Karen García nombrada Atleta del Año en la II Gala Olímpica

Karen García, de Billar, fue nombrada la Atleta del Año en la II Gala Olímpica celebrada por el Comité Olímpico Nicaragüense.

Karen García

Medallista de oro en el Campeonato Panamericano de Bola 8 y Bola 10, más presea de bronce en Bola 9, sumando a esto su dominio sin discusión en los certámenes nacionales, conllevó a que el jurado clavara su mirada y admiración. LA PRENSA/ CARLOS VALLE

Karen García no pensaba que sus méritos la pudieran llevar a tanto. Para ella este año ha terminado con una cosecha inesperada, pero abundante. Hace meses, víctima del desconocimiento, ignoraba que el Comité Olímpico Nicaragüense premiaba a lo mejor de lo mejor al final del año.

De no saber eso, pasó a saber que fue elegida como la Atleta del Año en la II Gala Olímpica, celebrada entre trajes formales y comida, en un hotel de Managua la noche del jueves. Karen sonreía, claramente emocionada, sosteniendo entre sus manos con aires de incredulidad las llaves del carro que le fue entregado como premio. En medio de la alegría, la tocó la nostalgia de no tener al lado a su padre, fallecido ya hace un tiempo.

Medallista de oro en el Campeonato Panamericano de Bola 8 y Bola 10, más presea de bronce en Bola 9, sumando a esto su dominio sin discusión en los certámenes nacionales, conllevó a que el jurado clavara su mirada y admiración en Karen, una joven de 22 años que ha entrado a la recta final de sus estudios en Administración de Empresas.

Con su cuerpo tirado al frente, casi acostada sobre la mesa de billar, a la vez que divide la mirada entre la bola blanca y el triángulo que debe romper con el impacto, buscando que el destino de estas sean los agujeros laterales y esquineros, Karen ha destrozado el estereotipo de que el billar es un deporte de hombres y ha desmentido el estigma generalizado de que procede de la vagancia.

“El billar es disciplina”

Managua, Nicaragua 16 de Diciembre del 2016. Premiacion de los mejores Atletas del año. Foto/Carlos Valle/LA PRENSA.
Karen García recibiendo el carro que le fue entregado como premio al ser nombrada Atleta del Año del 2016. LA PRENSA/ Carlos Valle

Karen caminó al estrado con sus manos sujetando los costados de su vestido, de un azul potente, para no pisar las puntas de este, mientras que el auditorio entero le aplaudía, también los de la mesa principal, en la que se encontraba irradiando un brillo único el fondista cubano Alberto Juantorena, el campeón olímpico en 400 y 800 metros en los Juegos de Montreal en 1976 y de Moscú en 1980, quien asistió como invitado especial a la gala.

“Empecé jugando billar a los 15 años después de ver jugar por mucho tiempo a mis hermanos. Le fui tomando el gusto y poco a poco le dediqué más tiempo, sin pensar que años después estaría siendo bendecida de esta manera. Agradezco a mi familia, que es mi motor principal, también a mis amigos. Pero, ¡cuánto me hubiera gustado compartir este momento con mi padre, que ya no está entre nosotros!”, dijo Karen, y los ojos le brillaron como dos perlas preciosas expuestas a la luz.

El evento, dedicado al maestro Juan Bautista Arríen, fallecido en 2014, coronó no solo a Karen, sino a los diez mejores atletas del país y reconoció la buena labor de 34 en total, los que habían sido propuestos por las federaciones que representaban.

“La percepción de la población es que el billar es un deporte de vagos sin beneficio, pero no lo es. Es un juego en el que se compite, donde gana el mejor. Y para serlo, hay que tener disciplina”, apuntó.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: