El silencio de los pastores evangélicos ante la crisis del país

Los pastores evangélicos han callado ante la crítica situación política e institucional del país. Antes demandaban cambios en el sistema electoral; sin embargo, antes de los comicios de noviembre llamaron a la población a votar.

pastores

Miembros de la pastoral evangélica, que en agosto pasado negociaron con el Gobierno la normativa que prohibía la entrada al país de misioneros evangélicos y sus programas sociales. LA PRENSA/M. VALENZUELA

Los pastores evangélicos han callado ante la crítica situación política e institucional del país. Antes demandaban cambios en el sistema electoral; sin embargo, antes de los comicios de noviembre llamaron a la población a votar.

Una semana antes de los comicios nacionales del pasado 6 de noviembre, un grupo de pastores acudió a un encuentro por varias horas con el presidente del Consejo Supremo Electoral (CSE), Roberto Rivas, quien les explicó sobre el proceso electoral y la conformación de los padrones y de la cantidad de personas que ellos esperaban votarían.

La reunión fue a puerta cerrada y sin la presencia de los medios de comunicación, según confirmó el reverendo Mauricio Fonseca, presidente de la Alianza Evangélica de Nicaragua (Aenic).

De acuerdo con las estadísticas, el sector evangélico supera el 35 por ciento de la población en el país.
“Allí en esa reunión estuvimos los pastores más representativos”, señaló el pastor Fonseca.

Según Fonseca, cuando se dirigió al titular del CSE, le expresó públicamente que “habrá un momento que todos los que practican la injusticia, que han hecho la maldad y que no respetan nada, recibirán su merecido”.
Rivas, según el pastor Fonseca, solo lo observó.

Acepta cambios

A juicio del pastor Augusto César Marenco, la pastoral evangélica sigue su labor profética, pero admite que han callado públicamente.

“En realidad ha habido algunos cambios en la pastoral, quizá en la parte de tener presencia en los medios de comunicación, pero seguimos en nuestra labor profética”, argumenta Marenco, quien antes criticaba los desmanes del gobierno que preside el presidente inconstitucional Daniel Ortega.

Marenco justifica que en los actuales tiempos la Iglesia evangélica “es más cuidadosa y prudente”.

Según Marenco, a veces hay líderes evangélicos que toman posturas “políticas partidarias” que más bien parecen activistas políticos y no religiosos.

“Me parece que el silencio, es cierto, no se va a negar y lo podemos combinar con poco de temor, prudencia y cuidado”, justifica.

“Apoyan a Ortega para ganar”

E l sociólogo Oscar René Vargas asegura que el sector evangélico apoya a Daniel Ortega para recibir beneficios.

“Los evangélico han decidido no oponerse a su liderazgo y al régimen que dirige Daniel Ortega”, asegura Vargas.

De acuerdo con el sociólogo, los evangélicos en su alianza con Ortega “obtienen beneficios como exoneraciones de impuestos, terrenos, ayuda a los delegados de la Palabra”.

“(Los evangélicos) quieren aprovechar la oportunidad (ya) que Ortega los necesita para legitimarze. Ortega agarra cualquier cosa para dar la sensación que es fuerte de cara a unas negociaciones futuras”, estimó Oscar René Vargas.