Explosión de tanque dejó a 14 personas en el hospital

Tres de los heridos por la explosión se encuentran en la Unidad de Cuidados Intensivos con quemaduras de gravedad, según el reporte oficial de salud.

Familiares de Denis Torres, una de las víctimas de la explosión del tanque de gas en el mercado Roberto Huembes. La Prensa/ U. Molina

Familiares de Denis Torres, una de las víctimas de la explosión del tanque de gas en el mercado Roberto Huembes. La Prensa/ U. Molina

La explosión que ocurrió el 31 de diciembre en las comiderías del mercado Roberto Huembes tiene a 14 personas internadas en el hospital Lenín Fonseca de Managua. Tres de ellos se encuentran en la Unidad de Cuidados Intensivos, con quemaduras de gravedad, según el reporte que brindó el Ministerio de Salud (Minsa) este primero de enero.

Denis Terencio Torres Urroz, de 70 años de edad y dueño de la agencia que distribuye el gas butano que provocó la explosión, es quien se encuentra más grave.

Según el informe del Minsa, Torres Urroz tiene quemado el 40 por ciento de su superficie corporal, que incluye el tracto respiratorio. Está conectado a un ventilador mecánico, con una neumonitis química, ya que comenzó a tener secreción purulenta en el tubo traqueal.

La explosión ocurrió a las 9:00 de la mañana del 31 de diciembre, luego de que se escuchara un silbido muy agudo que puso en alerta a las personas que estaban cerca, según el relato de Sandra Torres, hija de Torres Urroz.

Su otro hijo, Denis Santiago Torres, era uno de los trabajadores de la agencia de gas que quiso resolver el problema de la fuga de gas que provocaba el sonido: le colocaron un trapo húmedo, taparon y sacudieron dentro de una tina de agua, hasta que el tapón del tanque fue expulsado, provocando un estruendo y más escape de gas, según Sandra Torres y otros testigos consultados en el portón principal del hospital Lenín Fonseca, donde esperaban noticias de sus familiares.

“Mucha gente manipuló el tanque. Mi papá venía para solucionar el problema, pero cerca había una brasa encendida en una de las cocina y eso fue lo que provocó la explosión y agarró fuego”, dijo Torres.

Sandra Torres dice que su papá ha recibido varias capacitaciones para evitar incendios por fuga de gas. “Mi papá sabía cómo resolver el problema. Él y otro muchacho que estaba de vacaciones lo pudieron solucionar. Era tan sencillo como sacar el tanque a un lugar ventilado y dejar que se escapara el gas. Lamentablemente explotó”.

Denis Santiago, de 25 años de edad, hermano de Sandra, también fue alcanzado por las llamas. Ambos, padre e hijo, se buscaban después de la explosión, mientras varios comerciantes sacaban al parqueo a los 14 lesionados.

La explosión afectó a nueve trabajadores del mercado Roberto Huembes, cuatro visitantes, y un miembro del cuerpo de Bomberos, según el informe del Minsa.

Blanca Solórzano, trabajadora de una de las comiderías, dijo que después de la detonación solo se escucharon gritos.

“El fuego estaba por todas partes, todos buscamos cómo salir, pero algunos se miraban muy quemados, la gente de los tramos vecinos se pusieron las pilas, echaron tierra, agua, socorrieron a los quemados que eran muchos, entre ellos nuestra jefa, la señora, Francisca Gutiérrez”.

Marianela Gutiérrez, hermana de Liseth Espinoza, quien tiene quemaduras en tercer grado en brazos y piernas, dice que su familiar está estable, pero les estaban dando un plazo de 48 horas para que reaccionara al tratamiento y la recuperación para ella sería en unas tres semanas.

Versión de los bomberos

Las llamas fueron apagadas por unidades de Bomberos. Cristiam Jiménez, comandante de la Dirección General de Bomberos (DGB), dijo que utilizaron dos cisternas para apagar el fuego que ya amenazaba con propagarse a otros tramos. “En nuestras investigaciones preliminares denotamos que efectivamente el desastre se produjo por fuga y flama, la onda expansiva y luego la propagación inmediata”, aseguró Jiménez.

(Con la colaboración de Francely Navarro y Wilih Narváez)