¿Hígado graso?… ¡Cuidado!

El Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos afirma que el Hígado Graso (HG ) es la primera causa de daño hepático en ese país y tercera causa de enfermedad hepática mundial.

vómitos de sangre

Vicente Maltez, médico internista.

Las enfermedades del hígado se encuentran entre las diez principales causas de muerte.  La infiltración  de grasas en el hígado produce daño del órgano y cuando se estudia una biopsia hepática de estos pacientes son similares a las de un alcohólico, a pesar de que nunca se habían tomado ni una sola copa.

Se estableció que la presencia de grasas en el hígado de alguien que no consume alcohol es capaz de producir daño hepático o esteatosis hepática no alcohólica, similar cuadro al que desarrollan consumidores de alcohol, sustancia  capaz de producir tres tipos de daño: hígado graso  alcohólico (esteatosis hepática alcohólica), hepatitis alcohólica y cirrosis hepática.

El Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos afirma que el Hígado Graso (HG ) es la primera causa de daño hepático en ese país y tercera causa de enfermedad hepática mundial.

El HG no alcohólico o simplemente “HG” está asociado a un grupo de enfermedades o condiciones: obesidad, diabetes, aumento de las grasas de la sangre y sexo femenino. Considerando que 20 por ciento  de la población puede presentar esta afección, es fácil sospechar que cerca de un millón de nicas pueden tener o van a tener un HG y lo complejo del asunto —señala el experto gastroenterólogo y hepatólogo nicaragüense doctor  Marvin López Guatemala— es que muchos de los que lo padecemos no presentamos ningún síntoma.

La mayor parte de los afectados presentan síndrome metabólico, una mezcla de problemas crónicos como obesidad, diabetes, prediabetes o diabetes y presión alta. De 50-75 por ciento están asintomáticos. Hasta un 40 por ciento aqueja decaimiento, dolor debajo de la costilla derecha o crecimiento del tamaño del hígado.Hay pacientes que llegan al médico en una etapa avanzada que es la cirrosis hepática.

Es importante destacar que en nuestro medio podemos diagnosticar y tratar exitosamente este trastorno. Consulte con su médico internista.

Será hasta el próximo año amigos lectores. Feliz 2017.

maltezvic@hotmail.com

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: