 casos.

Lo preocupante de estos datos es que la violencia va en aumento, porque ahora el delincuente ya no solo quiere robar, sino agredir y hasta matar a la persona víctima, según se desprende de las causas radicadas en los tribunales.

Según el Código Penal de Nicaragua un robo se vuelve grave cuando el número de participantes es de dos a más, se utiliza arma de fuego o arma cortopunzante para cometerlo, la hora en lo que hace si es de noche y el modo si es un lugar solitario si lo hace en moto o en cualquier otro vehículo.

A veces en un juzgado distrito de audiencia de seis audiencias que realizan en una mañana.

Violencia contra mujer

A los delitos de robo le siguen la posesión y tráfico de droga y los delitos por violencia contra la mujer y niñez, que se ventilan en juzgados especializados en violencia. A esta última categoría pertenecen los delitos sexuales, entre los que destacan el abuso sexual, la violación agravada, violación a menor de 14 años.

Las víctimas en estos delitos son en su mayoría niñas, niños y adolescentes, confirman los jueces especializados en violencia Aleyda Irías y Edén Aguilar, ambos de Managua.

El ámbito para ejercer este tipo de violencia sigue siendo el hogar, a pesar que debería ser el centro de protección y seguridad por excelencia de niños, niñas y adolescentes, confirmó el juez Aguilar, titular del Juzgado Tercero Especializado en Violencia.

Entre los delitos menores por su pena, destacan el incumplimiento de deberes alimentarios, la amenaza, la violencia psicológica en sus tres modalidades (leve, graves y gravísimas), señaló la juez Aleyda Irías, titular del Juzgado Segundo Distrito Especializado en Violencia de Managua.

Trabajo preventivo

Para la juez Fabiola Betancourt se necesita hacer trabajo preventivo en el hogar, aconsejar y dar información al niño, niña y adolescente para evitar que sean víctimas de delitos sexuales.

“Hay que enseñarles que nadie debe tocarles sus partes privadas y nadie puede obligarlos a tocar las partes privadas de los adultos. estar pendiente del estado de animó del menor, de sus calificaciones, si está padeciendo de insomnio, de la pérdida de apetito, si tienen regresiones como volverse a orinar en la cama”, señaló la judicial.

Además aconsejó a padres y madres a creerles porque los niños no mienten, ni fantasean con cosas de ese tipo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: