El simulacro fue un desastre en el Mercado Oriental

Alrededor de medio millón de nicaragüenses en 144 de los 153 municipios del país participaron en el cuarto simulacro nacional según Rosario Murillo.

El reloj marca las 11:00 de la mañana y suena la sirena de un camión de bomberos en el corazón del mercado Oriental en Managua, un pequeño grupo de personas con chalecos fluorescentes intenta abrirse paso entre la multitud de compradores y comerciantes que se encuentran en la zona de El Calvario, iniciando así los empujones y palabras soeces entre la gente.

“Avancen”, “muévanse”, “abran espacio”, se escucha entre la multitud, todos desean avanzar a la misma vez y ninguno le abre paso a la brigada de socorristas que ingresó al centro de compras más grande de Centroamérica y que se caracteriza por el desorden.

Con este escenario inició el cuarto Ejercicio Nacional de Protección de la Vida en el mercado Oriental de Managua, bajo la hipótesis de un sismo de 7.4 grados en escala de Richter a 10 kilómetros de profundidad, localizado a 80 kilómetros al oeste de Poneloya, además se planteó la hipotética erupción del volcán Telica y el paso de un huracán en el Caribe Sur.

El director del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención a Desastres (Sinapred), Guillermo González explicó que ante un escenario adverso las autoridades nacionales deben activar la alerta roja para dar una repuesta inmediata a la población.

La vocera del gobierno Rosario Murillo informó que en el simulacro participaron alrededor de medio millón de nicaragüenses en 144 de los 153 municipios del país. Según la funcionaria hubo participantes en mercados, zonas francas e iglesias del país.

Con este tipo de ejercicios el Gobierno nicaragüense espera que, al momento de un desastre, haya «una participación más seria y ordenada» de la ciudadanía, en la cual se pongan en práctica las diferentes capacitaciones que se han impartido, sostuvo la primera dama.

En el mercado Oriental de presentarse una emergencia real con estas magnitudes las consecuencias serían fatídicas, durante el simulacro las brigadas contra incendio tuvieron problemas con la presión del agua y una cisterna de la Alcaldía de Managua que intentó llevar el vital líquido no logró ingresar hasta el lugar de la emergencia.

El secretario político del mercado Oriental, Josep Argüello expresó: “la debilidad en primer lugar es la presión de agua, nosotros lo queríamos hacer real y en ese momento cuando sonó la sirena hicimos los contactos con Enacal que había un conato de incendio para que nos diera presión al hidrante que íbamos a utilizar, hasta ese momento, entonces esas son las cosas que estamos evaluando (…)”.

Argüello también agregó: “cuando se nos salió de las manos el sofoque del fuego 14 minutos después, llamamos a los bomberos para que nos ayudaran a sofocar el fuego y a los 18 minutos llamamos a la UHR para que nos reforzara (…), todavía tenemos la pipa de la Alcaldía que no pudo entrar, eso significa que tenemos una debilidad en cómo abrir esas vías al momento de una eventualidad”.

El gerente de la Corporación Municipal de Mercados de Managua, Augusto Rivera explicó que en el Oriental existen 13 rutas de evacuación que conducen a cinco zonas de seguridad ubicados en: La Quinta Nina, el parque Bartolomé, Instituto Loyola, costado sur de Migración y las canchas del RUCFA

Rivera, manifestó que durante el simulacro se desplazaron cinco cisternas para controlar incendios, 15 efectivos policiales, 60 miembros del ejército, 150 miembros de Commema, 120 CLS, 800 comerciantes, 20 bomberos voluntarios y 25 personas del gabinetes de seguridad oriental.

Nicaragua realiza este tipo de simulacros de forma periódica debido a que es un país vulnerable ante fenómenos naturales.