Bombas para pescar siguen circulando

Un total de 280 bombas de mecha lenta en el interior de un saco incautó una patrulla en la Península de Cosigüina.

En la Policía Daniel Méndez dijo que adquirió en cuatro mil córdobas las bombas y se dirigía a venderlas a pescadores de la comarca La Salvia, frente al Golfo de Fonseca. LA PRENSA/S. MARTÍNEZ

Un total de 280 bombas de mecha lenta en el interior de un saco incautó una patrulla en la Península de Cosigüina. Los explosivos serían vendidos a los pescadores artesanales que las lanzan en altamar para conseguir mayor cantidad de producto a costa de la destrucción de los bancos de pesca.

“En la comarca La Borona (El Viejo) eran las 5:00 de la tarde del miércoles cuando fueron detenidas dos personas: Daniel Méndez, de 27 años, quien cargaba un saco con las bombas, y Darwin Antonio Méndez, también de 27 años, quien conducía la motocicleta en la que transportaban los explosivos”, informó el comisionado mayor Leonel Guerrero, segundo jefe policial de Chinandega.

Los detenidos fueron presentados ayer en la delegación policial. Darwin Antonio Méndez, declaró que solamente le dio un aventón en la motocicleta a su amigo Daniel Méndez.

Los detenidos serán puestos a la orden de la Fiscalía que acusará por violentar la Ley 510, Especial para el control y regulación de armas de fuego, municiones, explosivos y otros materiales relacionados.

Explosión mató

El traslado y uso de este tipo de explosivos con los que bombardean el mar desde Corinto hasta la Punta San José han dejado víctimas mortales este año.

La tarde del 10 de marzo, Erling Javier Martínez, de 17 años, conocido como “Zapato Blanco”, originario del municipio de Posoltega, murió a las 4:00 de la tarde cuando viajaba en motocicleta y llevaba una mochila cargada con bombas de mecha lenta.

La tragedia ocurrió a la altura del kilómetro 180, zona costera noroeste del municipio de El Viejo, 100 metros antes de llegar a la entrada de la comarca El Tintal.
Aparentemente la cercanía con el mofle de la motocicleta provocó el estallido.

El conductor Alberto Catín, de 25 años, se deslizó con la motocicleta y resultó con la mano derecha desprendida, piernas lesionadas y arrancada la piel de los hombros.

Operativos

En el informe anual del Distrito Naval del Pacífico (DNP) se establece la batalla contra estos artefactos explosivos y la inspección constante de embarcaciones, aunque se conoce por los mismos pescadores que en las faenas, al avistar las lanchas de control, dejan caer en el mar los explosivos.

El pasado 10 de octubre, un par de sujetos dejaron tiradas 506 bombas en comarca La Bahiona; estos se movilizaban en una motocicleta y al advertir la presencia policial en la zona huyeron.