LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD

Hoy se cumplen

14
días

desde que nuestras instalaciones fueron tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann fue detenido.

con las instalaciones tomadas y nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann detenido.

malaria

Las lluvias de los últimos días dejaron más mosquitos en los barrios de Managua, aseguran los capitalinos. LA PRENSA/M. VALENZUELA

Repunte de malaria en Nicaragua

Nicaragua parece estar perdiendo la batalla frente a la malaria, o paludismo, pues en los últimos años se ha visto un aumento en los casos, según reporta la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Nicaragua parece estar perdiendo la batalla frente a la malaria, o paludismo, pues en los últimos años se ha visto un aumento en los casos, según reporta la Organización Mundial de la Salud (OMS), que destaca al país, junto con Perú, entre los países que han experimentado incrementos de casos de la enfermedad.

El director del Programa de Malaria de la OMS, Pedro Alonso, expresó: “Estamos viendo progresos, no hay duda de esto. Pero hay lugares más complicados, con una alta prevalencia y donde el progreso es más lento. También hay circunstancias en las que vemos reveses y un caso notable es Venezuela”.

Pese al repunte de la enfermedad en el país, el epidemiólogo Leonel Argüello asegura que todavía es posible erradicar la malaria para el 2020, pero es una tarea muy difícil que no depende únicamente de las autoridades nacionales.

Para el directivo de la OMS, Pedro Alonso, el retroceso en la lucha contra el paludismo “es un recordatorio de que la malaria es una enfermedad difícil. La historia nos ha mostrado que si levantamos el pie del acelerador, podemos ir hacia atrás”.

Según las estadísticas que presentó la OMS, el número estimado de casos de malaria en Nicaragua fue de 4,600 en 2015, frente a 1,400 casos cinco años antes (2010).

miercoles 14 de diciembre del 2016 barrio la quintanina, un foco de criadero de zancudos. Foto Maynor Valenzuela LA PRENSA
En barrios cercanos al lago de Managua sus residentes aseguran que la fumigación no funciona y que los zancudos han aumentado. LA PRENSA/M. VALENZUELA

Desafío de nación

El epidemiólogo Leonel Argüello explicó que en Nicaragua la malaria persiste en la región del Caribe Norte debido a que la población asiste poco a las unidades de salud y las condiciones climáticas de la región permiten que haya más criaderos de mosquitos.

Según el doctor, “en Nicaragua está bastante controlado en el Pacífico, hay pocos casos en el Pacífico, en el Caribe es donde hay más, sobre todo en el Caribe Norte es donde tenemos más problemas con la malaria, porque o se hacen diagnósticos tardíos o la gente no va (a las unidades de salud), tomando en cuenta la cultura propia de la población indígena y las condiciones climáticas”.

El galeno también precisó que el mayor obstáculo para erradicar la malaria en Nicaragua es que el mosquito transmisor crece en aguas sucias, por lo que este vector está presente en cualquier lugar.

“Nicaragua puede (erradicar la malaria para el 2020), pero debe ser un esfuerzo común entre el Estado y la sociedad civil (…), si los esfuerzos solo son por parte del Gobierno no creo que funcione”, afirmó Argüello.

Lluvias dejaron más criaderos de mosquitos

Pobladores de los barrios cercanos al lago de Managua aseguran que las lluvias que registraron en el país durante los últimos días incrementaron la cantidad de mosquitos en la zona y señalan que la fumigación no tiene ningún efecto.

En el barrio Las Torres, Miriam Zamora dijo a LA PRENSA que para poder dormir tienen que colocar mosquiteros, abanicos y colocar humeros en la casa.

“Hay bastantes zancudos (…), ni eso que andan fumigando no les hace nada, estamos con abanico, mosquiteros y un líquido que se riega para los zancudos, veneno. Vienen bastante a fumigar, para qué, no me debo quejar con el Gobierno, porque han venido, pero no les hace nada”, dijo Zamora.

En el barrio Quinta Nina, María Valladares manifestó que en las últimas semanas no han llegado a fumigar los brigadistas del Minsa, pero también coincide con otros pobladores en que la fumigación no tiene mayor efecto.

“Los zancudos están feos, están terribles, parece que lo se van a levantar a uno, es de las 6:00 más o menos en la tarde ya (cuando) comienzan. Nosotros dormimos con abanico y tienen días que no han venido a fumigar, pero solo es gas y eso es en el momento y después no les hace nada”.

Una opinión similar expresó Ana Francisca López, una pobladora del barrio Benedicto Valverde, quien asegura que en los últimos días incrementaron los mosquitos y en la noche es cuando más atacan.

“Ya no los aguantamos, lo único es que no hay enfermos, pero el zancudo está bien fuerte. Hacemos humeros con ropa, con lo que agarremos hacemos el humero, aquí vienen a fumigar, pero fumigan en el día y para mí la fumigación debería ser en la noche (…), eso no les hace nada”, dijo López.

La malaria persiste en el mundo

La malaria, o paludismo, es una enfermedad potencialmente mortal causada por parásitos que se transmiten al ser humano por la picadura de mosquitos hembra infectados del género Anopheles.

El paludismo es una enfermedad febril aguda. En un individuo no inmune los síntomas aparecen a los siete días o más (generalmente entre 10 y 15 días) de la picadura del mosquito infectivo. Los primeros síntomas (fiebre, dolor de cabeza, escalofríos y vómitos) pueden ser leves.

En 2015, el paludismo se siguió transmitiendo en 95 países y territorios. Cerca de 3,200 millones de personas —casi la mitad de la población mundial— corren el riesgo de contraerlo.

La malaria se puede prevenir y curar, la carga de la enfermedad se está reduciendo notablemente en muchos lugares.

Entre 2000 y 2015 la incidencia de la enfermedad se redujo en un 37 por ciento a escala mundial, mientras que la tasa de mortalidad disminuyó en un 60 por ciento.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: