Gobierno calla ante crisis del Caribe Norte

Ante los enfrentamientos en las comunidades indígenas del territorio Prinzu Ahuya Un, en el Caribe Norte, las instituciones del Gobierno —como el Ejército de Nicaragua y la Policía Nacional— han guardado silencio

crisis del Caribe Norte

La invasión de colonos a sus tierras ha llevado a indígenas de comunidades de Prinzapolka a autodefenderse. LA PRENSA/CORTESÍA

A diez días de ocurrido uno de los dos enfrentamientos armados en las comunidades indígenas del territorio Prinzu Ahuya Un, en el Caribe Norte, las instituciones del Gobierno —como el Ejército de Nicaragua y la Policía Nacional— han guardado silencio sobre lo que ahí ocurre, mientras cinco personas retenidas siguen en poder de los comunitarios.

LA PRENSA insistió ayer en buscar una versión del vocero del Ejército de Nicaragua, coronel Manuel Guevara, pero no respondió a las llamadas.

El diputado aliado del Frente Sandinista, Osorno Coleman, dijo ayer que la noche del viernes fue contactado por líderes indígenas de Isnawas, quienes le manifestaron la posición de no entregar a los retenidos como medida de presión para que el gobierno realice el desalojo de colonos de sus comunidades indígenas.

Lea también: “Colonos armados invaden todo el Caribe”

Promete abogar por indígenas

Coleman pudo confirmar que dos de los retenidos son indígenas miskitos que están vinculados con la venta de tierras y tres mestizos oriundos de Chontales. Manifestó su interés en abogar por los comunitarios ante el gobierno y la Asamblea Nacional.

“Ellos me piden si puedo hablar con el gobierno para que inicie el proceso de saneamiento. Me han explicado que ellos tienen a tres mestizos y dos indígenas miskitos que andan en el negocio de venta de tierras (…), es una forma de presionar al gobierno para que responda a sus demandas. Que no los van a soltar”, afirmó Coleman.

Los indígenas de Isnawas le habrían dicho que conocieron que fuerzas del Ejército estaban en territorios de ellos, pero como a ocho horas a pie.

En Bilwi, en tanto, el presidente territorial Hilario Thompson dijo que seguían esperando la llegada de una comisión de líderes indígenas de Isnawas, para que junto a la comisión de Layasicksa 2, que es la otra comunidad afectada por la invasión de colonos, decidan la posición que adoptarán con respecto a los retenidos.

La comisión de la comunidad de Layasicksa 2 dirigió una carta al jefe del destacamento militar norte, teniente coronel Humberto José Ramos Gómez, y al jefe de la Policía de Rosita, para explicar cómo sucedieron los hechos el 5 y 6 de enero. Pero por el momento no hay respuesta, afirmó el presidente territorial.

Los dos choques armados dejaron como resultado dos muertos, un herido por parte de los colonos y cinco retenidos.

Lea también: Tensión por asedio a indígenas en Nicaragua

Tensiones no bajan

De lo que conocía Thompson hasta ayer era de que la situación seguía tensa, según dijo, hay “vías cruzadas por la presencia de los colonos” y las fuerzas del Ejército de Nicaragua en esos territorios que él presume están realizando sus investigaciones.

Lea también: Claves para entender el conflicto en el Caribe Norte

Que políticos no manipulen situación

Y aunque Thompson dijo que no cuentan con mayor información que les permita precisar la situación de lo que ocurre en las comunidades, por el problema de las comunicaciones, externó su interés de que los políticos no manipulen las acciones de las comunidades, pues recordó que la demanda de saneamiento es un derecho histórico ancestral.

Thompson, nativo de Layasicksa 2, es uno de los fundadores de la autonomía en el Caribe, quien refirió que si bien es cierto hay problemas por la venta de tierras indígenas, “no se sabe a quién culpar”.

Sin embargo, recordó que la responsabilidad de sanear es del Estado de Nicaragua, por lo que en su caso —dijo— únicamente busca incidir para que bajen las tensiones en las comunidades y se evite mayor derramamiento de sangre.

Coleman, por su parte, recordó que el presidente designado por el Consejo Supremo Electoral, Daniel Ortega, se comprometió el pasado 29 de octubre a formar una comisión que aborde el problema de invasiones de tierras indígenas en el Caribe por parte de colonos. Y según Coleman, el procurador general de la República, Hernán Estrada, ya tiene orientación sobre el particular.

Y aunque Coleman dice que confía en el compromiso de Ortega, señala que “si no se hace (el saneamiento) el conflicto se va agudizar”, pues ha escuchado que supuestamente intentan entrar más colonos a esos territorios indígenas.

Por ejemplo, afirmó que esa persona mencionada en una publicación por internet del Gobierno Regional, como vendedor de tierra y que es originario de Wasakin, Débor Gómez, ya se había escuchado anteriormente que se dedicaba a ese ilícito negocio. Coleman refiere que esa comisión del gobierno debe verificar cómo entraron los colonos y quiénes son los invasores.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: