Justicia nicaragüense no perdona tráfico de migrantes

Desde el 2015, el delito por tráfico de migrantes ilegales viene creciendo en Nicaragua, por lo que el Ministerio de Gobernación incrementó los patrullajes e inspecciones en un 34% respecto al 2014.

MIGRANTES

El trato “indolente” dado por el Gobierno de Nicaragua a los migrantes ilegales varados en la frontera sur del país fue denunciado el año pasado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, por organismos defensores de derechos humanos. LA PRENSA/ ARCHIVO

La avalancha de migrantes irregulares que se apostan en la frontera sur de Nicaragua, y se arriesgan entrar al país por puntos no autorizados, para seguir su camino hacia Estados Unidos, ha traído consigo un incremento en los casos por tráfico ilegal de migrantes en los juzgados nacionales, sobre todo en Rivas y Managua.

Según datos estadísticos del Complejo Judicial Central de Managua, en el 2016 el Ministerio Público acusó 96 nuevos casos por este tipo penal y la mayoría de casos obtuvieron fallo de culpabilidad y condena. Mientras que a noviembre del 2015 apenas reportaban 36 acusaciones, lo que implica un aumento de más del 100 por ciento de casos.

A nivel nacional la dinámica es casi igual, pues la Fiscalía cerró con 118 casos, mientras que a noviembre del 2016 llevaba 140 casos. El Ministerio Público aún no termina su balance anual, dijo una fuente oficial, para saber exactamente la cantidad de casos acusados de este delito.

El caso de Ángel Enoc Moreno Villalobos, es uno de los casos procesados el año pasado y este martes 17 de enero se presentó a audiencia de apelación, porque su defensa dice que la condena de siete años de cárcel y 500 días de multa equivalentes a C$ 25, 545 no es justa porque dice que no existen pruebas para condenarlo.

Sin embargo,  la fiscal Migdalia Osorio, de la Unidad Contra el Crimen Organizado del Ministerio Público dijo que habían pruebas suficientes como el intercambio de fotografías vía Whatsapp entre los migrantes y el acusado para que se reconocieran en el aeropuerto, más la declaración de los extranjeros en anticipo de prueba, quienes plenamente lo reconocen. La pena se le agravó más al condenado porque uno de los extranjeros ilegales era un adolescente.

Van condenados

Según abogados litigantes cuando defienden en estos casos ya llevan «los pies hinchados», puesto que hay una política gubernamental de mano dura con este delito.

Un ejemplo es el caso de Francisco Humberto Duarte, ex inspector de la Dirección de Migración y Extranjería, quien fue beneficiado en primera instancia con un cambio de tipificación del delito y pasó de tráfico de migrantes a uso falso de documentos, por el que le dieron la suspensión de la pena y goza de libertad, pero en diciembre pasado, los magistrados de la Sala Penal Dos del Tribunal de Apelaciones reformaron la sentencia y lo declaran culpable de tráfico de migrantes y lo condenan a seis años y seis meses de prisión y una multa superior a los 31,000 córdobas.

Aumenta sin detenerse

Desde el 2015, el delito por tráfico de migrantes ilegales viene creciendo en Nicaragua, por lo que el Ministerio de Gobernación incrementó los patrullajes e inspecciones en un 34% respecto al 2014, reconoció públicamente la ministra Ana Isabel Morales en una comparecencia.

“Con el apoyo del Ejército y la Policía Nacional hemos detectado 9,282 migrantes irregulares, ingresandolos al Albergue Nacional de Migración. Tenemos un incremento respecto al año anterior de 1,294% de migrantes irregulares detectados; esto se debe al masivo ingreso irregular de migrantes en tránsito hacia los Estados Unidos”, dijo en su momento Morales.

Aunque aún no se ha dado el informe del 2016, se espera que estas cifras sean más altas que la del año anterior.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: