Pagan 1.1 millones de dólares a Gobierno por Otto

El Gobierno Territorial Rama y Kriol demandó información sobre estos fondos y recordó la situación de emergencia que viven tres comunidades.

LA PRENSA/Archivo

Mientras los habitantes de tres comunidades del Territorio Rama y Kriol sufren limitaciones aún por los estragos causados por el huracán Otto, que les impactó directamente en noviembre del año pasado, ha trascendido que el gobierno habría sido indemnizado con un seguro de desastres, sin que los afectados conozcan cómo lo usará. El Gobierno Territorial Rama y Kriol demandó información sobre estos fondos y recordó la situación de emergencia que viven tres comunidades.

Las comunidades en mención son: Greytown, Indian River y Corn River. A través de un pronunciamiento, el Gobierno Territorial Rama y Kriol señala que el 12 de diciembre del año pasado The Caribean Catastrophe Risk Insurance Facility (CCRIF SPC), en su página oficial informó “haber hecho una indemnización al Gobierno de Nicaragua el pasado 9 de diciembre por la suma de 1,110,193 dólares, esto en respuesta por el impacto directo del huracán Otto en el país”.

Sobre ese fondo, uno de los firmantes del pronunciamiento, Héctor Thomas, presidente del Gobierno Territorial Rama y Kriol, se limitó a referir a LA PRENSA: “Hemos escuchado” de ese fondo.A mediados de abril del 2015, Nicaragua se convirtió en el primer país centroamericano en sumarse al mecanismo de seguros por riesgo ante desastres naturales.

El Banco Mundial aportó el financiamiento inicial y servicios de asesoría técnica para la creación de CCRIF en 2007. En 2014, el Banco proveyó recursos para financiar el pago del ingreso de Honduras y Nicaragua al CCRIF, así como el pago anual de primas de seguros por cuatro años.

El pronunciamiento del Gobierno Territorial indica que “no contamos con información de cómo este dinero se pretende usar en nuestro territorio, aunque los mayores daños se sufrieron en nuestro territorio”.

Y demandan al gobierno que sean integrados de inmediato en el proceso de planificación, para el uso de esta indemnización y posteriormente les puedan brindar una respuesta a las tres comunidades mencionadas, “de una forma eficiente y transparente en coordinación con las juntas directivas” de las mismas.

Y apuntan además que “la situación de emergencia que viven actualmente las comunidades afectadas requiere de apoyo inmediato en víveres, suministro de semillas para la producción de cultivos y reconstrucción de viviendas”.

Por otro lado, Thomas dijo que no permitirán que la madera sea sacada de esas comunidades y que únicamente autorizarán para satisfacer las necesidades de los afectados en el territorio para construcción de sus viviendas.

En el caso de los afectados, “la mayor parte de las casas se han caído” y según Thomas, todavía esperan ayuda de parte del gobierno, que después de pasado el huracán ingresó a las comunidades para verificar los daños y en diciembre únicamente les llevó “unas cuantas láminas de zinc”.

No obstante, esas familias urgen de alimentos, dijo el representante del Gobierno Territorial.

En su pronunciamiento señalan que la mayoría de los habitantes de estas comunidades dependen sobre todo de la agricultura, la caza y la pesca, por lo que urgen de granos como maíz y frijol.
Más de 500 viviendas quedaron parcialmente destruidas y perdieron los cultivos y reservas de granos básicos, indican en el pronunciamiento.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: