Heodra responde bien a simulacro

Las alarmas del Hospital Escuela Oscar Danilo Rosales Argüello (Heodra) de León, sonaron a las 11:05 a.m. de este martes, ante un hipotético terremoto de 7.4 grados

simulacro, Heodra

Personal del hospital de León evacuó a pacientes ayer durante el simulacro de un sismo de 7.4 grados. LA PRENSA/E. LÓPEZ

Las alarmas del Hospital Escuela Oscar Danilo Rosales Argüello (Heodra) de León, sonaron a las 11:05 a.m. de este martes, ante un hipotético terremoto de 7.4 grados, frente a las costas de Poneloya, mientras el huracán “Jennie” azotaba gran parte de Nicaragua, asimismo una erupción del volcán Telica.

Este ejercicio corresponde al cuarto simulacro nacional, con el objetivo de que la población se encuentre preparada ante cualquiera de estos fenómenos naturales que puedan registrarse.

En el hospital de León, el personal médico logró autoevacuarse junto con algunos pacientes, pero a la vez las brigadas de defensa evacuaron rápido a pacientes graves.

Según el director del Hospital de León, Ricardo Cuadra, la evacuación duró menos que en el tercer simulacro; tanto el personal médico como los pacientes respondieron positivamente.

“Tenemos en primer lugar las brigadas de rescate, que están funcionando y pusieron en práctica varios escenarios, uno de ellos es un conato de incendio en el hospital producto del sismo”, dijo Cuadra.

“El total de pacientes evacuados fue de 87 y alrededor de 110 familiares”, añadió el funcionario.

“Se hizo el mayor esfuerzo, sé que falta trabajar en este aspecto, pero nos seguiremos reuniendo con los comerciantes para mejorar”, agregó Francisco Álvarez, presidente de la junta directiva del mercado La Terminal de Buses en León, luego de simular un incendio producto del sismo de 7.4 grados.

En Masaya

Con bastante dificultad para salir del centro, y poca participación, se realizó la mañana de ayer el noveno simulacro del municipio de Masaya. Esta vez el punto fue el mercado municipal. Para algunos comerciantes todavía hay problemas que corregir a la hora de un siniestro, como la señalización de rutas de evacuación, el despeje de los andenes y un mayor trabajo de concienciación en los comerciantes.

El desorden en la salida de uno de los portones del sur, de este centro, fue evidente, pues los pocos comerciantes que participaron se confundieron con bomberos, agentes policiales, Cruz roja y trabajadores de la Alcaldía, sin embargo todos lograron salir del incendio.

Noel Amílcar Gallegos