¿Por qué importa el tipo de empleo?

De acuerdo con el criterio de productividad, desarrollado por la OIT y retomado por el CEDLAC, del Banco Mundial, el sector informal se caracteriza por micro-unidades que ocupan de 1 a 5 personas en calidad de trabajadores

Adolfo Acevedo

LAPRENSA/ARCHIVO

Cuando uno toma en cuenta los siguientes hechos:
a) que el país está viviendo la fase del bono demográfico —caracterizado por el mayor crecimiento de la población en edad de trabajar en la población total—, y del bono de género —caracterizado por el incremento de la tasa de participación laboral debido a la fuerte incorporación femenina a la actividad económica—, y
b) que al mismo tiempo el país ya inició un tránsito, que no puede definirse sino como acelerado, a la fase avanzada de envejecimiento de su población.

Esto no puede menos que condicionar el enfoque con el cual se aprecia el proceso de transformación estructural. Ello implica interrogarse acerca de qué sectores o actividades económicas están creando la mayor parte del empleo y qué tipo de empleo están creando.

De acuerdo con el criterio de productividad, desarrollado por la OIT y retomado por el CEDLAC, del Banco Mundial, el sector informal se caracteriza por micro-unidades que ocupan de 1 a 5 personas en calidad de trabajadores por cuenta propia de baja o nula calificación, trabajadores familiares sin pago y ayudantes asalariados de esas micro-unidades.

En Nicaragua, en el año 2012 el 70 por ciento del total de empleos era generado por el sector informal, definido según este criterio. El 95.9 por ciento de los trabajadores por cuenta propia pertenecía al sector informal, lo mismo que el 90.1 por ciento de los trabajadores sin pago y el 35.9 por ciento de los asalariados. Del mismo modo, el grueso del empleo de los jóvenes y las mujeres era empleo informal.

Se trata de empleos de muy baja productividad. Por una simple razón matemática, si en un sector predomina este tipo de empleos, su productividad sectorial media será muy baja. A la vez, si en la economía como un todo predominan sectores y actividades en que en la mayor parte del empleo reúne estas características, esto deprimirá la productividad media de la economía y el ingreso per cápita.

En Nicaragua los sectores que generan la mayor parte del empleo se caracterizan por el predominio de este tipo de trabajos, y aún en los sectores de mayor productividad relativa existen segmentos que generan este tipo de empleos.

La esencia de un proceso de transformación estructural exitoso reside en que la economía se diversifique con la suficiente rapidez hacia actividades en que el empleo sea generado, predominantemente, por unidades relativamente más grandes, que generan empleos de mayor productividad, adecuadamente remunerados, y en las cuales el empleo por cuenta propia consista en profesionales y técnicos que trabajan por su cuenta.

Pero estas actividades deberían caracterizarse no solo por su mayor productividad, sino que deberían expandirse con la suficiente rapidez para que en ellas no solo pueda aumentar la productividad, sino también el empleo.

Esto significa que deben ser actividades de alta elasticidad en ingreso de la demanda, de manera que cuando crezca el ingreso (doméstico y mundial) estas actividades crezcan con más rapidez todavía, y puedan ir absorbiendo porcentajes cada vez mayores del empleo.

Deberían orientarse en gran medida hacia el mercado externo porque en un mercado interno, tan pequeño como el nuestro, en presencia de economías de escala, un número muy reducido de grandes empresas domina el mercado, y si son de alta productividad y/o altamente intensivas en capital, generarán muy poco empleo.

Recuérdese que en 35 años más, el país exhibirá el mismo grado de envejecimiento que el que muestran hoy los países europeos.

Si la fuerza de trabajo nicaragüense sigue siendo absorbida, de manera predominante, por empleos de muy baja productividad, la población en edad de trabajar, cuyo crecimiento pronto comenzará a declinar, tendrá dificultades cada vez mayores para sostenerse a sí misma y a la vez sostener al número en rápida expansión de adultos mayores.

(*)Economista
adolfojose@live.com

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: