La bipolaridad o enfermedad maníaco-depresiva

Los que sufren del trastorno bipolar pueden obtener tratamiento. Con ayuda pueden mejorar y llevar vidas exitosas.

Trastorno bipolar. LA PRENSA/oaxaca.me.

El trastorno bipolar es una grave enfermedad del cerebro. También se llama enfermedad maníaco-depresiva.

Los que sufren del trastorno bipolar experimentan cambios de ánimo inusuales. A veces se sienten muy felices y “animados” y mucho más activos que de costumbre. Esto se llama manía.

Y a veces los que sufren del trastorno bipolar se sienten muy tristes y “deprimidos” y son mucho menos activos. Esto se llama depresión.

El trastorno bipolar también puede provocar cambios en la energía y el comportamiento explica en su sitio web el National Institute of Mental Healt.

El trastorno bipolar no es lo mismo que los altibajos que experimentan todas las personas. Los síntomas bipolares son más potentes.

Pueden dañar las relaciones entre personas y hacer que sea más difícil ir a la escuela o conservar un empleo. También pueden ser peligrosos. Algunas personas que sufren del trastorno bipolar intentan hacerse daño o suicidarse.

Los que sufren del trastorno bipolar pueden obtener tratamiento. Con ayuda pueden mejorar y llevar vidas exitosas.

Doctor extending his hand to patient

¿Qué causa el trastorno bipolar?

  • Varios factores pueden contribuir al trastorno bipolar, entre ellos:Los genes, porque la enfermedad es hereditaria
    La anormalidad en la estructura y función del cerebro.
    Las causas del trastorno bipolar no siempre son claras. Los científicos están tratando de obtener más información sobre el trastorno a través de estudios.
    Estas investigaciones quizás puedan ayudar a los médicos a predecir si una persona sufrirá del trastorno bipolar. Algún día, quizás también puedan ayudar a los médicos a prevenir la enfermedad en algunas personas, continúa detallando el sitio web.

¿Cómo se trata el trastorno bipolar?

Por ahora, el trastorno bipolar no tiene cura. Pero un tratamiento puede ayudar a controlar los síntomas.

La mayoría de las personas pueden obtener ayuda para controlar los cambios de estado de ánimo y problemas de comportamiento. Un tratamiento funciona mejor cuando es continuo y no es interrumpido de vez en cuando.

Medicamentos
Distintos tipos de medicamentos pueden dar buen resultado. Las personas responden a los medicamentos de distintas maneras, así que el tipo de medicamento seleccionado depende del paciente.

A veces una persona debe probar distintos medicamentos para descubrir cuáles dan mejor resultado. Los medicamentos pueden provocar efectos secundarios.

Los pacientes siempre deben comunicarle al médico estos problemas. Además, los pacientes no deben dejar de tomar un medicamento sin consultar al médico.

Suspender los medicamentos de repente puede ser peligroso y puede empeorar los síntomas bipolares.

Terapia

Distintas clases de psicoterapia o terapia “de diálogo” pueden ayudar a las personas que sufren del trastorno bipolar.

La terapia las puede ayudar a cambiar su conducta y manejar sus vidas. También puede ayudar a los pacientes a llevarse mejor con familiares y amigos. A veces la terapia incluye a los familiares y amigos.

Otros tratamientos

Algunas personas no mejoran con medicamentos y terapia. Estas personas pueden tratar la “terapia electroconvulsiva” o TEC. A veces se la llama terapia de “choque”.

La TEC da un “choque” rápido que a veces puede corregir problemas en el cerebro.
A veces las personas toman suplementos naturales y a base de hierbas como, por ejemplo, hierba de San Juan o ácidos grasosos con omega-3.

Consulte a su médico antes de tomar cualquier suplemento. Los científicos no están seguros sobre cómo estos productos afectan a los que sufren del trastorno bipolar.

Puede que algunas personas también necesiten medicamentos para dormir durante el tratamiento.

¿Cuáles son los síntomas?

Los cambios de estado de ánimo bipolares se llaman “episodios anímicos”.

Las personas pueden tener episodios maníacos, depresivos o mixtos. Un episodio mixto incluye síntomas tanto maníacos como depresivos.

Estos episodios anímicos provocan síntomas que duran una semana o dos y a veces más. Durante un episodio, los síntomas se presentan todos los días durante la mayor parte del día.

Los episodios anímicos son intensos. Las emociones son fuertes y ocurren junto con cambios extremos en los niveles de comportamiento y energía.

Los que sufren un episodio maníaco pueden:

* Sentirse muy “alegres” o “animados”.
* Sentirse muy “nerviosos” o “alterados/ansiosos”.
* Hablar muy rápido de muchas cosas distintas.
* Estar inquietos, irritados o“sensibles”.
* Tener problemas para relajarse o dormir.
* Creerse capaz de hacer muchas cosas a la vez y estar más activos de lo común.
* Hacer cosas arriesgadas, como gastar mucho dinero o tener sexo sin cuidado alguno.

Los que sufren un episodio depresivo pueden:

* Sentirse muy “deprimidos” o tristes.
* Sentirse preocupados y vacíos.
* Tener problemas para concentrarse.
* Olvidarse mucho de las cosas.
* Perder el interés en actividades divertidas y volverse menos activos.
* Sentirse cansados o sin energía.
* Tener dificultad para dormir.
* Pensar en la muerte o el suicidio.

Información tomada del sitio web de el National Institute of Mental Healt.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: