Cumbre SICA con bandera del FSLN

El presidente inconstitucional de Nicaragua, Daniel Ortega, irrespetó la XLVIII Cumbre del Sistema de Integración Centroamericana (SICA)

BANDERA FSLN, SICA

La bandera del FSLN fue colocada entre las de los países centroamericanos en la reunión sin que se conociera ninguna protesta de los mandatarios ante el hecho.

El presidente inconstitucional de Nicaragua, Daniel Ortega, irrespetó la XLVIII Cumbre del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) al colocarse en medio de las banderas de los países miembros del Sistema, la roja y negra del partido Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

La Cumbre se celebró 19 y 20 de diciembre en Managua, y en el cierre del acto, cuando se reunieron los presidentes, detrás de la mesa central se colocó el símbolo partidario del FSLN en medio de las banderas nacionales: azul y blanco de Nicaragua, y de los otros siete Estados integrantes del SICA: Guatemala, El Salvador, Honduras, Costa Rica, Panamá, República Dominicana y Belice.

Incluso la bandera del SICA fue desplazada al extremo izquierdo del resto de banderas centroamericanas, cuando en Cumbres de este tipo suele estar al centro por representar la integración de Centroamérica.

Lea también: Ortega calla ante drama de migrantes

Hugo Torres, diputado por Nicaragua ante el Parlamento Centroamericano (Parlacen), cuestionó que al imponer la bandera del FSLN en una Cumbre regional, “Ortega evidencia, una vez más, su carácter autoritario y dictatorial, e irrespetuoso de la Constitución y de la misma ética y de la diplomacia”.

No se conoció de ninguna protesta de los presidentes de Guatemala, Jimmy Morales; Salvador Sánchez Cerén, de El Salvador; Danilo Medina, de República Dominicana; ni de los delegados por Costa Rica, Panamá y Belice.

Pero Torres consideró que esos mandatarios actuaron de forma prudente a fin de “evitar que ese toque discordante” causara una tensión diplomática. No descarta, sin embargo, que “esa arbitrariedad, cayó muy mal entre los mandatarios”.

Lea también: Costa Rica atrasa unidad, dice Jacinto Suárez

Ofensa a los pueblos

Durante los diez años de gobierno de Ortega, desde 2007 cuando retornó al poder, la bandera rojinegra ha desplazado al pabellón nacional azul y blanco en actos e instituciones públicas.

“En ningún país de América Latina, y muy pocos en el mundo, está a la par del pabellón nacional la bandera de un partido político que esté en el poder. Haber impuesto la bandera del Frente en esta Cumbre es una solemne falta de respeto, ofende la dignidad de estas nacionales representados por sus presidentes”, criticó Torres.

La administración de Ortega no permitió a los medios independientes como LA PRENSA y a las agencias de prensa internacionales dar cobertura de la Cumbre del SICA, que se desarrolló en el Centro de Convenciones Olof Palme, en Managua.

Censurar a los medios independientes es otra característica del gobierno, cuya política de comunicación dirige la primera dama, Rosario Murillo.

Costa Rica ganó apoyo político

Sin asistir a la Cumbre en Managua, el presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, resultó con un triunfo político al lograr que el resto de jefes de Estado aprobaran que se reforme el Sistema para que los programas se traduzcan en beneficios concretos para los centroamericanos.

Solís insistió en modificar al SICA tras la crisis humanitaria de inmigrantes, agudizada en diciembre de 2015 por el cierre del paso por Nicaragua.

El vicepresidente de Costa Rica, Helio Fallas, recibió de Ortega, la presidencia pro tempore del SICA, y reafirmó la postura de su país. “La única forma en que la agenda de transformación institucional del SICA adquirirá legitimidad y credibilidad es a través de un permanente compromiso político para profundizar la integración hacia determinados resultados. (Porque) de continuar con este círculo vicioso seguiremos cultivando incumplimientos”, dijo Fallas.

JS por funcionarios

El acto del cierre de la Cumbre, en Managua, también deslució porque los miembros de la Juventud Sandinista (JS) estuvieron en el salón donde los presidentes se reunieron y escucharon los informes de los representantes de los diferentes órganos del Sistema.

Les correspondía acompañarlos a los equipos técnicos, incluidos ministros, que discutieron el lunes los acuerdos económicos, sociales y políticos que los mandatarios ratificaron. Se conoció que por órdenes del ejecutivo de Nicaragua los funcionarios no asistieron para dar lugar a la JS.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: