Trump anuncia “movimiento histórico”

Estados Unidos recibe lo que pidió el día de las elecciones. Si alguien esperaba que hubiera un cambio entre lo que Donald Trump mostró como candidato y Donald Trump como presidente, ya no importa.

El expresidente de EE.UU., Barack Obama, aborda un helicóptero frente a la Casa Blanca. LA PRENSA/EFE

Estados Unidos recibe lo que pidió el día de las elecciones. Si alguien esperaba que hubiera un cambio entre lo que Donald Trump mostró como candidato y Donald Trump como presidente, ya no importa.

El mandatario pronunció ayer un discurso de investidura que mostró una imagen oscura del país, salido directamente de su guion de campaña, para el deleite o la consternación de distintos grupos de estadounidenses.

Trump hizo alusiones a la unidad y comenzó con palabras amables para Barack y Michelle Obama, pero de inmediato hizo una aguda crítica del statu quo y del gobierno de Obama.

En el pasado, los presidentes han prometido un Pacto Estadounidense, una Nueva Frontera, una Gran Sociedad. Trump esbozó una visión de una “carnicería estadounidense”. Luego prometió concluirla con un enfoque nacionalista de “Estados Unidos primero” en la forma de gobernar.

Fue un discurso para los partidarios de Trump, pero tal vez no para los que sufragaron por alguien más. Cuando Trump les dijo a la multitud en el National Mall y a los que observaban desde lejos que “todo el mundo está escuchándolos a ustedes ahora” y habló de un “movimiento histórico como nunca se ha visto en el mundo”, parecía estar dirigiéndose a los que sufragaron por él con un tema que ya les había planteado.

Trump,EEUU
Donald Trump saluda a sus simpatizantes luego de prestar juramento como nuevo presidente de Estados Unidos. Lo acompaña su esposa, Melania. LA PRENSA/EFE

Sin soluciones

En su discurso de investidura de 16 minutos, Trump habló de familias atrapadas en la pobreza, fábricas cerradas que pululan en el paisaje como lápidas, de delincuencia descontrolada, drogas y pandillas.

Fue similar al mensaje que pronunció en la Convención Nacional Republicana, e igualmente carente de detalles específicos sobre cómo solucionará esos problemas.

“Trump retomó la oscura representación del estado de la nación que había impulsado durante su campaña. Sus intentos de construir unidad fueron extrañamente pesimistas: trató de hermanar al país alrededor de un sufrimiento compartido”, afirmó a la agencia Efe Tammy Vigil, experta en Comunicación Política de la Universidad de Boston.

Te puede interesar: Así te contamos la toma de posesión de Trump

Nostalgia

Su promesa de hacer que las cosas mejoren llegó envuelta como un himno nostálgico a días más prósperos ya muy lejanos. “Estados Unidos comenzará a ganar de nuevo, a ganar como nunca antes”, afirmó el nuevo presidente.

Lea: 8 cosas que pueden cambiar en el mundo con la llegada de Trump a la presidencia de EE.UU.

“Recuperaremos nuestros empleos. Recuperaremos nuestras fronteras. Recuperaremos nuestra riqueza. Y recuperaremos nuestros sueños”, dijo el presidente.

La nostalgia funciona para algunos estadounidenses, pero no para todos. “Si uno es afroestadounidense, lo que pasaba hace 50 años no le parece tan magnífico”, dijo Michael Gerson, exredactor de discursos para el presidente George W. Bush y frecuente crítico de Trump.

210117porDonald Trump

Discurso atípico

“El discurso fue para conformar a sus seguidores políticos, sin ningún esfuerzo de conectar” con el resto de estadounidenses, opinó para Efe Robert Lehrman, profesor de Comunicación Pública y experto en discursos presidenciales en la American University.

“Parecía más un discurso de victoria que uno de investidura”, resumió Vigil.

Amos Kiewe, un profesor de Comunicación y Retórica en la Universidad Syracuse en Nueva York, coincidió en que el discurso de Trump fue “atípico” y “no encajó con el género establecido hace mucho tiempo” por un presidente tras otro.

“No fue un discurso muy elocuente, y quizá Trump no quería que fuese inspirador. Quizá lo que quería era informar al país que va a ser un presidente centrado en la acción”, apuntó Kiewe a Efe.
Contra “Obamacare”

Trump rubricó su primera orden ejecutiva como mandatario del país instruyendo a las agencias gubernamentales para que “alivien las cargas del Obamacare”, como se conoce a la reforma sanitaria impulsada por Barack Obama.

Así, el multimillonario pretende que las agencias federales actúen en la medida de lo posible desoyendo las directivas de la reforma sanitaria de Obama, mientras el Congreso halla el camino para derogar y sustituir el actual sistema de salud.

El documento “ordena a los departamentos y agencias aliviar la carga de ‘Obamacare’ a medida que avanzamos para revocarlo y reemplazarlo”, dijo el secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, quien sin embargo no aclaró los detalles de la orden.

Trump prometió durante su campaña presidencial, y también durante los meses de transición, que una de sus primeras medidas como mandatario sería derogar y sustituir la reforma sanitaria de Obama, el mayor logro del ya expresidente en política nacional.

Trump,EEUU
Manifestantes se alinearon en la ruta del desfile mientras el presidente de los Estados Unidos, Donald J. Trump, y la primera dama, Melania Trump, viajan en su limusina después de tomar el juramento como el 45º presidente de los Estados Unidos en Washington. LA PRENSA/EFE

Protestas

Basureros, coches incendiados, vitrinas rotas, gases lacrimógenos: las calles habitualmente asépticas de Washington fueron teatro de disturbios ayer, cuando cientos de manifestantes anti-Trump se enfrentaron violentamente con la Policía al margen de la investidura del presidente estadounidense.

Con la cara cubierta con pañuelos negros, encapuchados o vistiendo máscaras antigas, entre 500 y mil personas quebraron vitrinas y lanzaron piedras contra la Policía antidisturbios en la K Street, la denominada “avenida del poder” a pasos de la Casa Blanca, que alberga a grandes bufetes de abogados y cabilderos.

Unos 200 policías intentaron dispersar a los manifestantes tirando decenas de cartuchos de gases lacrimógenos y lanzando gas pimienta.

“Cuatro años de lucha”, leía la pancarta de una manifestante enmascarada, en referencia al mandato del magnate inmobiliario Donald Trump.

217 manifestantes fueron arrestados por los enfrentamientos en Washington. Peter Newsham, jefe de Policía interino de la ciudad, dijo que han presentado cargos contra todos por “disturbios”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: