Anormal impulso por comprar

Existe tratamiento médico y terapia psicológica para este trastorno

vómitos de sangre

Vicente Maltez, médico internista.

A comienzos de semana una joven profesional, acompañada de su esposo, solicita atención del médico internista.  “Quiero estar bien para el viernes”, insiste, “ya que será viernes negro y tengo que ir de compras”.

El esposo comenta que “tiene casi cien pares de zapatos y no se los pone” y otros detalles que nos hacen pensar que estamos frente a un Trastorno del Control de los Impulsos (TCI) del tipo de compradora compulsiva que es la incapacidad de resistirse a llevar a cabo una determinada acción peligrosa para quien la ejecuta y para otros, y que conlleva placer, alivio de la ansiedad.

La causa del TCI se desconoce y entre ellos se encuentran la personalidad explosiva, el apostador patológico, piromanía, cleptómanos, los que se arrancan el pelo (tricotilmanía) y compradores compulsivos que se calculan puedan ser de un 2 al 8 por ciento de la población. Las mujeres en la tercera década de la vida parecen ser más afectadas.

El CC es un consumidor capaz de derrochar sus recursos por encima de sus capacidades poniendo en peligro su trabajo y  familia. Se trata de una excitación comparable con la que produce la afición patológica al juego, drogas ilegales o sexo.

La excitación desaparece antes de llegar a casa con las compras, muchas de ellas innecesarias pues la sociedad con sus influyentes medios de comunicación moldea conducta consumista que parece proliferar más  exitosamente en personas con TCI. La promoción reciente es el viernes negro, en la China el día del soltero, etc.
Se ha comparado al CC con el bulímico que come hasta hartarse y luego vomita por lo que se le llama “compradores bulímicos”. Las consecuencias son remordimientos, conflictos familiares y económicos. La depresión se “apaga” con un nuevo atracón consumista.

Existe tratamiento médico y terapia psicológica para estos trastornos.

maltezvic@hotmail.com