Orlando O’Farrill dejó huellas en Nicaragua

El veterano entrenador cubano falleció a los 94 años de edad en León, por causas naturales.

Orlando O'Farrill ingresó al Salón de la Fama del deportivo nicaragüense en 2011. LA PRENSA/ARCHIVO

Orlando O’Farrill ingresó al Salón de la Fama del deportivo nicaragüense en 2011. LA PRENSA/ARCHIVO

El siempre sonriente y amable Orlando O’Farrill, quien llegó a Nicaragua en 1956 para jugar con el Bóer y se quedó para el resto de su vida aquí, de la misma forma que lo hicieron otros peloteros cubanos como Argelio Córdoba y Orestes “Cosaco” Hernández,  falleció antier en León, de muerte natural, a días de cumplir los 94 años.

O’Farrill jugó un par de temporadas en la vieja Liga Profesional, debido a que un lanzamiento de Alejandro “El Toro” Canales le quebró un dedo medio de su mano izquierda y jamás volvió a ser el mismo, sin embargo, su carácter afable y conocimientos del juego, rápidamente le abrieron espacio como entrenador del colegio Calasanz en 1958, iniciando una larga y exitosa carrera como instructor.

Lea también: Clásico Mundial de Beisbol: Puerto Rico luce mejor

Fue entrenador de la Selección Nacional de beisbol de Nicaragua en los años setenta e incluso en 1991, viajó varias veces a campos de entrenamientos de equipos de las Grandes Ligas, en múltiples oportunidades entrenó a selecciones nacionales infantiles y juveniles, y dirigió por mucho tiempo la Academia de Beisbol del Instituto de Deportes, hasta su jubilación en 2004.

En el Salón de la Fama

En 2011, ingresó al Salón de la Fama del deporte nicaragüense. “Es una gran alegría que me hayan tomado en cuenta. Francamente no pensé estar aquí, es una sorpresa”, dijo O’Farrill en ese momento.

Como pelotero, jugó el campo corto y su punto más alto lo alcanzó entre 1949 y 1951, al jugar en las Ligas Negras con los equipos Indinapolis Clowns, Filadelfia Stars y Baltimore Elite Giants, junto a varios peloteros que luego saltaron a las Grandes Ligas, pues hacía poco que se había roto la barrera racial en el beisbol.

Lea también: Zona de Strike: Nemesio no baja de .400

Debut profesional

Debutó como pelotero profesional en Cuba en  1948 y viajó a México para jugar con el equipo de Mérida. Un scout se lo llevó de Cuba a Estados Unidos para jugar con el equipo Miami Giants, que prácticamente fue su trampolín a las Ligas Negras.

También jugó en Canadá, Colombia y Venezuela, aparte de Nicaragua.

Nació en Cuba el 26 de diciembre de 1922. Llegó a Nicaragua en 1956, de 34 años de edad, se casó aquí y vivió la mayor parte de su vida en nuestra tierra.  Tuvo la oportunidad de visitar Cuba al menos tres veces.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: